Concurso de relatos policiacos
La vida al margen del deporte (la hay)

Avatar de Usuario
Aiminajaiueitujel
Mensajes: 1945
Registrado: 09 Jun 2009, 18:57
Ubicación: Llegando ya al peaje.

Re: Concurso de relatos policiacos

por Aiminajaiueitujel » 16 Jul 2010, 11:47

Cara y cruz, por Manetes de Goma


CARA

El autobús se detuvo y bajé, estaba eufórico, seguía haciendo lo que me daba la gana, matando como y cuando quería y ningún policía de esta ciudad en el culo del mundo parecía capaz de detenerme. Gire la esquina con paso firme, tenia ganas de llegar a casa, quitarme los zapatos, los pantalones y empezar a pensar en mi próximo asesinato. Caminaba acelerado, desafiando con la mirada a todo aquel que osaba cruzarse en mi camino, incluso llegue a tropezar con una señora que se empeñaba en pasear por en medio de la cera, rápidamente le ayude recoger el bolso que le había caído al suelo y seguí hacia casa. Por fin llegue al portal, metí la llave en la cerradura y abrí la puerta violentamente, metiéndome en el ascensor como un rayo sin esperar a que la puerta del portal se cerrase. Al entrar a casa descolgué el teléfono y tras marcar un numero que me sabia de memoria a base de repetir aquella acción espere tono tras tono a que alguien respondiese, cuando estaba a punto de desistir una voz cansada contesto:
-Hijo, ¿eres tu?
-Si madre, ya estoy en casa….
En ese momento se oyeron golpes en la puerta y una voz ronca y con un tono mas elevado de lo normal dijo: ¡Abra, policía!. La mano que sostenía el teléfono empezó a temblar, unas gotas de sudor como el puño empezaron a caer frente a bajo, y mi cara copió un tono mas blanquecino aun que el de la pared. Mi mente se bloqueó, colgué el teléfono instintivamente e inmediatamente mi cerebro se paralizó.

-¡Abra coño, o tiro la puerta abajo!- Repitió aquella voz, ahora con un tono si cabe aun mas alto y amenazador.

Aquel chillido me devolvió a la realidad, me gire y vi la ventana del balcón, era un quinto pero ¿qué podía hacer sino?, quite la mesa de un zarpazo y oí como una bota golpeaba violentamente mi puerta.
-¡Abra cojones o le vuelo la azotea cuando entre!- Oí mientras la puerta daba señales de ceder tras otra patada contundente contra ella. Cuando escuche el siguiente zapatazo y me gire, un hombre de unos cuarenta años con una barba bastante poblada y con una cara de mala leche que asustaba solo con mirarla se asomo entre los trozos de madera astillada que había sido mi puerta hasta hacia apenas unos segundos.

-¡Quieto joder, no haga mas estupideces!- Chillo- ¡Alto o disparo! Repitió mientras yo me apresuraba a salir al balcón, pero no me dio tiempo, antes de llegar a la terraza un estruendo considerable desemboco en un dolor abrasante que se instalo en mi muslo, un dolor que me hizo caer de morros y golpearme la cara contra el suelo. Al caer instintivamente me lleve la mano a la herida que sangraba abundantemente, mientras con la otra mano intente limpiarme la mas que posible hemorragia nasal, pero cuando mi mano estuvo a punto de tocar mi nariz, aquel hombre hundió su rodilla en mi espalda estrujándome contra el suelo y estampando la mano que me quedaba libre contra este. Cuando conseguí reaccionar tenia ese brazo en la espalda, retorcido, produciéndome un dolor incluso superior al que me producía la herida de la pierna. Aquel hombre agarro mi otra mano, ensangrentada como estaba y me la puso sobre la otra con alguna dificultad debida a mi desesperada resistencia, me esposo y tras eso apoyo su arma contra mi nuca acercando su boca a mi oreja hasta el punto que pude notar su aliento y susurro:

-Cabrón, si ahora te vaciara el cargador en la cabeza nadie me podría culpar de no hacer lo correcto-

