Concurso de relatos policiacos
La vida al margen del deporte (la hay)

Avatar de Usuario
iNsTaNte_aLepH
Mensajes: 21906
Registrado: 18 Oct 2006, 02:43
Ubicación: Fumando

Re: Concurso de relatos policiacos

por iNsTaNte_aLepH » 07 Jul 2010, 13:37

Estoy hasta los cojones, por Madame Butterfly

Desde luego cualquiera diría que esto lo ha escrito una Madame. El lenguaje es tosco aunque más o menos acompaña, tienen algunos fallos en la utilización de las comas y las expresiones así como algunas frases algo cargantes o abigarradas.

El tema tampoco es en exceso novedoso, guarda similitudes mismamente con Taxi Driver por decir algo actual y en general con toda la pleyade de historias entorno al héroe redentor y esas cosas.

No ha estado mal.


Esperanza, por MackyMDL

Interesante y escueta descripción de una de las situaciones más utilizadas y recurrentes del género, la doble-trampa. Aunque aquí de forma impersonal, recordemos que en general quien te mata es siempre tu más querido amigo. Me ha gustado, espero que sigas colgando más.
Imagen

Avatar de Usuario
Aiminajaiueitujel
Mensajes: 1945
Registrado: 09 Jun 2009, 18:57
Ubicación: Llegando ya al peaje.

Re: Concurso de relatos policiacos

por Aiminajaiueitujel » 07 Jul 2010, 14:34

Universos, por A quien madruga le sacarán los ojos


Salí de las tinieblas de aquel callejón para meterme en las de aquel bar. Humo, borrachos equidistantes, el estruendo de lágrimas no derramadas goteando en lagos on the rocks y un molesto imbécil jugando a los dardos. Comprenderán los señores que apenas puedo incluir más tópicos en el local. Máxime cuando el camarero era un tipo tosco, calvo peinado con cortinilla, camisa blanca, pajarita torcida, mandil y pantalones de tergal.

Tuvo que disparar. El tiempo no cambia a las personas, el tiempo crea personas nuevas. A cada instante, en cada lugar, se destruyen y crean universos. Constantemente. Muchos universos habían sucedido desde que ellos fueron conocidos y se debieron una mínima cortesía. Quizás hubo un tiempo en el que estuvieron uno al lado del otro, pero ahora lo había tenido delante. Mientras cerraba los ojos, sabía que estaba delante. Y mientras levantaba el arma. Estaba delante, lo sabía, mientras enviaba el plomo de 9 milímetros directamente a su cuerpo. Estaba delante, enfrente, no al lado.
Está claro, en estas circunstancias, con el actual él, con los papeles repartidos, con el Universo en esa actitud tuvo que disparar.

"Sírvame algo que me sirva", dijo una voz que estrictamente me pertenecía pero que no era la mía. En un arranque de inspiración artística, el tosco bar-man sacó un vaso ancho, le echó hielos y, por probar, los mojó abundantemente en güisqui. "Menudo invento" pensé, o quizás lo dije. Quizás el camarero pensó en gruñir, de lo que estoy seguro es de que lo hizo.
Hice un poco de submarinismo entre los hielos. Primero naufragué con el Titanic, después patiné por encima de los cubitos, toqué en ellos un improvisado xilófono... y en un arranque de inspiración pragmática, me emborraché.


Estaba de patrulla una noche más. Iba por una calle y por otra, comprobando que en todas ellas las farolas circulaban en dirección contraria. Era tarde, así que en la calle había gatos, putas y gente volviendo a sus casas. Siempre pensó que las patrullas servían de muy poco.
Algo llamó su atención. Como cuando algo no encaja, algo no está donde debería. Tenía la sensación de que dos estibadores, a esa hora, sin un barco delante y sin encender ninguna luz, eran como unos pantalones vaqueros en un cuadro renacentista. Estaban cargando cajas en un camión, en silencio, rápidamente, sin parar. Decidió acercarse.

Deambulé por la ciudad, sin prestar mucha atención a nada. Conducía sin destino, sin ganas de llegar a ninguna parte. Mis superiores habrían dicho que perfectamente estaba patrullando, pero no lo hacía. No quería. El universo en el que soy un policía eficiente y dedicado tendría que esperar hasta la mañana siguiente para crearse. En el oscuro y hostil universo que acabábamos de crear mi arma y yo se había declarado el luto oficial.