Tras eso me levanto violentamente, me arrastro al ascensor, donde me empujo, haciendo que mi cara se golpease contra el espejo que inmediatamente se lleno de sangre, corroborando mis sospechas de que mi nariz sangraba profusamente. Cuando el ascensor se detuvo en el rellano de la planta baja me empujó mientra chillaba: ¡Camina cerdo, camina!, yo en aquel momento no era mas que un pelele en manos de aquel policía que me arrastro por el rellano y me saco a la calle, donde una docena de curiosos se agolpaba. Vi como dos guardia civiles esperaban con su coche parado enfrente del portal, en aquel momento me desmayé….





CRUZ


Ya estaba exhausto de tanto esperar, mi culo había moldeado el asiento de aquel Peugeot 207 hasta el punto que podría haber sido utilizado como escultura en cualquier exposición de pop art. Con las manos sudorosas apoyadas en el volante, continuaba esperando a que aquel ****** hiciera acto de presencia y la verdad es que ya me estaba desesperando. Decidí tras cambiar de emisora de radio media docena de veces y subir y bajar la ventanilla hasta la extenuación, ir a comprar algo para comer. Abrí la puerta del coche, salí e inmediatamente me desperece, ajuste la funda de la pistola, saque la cartera del bolsillo y comprobé que la placa aun estaba en su lugar, cerré la puerta y me dirigí hacia un horno que había tres casas mas allá del portal que debía vigilar. Antes de entrar me detuve, al ver como el autobús paraba en la esquina, casi de casualidad e inconscientemente mire y al fijarme reconocí la cara que estaba esperando. Seguro, era él, comenzaba la fiesta. Saque el teléfono móvil y apreté el botón de rellamada, apenas tuve que esperar a que contestaran:
-Dime chico, ¿ya hay movimiento en casa de la abuela?- Me contestaron desde la comisaría
-Acaba de llegar ahora mismo, ¡envíame refuerzos ya!
-Ni se te ocurra entrar tu….. – No llego a acabar la frase antes de que colgara

Cuando levanté la cabeza me encontré sus ojos clavados en los míos, desafiante, lo que él no sabia es que yo en breve iba a darle diversión, así que le mostré mi mas amplia sonrisa, parece que eso le distrajo porque se comió de pleno a una mujer que paseaba placidamente por el centro de la acera. Vi como avanzaba, torpemente, atrotinado, hacia el portal de su casa, nervioso abrió la puerta y se metió con la rapidez de un rayo en el ascensor, lo que aproveche yo para entrar en la finca antes de que la puerta se cerrase. Subí lentamente por las escaleras, sabia que vivía en el 5º-D, así que espere a que entrase y de paso descanse un poco antes de pasar a la acción.

-¡Abra, policía!- Chillé mientras aporreaba la puerta, oí como colgaba el teléfono e insistí mientras seguía aporreándola -¡Abra coño, o tiro la puerta abajo!- no obtuve respuesta así que me eche unos pasos atrás, cogiendo carrerilla, la vena yugular empezaba a hinchárseme, harto de tanta espera y ansioso de que aquel obstáculo que me separaba del hombre que tantas noches me había tenido en vela desapareciese, levante la pierna derecha y pegue una patada contra aquella puerta descargando todo mi peso mientras chillaba: -¡Abra cojones o le vuelo la azotea cuando entre!, volví a coger carrerilla, y descargue nuevamente mi peso sobre aquella puerta, la cual se rindió ante mis embestidas.

Aquel hombre estaba de espaldas a mi, pero con la cabeza vuelta observaba incrédulo como su bonita puerta había pasado a la historia, instintivamente me lleve la mano al arma, desenfunde y le ordene: -¡Quieto joder, no haga mas estupideces!, no respondió, volvió la cabeza e hizo amago de correr hacia el balcón -¡Alto o disparo!- Le dije con todas mis fuerzas, aunque sabia que aunque parase acabaría disparándole igual.

Efectivamente no se detuvo, hizo amago de volver a intentarlo pero cuando mi vista detecto su primer movimiento mi arma ya se había disparado y de su muslo ya salía bastante sangre, su rodilla se flexiono y cayo de bruces, partiéndose la nariz contra el suelo. Vi como se retorcía de dolor y por un momento crei apiadarme de él, pero cuando volvieron a mi mente las imágenes de sus victimas me abalance sobre su cuerpo, clavando mi rodilla contra su espalda, sus gemidos me resultaron patéticos en aquel momento, cogí sus manos llenas de sangre y se las espose a la espalda haciéndole tanto daño como me fue posible. Una extraña euforia me invadía, intente reprimirme pero no pude impedir susurrarle al oído: -Cabrón si ahora te vaciara el cargador en la cabeza nadie me podría culpar de no hacer lo correcto-.

Lo agarre del brazo, como si fuera una marioneta, lo empuje contra le puerta de la casa, y una vez en el rellano lo tire dentro del ascensor, donde se dio cuenta de que su preciosa cara de cerdo se había convertido en el morro asqueroso de un jabalí, al llegar a la planta baja, le di una patada, sacándolo de aquel cubículo y le chille, llevado por la ira: ¡Camina cerdo, camina!, lo recogí del suelo y recordé cuantas noches había soñado con aquel momento. Lo arrastre hacia la calle, donde unos cuantos curiosos se agolpaban, cerca de la puerta vi un coche de la guardia civil parado. - Valiente mierda de refuerzos- Pensé. Cuando baje mi vista para ver como se encontraba vi que se había desmallado, así que lo cogí de la cabeza y de la camisa y lo tire dentro del coche patrulla, mira al guardia civil y le ordene: -Llévelo al hospital antes de que tenga la suerte de evadir la condena.

Avatar de Usuario
iNsTaNte_aLepH
Mensajes: 21906
Registrado: 18 Oct 2006, 02:43
Ubicación: Fumando

Re: Concurso de relatos policiacos

por iNsTaNte_aLepH » 16 Jul 2010, 13:15

:todos a botar:

Luego comento las novedades.
Imagen

Avatar de Usuario
Aiminajaiueitujel
Mensajes: 1945
Registrado: 09 Jun 2009, 18:57
Ubicación: Llegando ya al peaje.

Re: Concurso de relatos policiacos

por Aiminajaiueitujel » 17 Jul 2010, 14:12

Mentiras, por Monifornacin y Sedba-zru

Mentían, como todos. Todos mentían. Siempre. Lo difícil de ser detective es que todos mienten. Todo comienza con un crimen abominable y una mentira. Llámalo instinto de supervivencia, llámalo treta, cobardía o mezquindad, pero todos acaban mintiendo. De todas formas la experiencia me ha demostrado que el principio de Hanlon es mucho más certero de lo que parece a simple vista.
Puedo entender a un asesino. Todos hemos tenido el impulso de coger una pistola, cerrar los ojos y acabar con todo. Puedo entender al que pega una paliza porque ha llegado a su límite. Entiendo al que roba, entiendo al que trafica y entiendo la corrupción del poderoso. Lo que no entenderé jamás es la mentira. Ocultarse y huir es algo comprensible, pero mentir cuando te han cogido, amigo, eso nunca lo entenderé porque es negarse a sí mismo, es negar la propia conducta, la propia identidad. Mentir es el nihilismo de la propia vida.
La historia de siempre: un crimen de máxima crueldad y varios sospechosos.
El sujeto número uno dice que ese día estaba enfermo y creo que dice la verdad, puesto que nadie lo vio rondando por el lugar del crimen. No descarto su autoría, pero para explicar su culpabilidad harían falta muchas peripecias y una casuística algo enrevesada. No soy partidario de ello, las explicaciones sencillas suelen ser más plausibles. La navaja de Ockham me ampara, aunque no me convence del todo.
El hedor de este antro me asfixia. Es un olor de supuesta esterilidad que me pone los vellos de punta.
El sujeto número dos asegura que estaba en el baño. He contrastado esa información con las autoridades y de hecho las mismas autoridades aseguran haberlo acompañado al servicio.
Tanto ruido no me dejaba pensar, el escándalo iba a volverme loco.
El sujeto número tres llora. Está encogida , cabizbaja, tapándose con las manos la cara, respirando de forma convulsiva, ahogando el llanto. Repite una y otra vez que no fue ella. No tengo motivos para no creerla, salvo mi propia desconfianza.
Fuera, el viento juega con los árboles. Estaría mejor allí, corriendo libre. Mucho mejor que encerrado en estas cuatro paredes.
Por último, el sujeto número cuatro se ríe por los nervios. Balbucea, no sé lo que dice, nadie lo sabe, él no lo sabe, no se le entiende una mierda. Sus ojos desorbitados saltan de un lado a otro, como si se electrocutaran en cada punto en el que se posan.
Y puedo llegar a entender los peores crímenes imaginables (Hanlon se equivoca en este caso), pero no entiendo la mentira.
El misterio está resuelto. Yo puedo ser un niño de seis años, puedo ser un pedante y un inmoral, pero no soy imbécil. El sujeto número tres, con sus lágrimas de cocodrilo y sus manos en la cara solamente puede estar ocultando que ella y sólo ella había decidido comerse el lápiz de cera color carne. Miserable...