"Buenas noches, caballeros", dijo. La respuesta que obtuvo fue un sobresalto, alguna maldición y la estocada de un par de pares de ojos. "Hace buen tiempo para descargar un barco... aunque no veo ninguno por aquí", y silencio. "¿Tantas ganas de trabajar teníais que no podíais dejarlo para mañana?", y más silencio. "Bien, pues echemos un vist...", "¿Eres tú?", interrumpió uno de ellos. "¡Sí, eres tú!", parecía reconocer su cara, "¡eres Daniel!", pero no recordaba su nombre.
En la oscuridad su voz le resultó familiar, pero cuando salió a la luz que una farola arrojaba entre el almacén y el camión, pudo reconocer al hombre. Era un antiguo compañero de instituto que estudió durante años en otro universo distinto al suyo.
Comenzó una precipitada, incómoda y convencional conversación de antiguos compañeros que apenas se conocen. Al llegar al tema de sus vidas laborales todo se precipitó. A ver cómo iban a seguir charlando un policía y un señor que se negaba a decir lo que hacía tan tarde en un almacén del puerto. El silencio narraba la situación con descripciones que abrumaban. "No te pueden dejar marchar tan fácilmente", decía el silencio, "sería una temeridad". "Son dos contra uno, quizás vayan armados", seguía, "y vosotros tampoco lo tenéis todo a favor, porque es policía, hagáis lo que hagáis estáis jodidos". "De perdidos al río", fue la frase que el silencio dijo y sirvió como pistoletazo de salida.

"Póngame otro güisqui, por favor", juro que lo necesitaba.

Disparó uno, al otro no le dio tiempo, el cómplice salió huyendo entre las sombras.

Salí del bar con los ojos llorosos, digamos que por el humo. Misión cumplida, me tambaleaba al andar. Nunca una bala había sido causa de una resaca tan devastadora.

¿Qué debería haber hecho?

¿Qué opciones me quedaban en este universo?

¿Qué más podía hacer?

Beber.

Disparar.

Avatar de Usuario
Aiminajaiueitujel
Mensajes: 1945
Registrado: 09 Jun 2009, 18:57
Ubicación: Llegando ya al peaje.

Re: Concurso de relatos policiacos

por Aiminajaiueitujel » 07 Jul 2010, 20:18

Los de MackyMDL fuera de concurso los comentaré más p'alante, que ahora mismo no estoy muy libre. Empiezo con estos dos y si puedo esta noche comento un par más.

RATAS, por Simpkins

Siempre dije que eres uno de mis escritores favoritos en estos concursos. Estás en una liga distinta al resto. No digo que mejor (aunque es probable que así sea), digo distinta. Tienes una capacidad de contar cosas bastante envidiable y bastante segura. No decepcionas.
Este relato en sí no es el mejor que te he leído, pero es muy buen relato. Es una situación interesante, con brochazos cómicos y bien contada. Me mola.


¡Ay, qué situación!, por En casa del herrero parió la abuela

Dejemos clara una cosa: parto con la ventaja de conocer a los autores antes que el resto. O desventaja, según se mire. El caso es que conociendo al autor de este relato me sorprende el resultado que ha conseguido. Es un relato narrado de una forma eficiente y no demasiado imaginativa. Buen relato, la verdad.

Avatar de Usuario
Aiminajaiueitujel
Mensajes: 1945
Registrado: 09 Jun 2009, 18:57
Ubicación: Llegando ya al peaje.

Re: Concurso de relatos policiacos

por Aiminajaiueitujel » 08 Jul 2010, 09:47

Esto es triste, por La vaca que rie y el granjero que la porculiza.


Conocía Jimmy desde hace muchos años. Recuerdo que siendo un renacuajo, no tendría más de trece o catorce años, deambulaba por las aceras del distrito central, mi zona, ofreciendo papelinas y bolsitas de marihuana. Era un muchacho espabilado, conocía la calle, me caía bien. Pero no me gustaba su manera de ganarse la vida. Aquel tipo de negocios daban mala imagen, eran otros tiempos.

Un día invité a Jimmy a dar un paseo, montados en el largo cadillac del 74 negro. Siempre reluciente, abrillantado, pulcro, con olor a cuero nuevo. El chofer dio vueltas por las manzanas de alrededor, todo aquello me pertenecía. Era mi territorio. Eso fue todo lo que le expliqué durante el viaje al joven Jimmy. Eso y ofrecerle un nuevo trabajo. Aceptó sin dudarlo, nadie rechazaba trabajar conmigo entonces. “Saltamontes”, como más tarde le apodaría Nikki se convirtió en mi chico de los recados.