Avatar de Usuario
arturo_papito
Mensajes: 15731
Registrado: 12 Mar 2007, 09:35
Ubicación: En la iglesia pollito

Re: Concurso de relatos policiacos

por arturo_papito » 20 Jul 2010, 10:19

Me ha gustado el de las Mentiras. Cuando pueda me releo los de antes y ya de paso subo esto un poco.
Imagen

Avatar de Usuario
iNsTaNte_aLepH
Mensajes: 21906
Registrado: 18 Oct 2006, 02:43
Ubicación: Fumando

Re: Concurso de relatos policiacos

por iNsTaNte_aLepH » 22 Jul 2010, 01:31

Este tipo de relatos vienen bien a estas horas, por si hay algún lector nocturno.
Imagen

Avatar de Usuario
iNsTaNte_aLepH
Mensajes: 21906
Registrado: 18 Oct 2006, 02:43
Ubicación: Fumando

Re: Concurso de relatos policiacos

por iNsTaNte_aLepH » 26 Jul 2010, 19:31

Cocina Catalana, por papito_rodriguez

Me ha parecido muy divertido, salao, en general como lo que escribes en el foro vaya. Y mira que parece complicado, porque la situación se las trae eh, pero tiene esa nota de color, no sé. Sinceramente me ha gustado bastante. El final es bueno, sí, pero el primer capítulo también.

En fin, espero ver algo más tuyo por aquí


PSP: Supongo que a la hora de votar pondre comentarios algo más largos. Supongo :D
Imagen

Avatar de Usuario
iNsTaNte_aLepH
Mensajes: 21906
Registrado: 18 Oct 2006, 02:43
Ubicación: Fumando

Re: Concurso de relatos policiacos

por iNsTaNte_aLepH » 27 Jul 2010, 01:11

Cara y cruz, por Manetes de Goma

La estructura es algo típica, dos caras de la misma moneda-historias paralelas pero no puedo negar que está bien traído junto con su título y el desarrollo. Bien escrito, aunque debo confesar que no entiendo la utilización de algunas palabras en el texto, pero es probable que sea cosa mía.

No es por ahora el que más me ha gustado pero me ha entretenido el rato que he pasado leyendo y releyendo. Espero ver más cosas por aquí.
Imagen

Avatar de Usuario
iNsTaNte_aLepH
Mensajes: 21906
Registrado: 18 Oct 2006, 02:43
Ubicación: Fumando

Re: Concurso de relatos policiacos

por iNsTaNte_aLepH » 27 Jul 2010, 01:21

Mentiras, por Monifornacin y Sedba-zru

¿Ein? Interpreto que la última frase cambia el discurso y la situación al completo. O al menos nos ofrece un ángulo distinto. Pero creo que tiene fallas, o bien yo soy jodidamente lelo porque me parece un engaño demasiado tramposo.

Poco más puedo decir del texto salvo que me ha entretenido, ya le daré quintas y sextas lecturas según vaya avanzando el concurso.
Imagen

Avatar de Usuario
iNsTaNte_aLepH
Mensajes: 21906
Registrado: 18 Oct 2006, 02:43
Ubicación: Fumando

Re: Concurso de relatos policiacos

por iNsTaNte_aLepH » 30 Jul 2010, 18:42

Anoche empecé con un segundo relato, está en fase borrador todavía, a ver si al final me convence lo escrito y lo presento.
Imagen

Avatar de Usuario
MackyMDL
Mensajes: 3920
Registrado: 21 Jul 2005, 20:56
Ubicación: entre la cama y el sofá

Re: Concurso de relatos policiacos

por MackyMDL » 30 Jul 2010, 20:40

Los he leído, pero sin críticas por ahora. No estoy muy positivo últimamente, y para hablar mal de algo sin verdadero motivo, mejor abstenerse. ¿No os sucede que la lectura de un relato o novela depende completamente de vuestro estado de ánimo o humor? Y también del momento del día. Si leo por la mañana tengo muchas más dificultades para concentrarme en el texto que por la noche.

Bueno, yo también tengo un par de relatos para presentar a medio acabar, llevan un tiempo en standby, a ver si retomamos.
Imagen

Avatar de Usuario
arturo_papito
Mensajes: 15731
Registrado: 12 Mar 2007, 09:35
Ubicación: En la iglesia pollito

Re: Concurso de relatos policiacos

por arturo_papito » 04 Ago 2010, 09:02

Pues lo subo por el placer de subirlo, a ver si nos animamos mas. Yo tengo una idea de cambio de registro mas serio, pero no me sale. Debo ser como el escritor argentino de "Amanece que no es poco", que quería escribir otra cosa, pero solo le salía una novela de Faulkner.
Imagen

Avatar de Usuario
iNsTaNte_aLepH
Mensajes: 21906
Registrado: 18 Oct 2006, 02:43
Ubicación: Fumando

Re: Concurso de relatos policiacos

por iNsTaNte_aLepH » 17 Ago 2010, 15:20

:botar:
Imagen

Avatar de Usuario
Aiminajaiueitujel
Mensajes: 1945
Registrado: 09 Jun 2009, 18:57
Ubicación: Llegando ya al peaje.

Re: Concurso de relatos policiacos

por Aiminajaiueitujel » 14 Sep 2010, 14:31

Y tal.

Avatar de Usuario
iNsTaNte_aLepH
Mensajes: 21906
Registrado: 18 Oct 2006, 02:43
Ubicación: Fumando

Re: Concurso de relatos policiacos

por iNsTaNte_aLepH » 14 Sep 2010, 14:32

Aiminajaiueitujel escribió:Y tal.


Yo lo dejaría abierto hasta finales de Septiembre, esto son meses complicados.
Imagen

Avatar de Usuario
Aiminajaiueitujel
Mensajes: 1945
Registrado: 09 Jun 2009, 18:57
Ubicación: Llegando ya al peaje.

Re: Concurso de relatos policiacos

por Aiminajaiueitujel » 14 Sep 2010, 15:23

iNsTaNte_aLepH escribió:
Aiminajaiueitujel escribió:Y tal.


Yo lo dejaría abierto hasta finales de Septiembre, esto son meses complicados.


He hablado con el solucionador de problemas de Pulp Fiction y me ha dicho lo mismo.



Prorrogamos hasta el 4 de Octubre, ¿vale?