Fueron muchos años, muchos encargos juntos. Empezó con pequeños trapicheos de botellas de licor barato, era un chico listo, se ganaba mi confianza. Se convirtió en mi mano derecha. Mi corredor de apuestas personal, mi guardaespaldas, mi mensajero y negociador. En definitiva Jimmy llegó a ser mis ojos, mi voz y mis oídos en cada esquina, cruce, callejón y olvidado local de esta ciudad.

El día que se desvirgó recuerdo poderosamente su rostro. Me miró con el cuchillo aún ensangrentado en la mano. Acababa de rajarle el cuello de oreja a oreja a un estafador de poca monta. En realidad aquel pobre imbécil no me molestaba, apenas me debía unos cientos, pero todo aquello no era nada más que una prueba. Los ojos de Jimmy no mostraban horror o sobresalto, sólo sonreía asintiendo. Imagino que buscaba mi aprobación. La tuvo, desde ese día ejecutó varios encargos especiales para mí. Siempre limpio, silencioso, rápido. Todo lo que podía esperarse de un asesino eficaz.

Pero no puedo pensar en Jimmy sólo como un soldado o un perro fiel. Llegué a quererle como a un amigo, como a un hermano pequeño, alguien de mi propia familia. Algunos sábados por la noche le hacía una visita en su casa, donde vivía con su madre. Ella, Claire, siempre había sido una mujer fuerte y trabajadora, madre soltera. Otras veces llevaba a los dos a algún restaurante de los Hills. El trabajo de Jimmy y la simpatía y dedicación de su madre lo merecían.

Ahora estoy aquí de pie, justo al lado de ella, de Claire. Los chicos también están, han venido todos. Incluso veo entre las caras a Rudy seis ojos, él y Jimmy nunca se llevaron bien. Es una mañana fría, cae una ligera llovizna, todo tiene un tono pálido. Los cipreses, la tierra, los rostros y ropa de la gente, el ataúd. El capellán está recitando un discurso, es joven y animado. Habla de Dios y de su abrazo, de un paraíso en el cielo, de otra vida. No le presto mucha atención. Claire llora. Yo no lo hago, no puedo.

He asistido a muchos funerales como este. Más de una veintena de muchachos han muerto mientras trabajaban para mí. Pero Jimmy era diferente. Conocía a Jimmy desde hace muchos años.

Avatar de Usuario
MackyMDL
Mensajes: 3920
Registrado: 21 Jul 2005, 20:56
Ubicación: entre la cama y el sofá

Re: Concurso de relatos policiacos

por MackyMDL » 08 Jul 2010, 16:50

Vaya, pensé que el seudónimo venía de serie :oops:

Gracias por la crítica Instante. Si te soy sincero, en el tercer relato no me gustaba el final que le había dado y ante la falta de ideas opté por esa cagada. Seguramente hubiese sido más acertado dejar el final original, al menos no da esa sensación de engaño tan evidente. Pero bueno, a lo hecho, pecho.

El resto de relatos, una buena impresión en general. Algunos me han gustado más que otros, pero buen nivel en general. Nada excesivamente original, si bien el género da poca oportunidad a ello. Quizá uno de los más trillados. Quizá lo más novedoso sea la narración atemporal que converge al final del relato. Todos mantienen cierto halo de incógnita, que ya es bastante dado el nivel de algunas publicaciones actuales :mrgreen: .
Imagen

Avatar de Usuario
iNsTaNte_aLepH
Mensajes: 21906
Registrado: 18 Oct 2006, 02:43
Ubicación: Fumando

Re: Concurso de relatos policiacos

por iNsTaNte_aLepH » 09 Jul 2010, 02:50

Universos, por A quien madruga le sacarán los ojos

El estilo parece inconfundible. Me ha gustado mucho, como juego y como relato. Además tiene el aliciente de dos vidas paralelas que parecen entrecruzarse, lo cual es dificil de conseguir por escrito. Pero la sensación queda acertada.


Esto es triste, por La vaca que rie y el granjero que la porculiza.

Un mito del eterno retorno en chiquitito, el relato circular que se muerde la cola. En este caso me gusta ese principio-final. La historia no es nada novedosa, hemos podido verla en miles de sitios pero la forma de contarla y la "situación" en la que surge me parecen genial.


Ambos me han gustado.
Imagen

Avatar de Usuario
Aiminajaiueitujel
Mensajes: 1945
Registrado: 09 Jun 2009, 18:57
Ubicación: Llegando ya al peaje.

Re: Concurso de relatos policiacos

por Aiminajaiueitujel » 13 Jul 2010, 12:39

Pues sí... aquí estamos...