Avatar de Usuario
PouPierce
Mensajes: 9662
Registrado: 25 Abr 2010, 20:43
Ubicación: Umbral de exigencia

Re: Concurso de relatos policiacos

por PouPierce » 14 Sep 2010, 15:24

¡Vale!
Imagen

inútil cosmonauta
el que contempla estrellas
para no ver las ratas


eMe

Avatar de Usuario
Sr. Lobo69
Mensajes: 3301
Registrado: 31 Ago 2004, 12:42
Ubicación: Estoy a 10 minutos de allí. Llegaré en 5.

Re: Concurso de relatos policiacos

por Sr. Lobo69 » 14 Sep 2010, 17:24

Aiminajaiueitujel escribió:
iNsTaNte_aLepH escribió:
Aiminajaiueitujel escribió:Y tal.


Yo lo dejaría abierto hasta finales de Septiembre, esto son meses complicados.


He hablado con el solucionador de problemas de Pulp Fiction y me ha dicho lo mismo.



Prorrogamos hasta el 4 de Octubre, ¿vale?


He pensado en un relato de los ke necesitas al menos dos semanas para escribirlo. Te lo enviaré en 10 días.


Un saludo.
Antes de empezar a lamernos las pollas mutuamente, terminemos nuestro trabajo

Avatar de Usuario
Aiminajaiueitujel
Mensajes: 1945
Registrado: 09 Jun 2009, 18:57
Ubicación: Llegando ya al peaje.

Re: Concurso de relatos policiacos

por Aiminajaiueitujel » 14 Sep 2010, 17:29

Sr. Lobo69 escribió:He pensado en un relato de los ke necesitas al menos dos semanas para escribirlo. Te lo enviaré en 10 días.


Un saludo.


Bueno, pero no empecemos a votarnos todavía.

Avatar de Usuario
Aiminajaiueitujel
Mensajes: 1945
Registrado: 09 Jun 2009, 18:57
Ubicación: Llegando ya al peaje.

Re: Concurso de relatos policiacos

por Aiminajaiueitujel » 15 Sep 2010, 11:10

Ea, ya me han mandado un relato nuevo, a ver si sus sanimáis.

Avatar de Usuario
Aiminajaiueitujel
Mensajes: 1945
Registrado: 09 Jun 2009, 18:57
Ubicación: Llegando ya al peaje.

Re: Concurso de relatos policiacos

por Aiminajaiueitujel » 15 Sep 2010, 13:53

Quemar, por Perrita Mansa

La primera vez que lo hicimos éramos jóvenes e íbamos borrachos.

Vivíamos en el campus de una prestigiosa universidad. En la misma habitación nosotros y Manuel, que no era rico pero tenía una beca y parecía de otra galaxia, tan empeñado en estudiar y en dormir y en aprobar mientras nosotros nos dedicábamos a despilfarrar el dinero de nuestros padres. A veces le regalábamos ropa, o unos zapatos que ya no nos servían. Otras veces entrábamos borrachos a la habitación y le pedíamos que se viniese de fiesta con nosotros. Sabemos que no tienes dinero, Manuel, no pongas esa excusa, que te lo pagamos todo, que eres nuestro acto de caridad, nuestra penitencia por llevar la vida que llevamos, eres ese perro al que das de comer y acabas cogiendo cariño porque te hace compañía, porque te lame la mano. Pero Manuel se negaba y se quedaba en el cuarto con la luz encendida, estudiando, despidiéndose de nosotros desde la ventana, diciéndonos adiós entre las cortinas mientras subíamos a nuestro coche.

Hasta hoy, siempre habíamos pensado que aquella noche Manuel accedió a venirse con nosotros. Había sido como otra cualquiera, con la excepción de que esta vez íbamos más borrachos que de costumbre. Regresábamos ya a la universidad cuando nuestro coche se paró. Nos hemos quedado sin gasolina, tíos, a unos dos kilómetros de aquí, cruzando aquel parque, hay una gasolinera, sólo tenemos que encontrar un recipiente, llenarlo y volver. Con el recipiente tuvimos suerte, un vagabundo que dormitaba en uno de los bancos del parque nos dio su botella. Al principio se resistió, pero unos cuantos golpes después le convencimos, entre sollozos, de que la soltara. Aún le dimos unas cuantas patadas más mientras nos bebíamos el alcohol que quedaba en ella.