Avatar de Usuario
iNsTaNte_aLepH
Mensajes: 21906
Registrado: 18 Oct 2006, 02:43
Ubicación: Fumando

Re: Concurso de relatos policiacos

por iNsTaNte_aLepH » 13 Jul 2010, 12:55

Aiminajaiueitujel escribió:Pues sí... aquí estamos...


Comenta mangurrian y deja de celebrar cosas.

:D

¿Has contribuido al babyboom?
Imagen

Avatar de Usuario
Aiminajaiueitujel
Mensajes: 1945
Registrado: 09 Jun 2009, 18:57
Ubicación: Llegando ya al peaje.

Re: Concurso de relatos policiacos

por Aiminajaiueitujel » 16 Jul 2010, 11:44

iNsTaNte_aLepH escribió:
Aiminajaiueitujel escribió:Pues sí... aquí estamos...


Comenta mangurrian y deja de celebrar cosas.

:D

¿Has contribuido al babyboom?


La verdad es que no soy yo muy de celebrar los éxitos deportivos en general. Lo que sucede es que son las fiestas de mi ciudad y encima acabé los exámenes el día 6 y desde entonces no he dejado de beber, jugar al baloncesto, al AOE2 ( :P ) y foll... Vamos, que no me he conectado.
Y, oye, espero no haber contribuido al babyboom, que mi moza toma la pastilla. De todas formas en cuanto me diga que tiene una falta... ¡patada en la barriga! :D

Avatar de Usuario
Aiminajaiueitujel
Mensajes: 1945
Registrado: 09 Jun 2009, 18:57
Ubicación: Llegando ya al peaje.

Re: Concurso de relatos policiacos

por Aiminajaiueitujel » 16 Jul 2010, 11:45

Cocina Catalana, por papito_rodriguez



“La próxima vez que se coma a su mujer, procure no guardar los restos en la nevera”
comentó con voz pausada y condescendiente el sargento Alberto Sanchez del cuartelillo de la guardia civil del pueblo de Aliaga en la provincia de Teruel mientras leía el informe preliminar que la cabo Anastasia Villarroya, originaria de un pueblo vecino, le había entregado hacia una hora.. Hizo una pausa, revisó de nuevo el papel para acabar leyéndolo de nuevo con una mirada resignada.

…en el frigorífico combi de la casa rural alquilada por el sujeto y su pareja desaparecida se encontraron diversos restos humanos que describo visualmente: “Restos de un pie humano aparentemente cocinados”, “costillar humano parcialmente deshuesado”….en la buardilla superior cuelgan a modo jamones unas piernas humanas, con la aparente intención de ser curadas”….


Volvió a mirar la firma del escueto escrito y no pudo evitar pensar. “Anastasia, menudo nombre, habría que capar a algunos padres por aquí”. Sin apenas mover la cabeza el sargento Alberto Sánchez dio una calada a su cigarro. Hacía diez años que había pedido el traslado desde Madrid para encontrar un puesto tranquilo donde terminar su carrera, esperando la jubilación. Una pelea por unas lindes, un control de tráfico y una patrulla aquí o allá, hasta esa mañana.

“¿Disculpeme sargento, y ya le está permitido en las normas de la guardia sivil fumar en los interrogatorios?..preguntó el detenido con un mal disimulado acento catalán. “Porque verá, nosotros, en los mosus de la escuadra lo tenemos ter-mi-nan-te-mien-te pro-hi-bi-do” dijo con retintín “ no fuera a ser que un detenido nos denunsiase por haber fumado pasivamente sin la voluntad de haserlo”.

El sargento Alberto Sánchez miró por encima de las gafas al Conseller de la Generalitat de Catalunya Joan Saura, que esposado le fruncía el ceño en mohín de desaprobación, y a continuación echó un vistazo a su cartera con cara impasible …carnet de identidad..”Joan Saura”…carnet de la biblioteca municipal, carnet de conducir, carnet del bicing, carnet de socio de Iniciatica per Catalunya.

“Mando yo” dijo sonriendo -”soy el presi del partido” añadió orgulloso mientras miraba el cigarro de humeaba con abundante ceniza y que amenazaba con caer. “Eso se recicl-la, sabe?” añadió señalando con las dos manos esposadas la ceniza.

“Señor Saura”, la voz sonaba cansada, “¿Admite usted, entonces, que se comió a su mujer, la teniente de alcalde del ayuntamiento de Barcelona, Inma Mayol?”