Volvíamos de la gasolinera cuando vimos de nuevo al vagabundo. Nos esperaba con una navaja en la mano, gritándonos, insultándonos, llamándonos ladrones. ¿Quieres tu botella, vagabundo de mierda, eh, quieres tu botella? La emprendimos a golpes con él, esta vez hasta dejarlo inconsciente. Esperad, el vagabundo tiene razón, él nos ha dado de su bebida, démosle nosotros de la nuestra. Reíamos mientras le tirábamos gasolina por encima. Íbamos muy borrachos. Bailábamos a su alrededor. Encendimos un porro y dejamos caer la cerilla, todavía encendida, sobre su cuerpo ensangrentado. Una llamarada iluminó el parque. Asustados, corrimos hacia nuestro coche, pusimos la gasolina que quedaba en la botella y salimos hacia el campus a toda velocidad.

Jamás volvimos, entre nosotros, a hablar sobre ello.

Al día siguiente nos despertaron nuestros padres con llamadas al teléfono. Pero vosotros sois gilipollas o qué, no sabéis que en ese parque hay cámaras, no habléis con nadie, no digáis nada, quedaos en la habitación hasta que lleguemos, seguid al pie de la letra nuestras indicaciones. Y vaya si las seguimos. Meses después estabámos ante un tribunal señalando a Manuel, pobre pero con beca, como único culpable. Acusando a Manuel, sin influencias ni abogados de prestigio, de asesino, de pirómano, de ejecutor de vagabundos. Seguíamos marcándolo con el dedo mientras se lo llevaban esposado, mientras nos miraba sin entender nada, mientras nos convencíamos, cada vez más, de que él era el único culpable.

Nosotros salimos limpios, casi tanto como nuestras conciencias.

De todo aquello han pasado veinte años. Tenemos hijos, esposa, chalé y coche de lujo. Dirigimos las empresas heredadas de nuestros padres. Ya no nos vemos tanto como antes, pero una vez al mes quedamos para cenar, beber, fumar y jugar al poker en nuestro chalé.

Esta noche lo hemos vuelto a hacer.

Ya habíamos cenado e íbamos un poco tocados. Conducíamos nuestro coche hacia el chalé, bebiendo champán, cuando una visión nos ha sobresaltado. ¿Lo habéis visto? No puede ser él, da marcha atrás. Y sí, era él, Manuel pobre pero con beca, más pobre todavía, con cartones por beca, con la barba sucia y el pelo aceitoso, con una botella en la mano, reflejo fiel de aquel vagabundo que tiempo atrás quemó. No lo podíamos creer.

Hemos salido del coche entre gritos de sorpresa. Pero Manuel, cuánto tiempo sin verte, que estás hecho un asco, hombre, anda y vente con nosotros, como en los viejos tiempos, entra al coche, bebe champán. Manuel nos miraba confundido, no nos reconocía. Lo hemos metido a empujones en el coche y lo hemos llevado con nosotros al chalé. Lo hemos lavado en nuestro jacuzzi. Le hemos dado de comer nuestro caviar, nuestras ostras, nuestro cinco jotas. Lo hemos vestido con nuestro mejor traje. Lo hemos emborrachado con bourbon de calidad superior.

Ahí está de nuevo, ante nosotros. Manuel limpio y reluciente. Manuel elegante, de esmoquin, con bastón y pajarita. Manuel saciado, estomago lleno agradecido. Manuel desmayado tras la décima copa. Manuel tumbado, inmóvil en nuestro jardín. Manuel rociado con gasolina. Manuel ardiendo ante nuestros ojos, que esta vez no ríen, que esta vez no huyen, que esta vez lloran y recuerdan, veinte años atrás, a Manuel en la ventana de su habitación, diciéndonos adiós entre las cortinas.

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 28 invitados

Fecha actual 05 Mar 2021, 03:18