“Es que era un desperdisio, sabe mi sargento, una ves ya bien muerta, pues pensé que toda esa carne prieta que la Inma había cuidado con años de bisicleta urbana, comida sana y ejersisio físico era un pena desperdisiarla y que no se ha hecho la miel para la boca del gusano, todo lo buena y encantadora que era mi Inma por fuera, lo era por dentro y no solo en sentido figurado, me comprende, porque….”

El sargento Alberto Sanchezz levantó la mano…”¡eche el freno!”

“…claro, como no estaba estresada, y estaba siempre de buen humor, que en el ajuntament de Barselona se pasaba el día tocándose la chona, ¿entiende la Chona?...el coño quiero desir, pues claro..”

“¡¡AL-TÓ!!” le gritó el sargento.

El Conseller Joan Saura calló.

“¿Pero me quiere decir entonces, si su mujer era tan encantadora porque la mató?”

“¡Pero si yo no la maté, se suisidó ella, no sé porque, por lo del estatut a lo mejor que se lo tomó muy a pecho, yo solamente la resiclé! ¡Que me salieron unos codillos…oigg, para chuparse los dedos, escuche!”

“Y me quiere explicar cómo pudo suicidarse partiéndose la cabeza en dos de un hachazo?”

“Ay , pues mi sargento, pues eso ya no sabría yo como desirle pues la verdad es que yo tampoco me lo explico, que estaba tan tranquila en la pis-sina de la casa rural, y yo le digo…Inmaaa, que si vols un mojito, que yo preparo unos mojitos que son un amor, y sonó como ¡PUM!...que por sierto que menuda pissina mas espasiosa y más limpia y la casa toda autosufisiente con las placas solares y a un presio que no quiera usted saber, que lo conseguimos por internet, que eso de las agensias ya es historia …..”

El sargento ignoró al Conseller que no paraba de hablar y volvió a mirar el informe que tenía delante suyo…”Anastasia…, a lo mejor caparlos no, pero una buena patada en los cojones habría que darle a más de uno”

* * *

“¡Cariño, a ver cuando ordenas el hidroavión de una pvta vez!”

“’D’jame en páaah, muhé, que estoy pilotaaando”

“Pilotando, pilotando, siempre hay alguna escusa, hasta las narices me tienes, ¿La fotocopiadora esta que hace aquí?, ¿y el pedazo de hacha este?, ¡Me tienes hasta el moño!¡¡Mira que abro la puerta y te lo tiro todo y te vas a la mierda y me voy con mi madre a Alcañiz!!Ya me lo decia ella, no te cases con un cubano ¡¡Con el Eusebio de la masada La Morta me tenía que haber casao yo..!!”

“’D’jame en páaah, muhé, que estoy pilotaaando”

Avatar de Usuario
Aiminajaiueitujel
Mensajes: 1945
Registrado: 09 Jun 2009, 18:57
Ubicación: Llegando ya al peaje.

Re: Concurso de relatos policiacos

por Aiminajaiueitujel » 16 Jul 2010, 11:47

Cara y cruz, por Manetes de Goma


CARA

El autobús se detuvo y bajé, estaba eufórico, seguía haciendo lo que me daba la gana, matando como y cuando quería y ningún policía de esta ciudad en el culo del mundo parecía capaz de detenerme. Gire la esquina con paso firme, tenia ganas de llegar a casa, quitarme los zapatos, los pantalones y empezar a pensar en mi próximo asesinato. Caminaba acelerado, desafiando con la mirada a todo aquel que osaba cruzarse en mi camino, incluso llegue a tropezar con una señora que se empeñaba en pasear por en medio de la cera, rápidamente le ayude recoger el bolso que le había caído al suelo y seguí hacia casa. Por fin llegue al portal, metí la llave en la cerradura y abrí la puerta violentamente, metiéndome en el ascensor como un rayo sin esperar a que la puerta del portal se cerrase. Al entrar a casa descolgué el teléfono y tras marcar un numero que me sabia de memoria a base de repetir aquella acción espere tono tras tono a que alguien respondiese, cuando estaba a punto de desistir una voz cansada contesto:
-Hijo, ¿eres tu?
-Si madre, ya estoy en casa….
En ese momento se oyeron golpes en la puerta y una voz ronca y con un tono mas elevado de lo normal dijo: ¡Abra, policía!. La mano que sostenía el teléfono empezó a temblar, unas gotas de sudor como el puño empezaron a caer frente a bajo, y mi cara copió un tono mas blanquecino aun que el de la pared. Mi mente se bloqueó, colgué el teléfono instintivamente e inmediatamente mi cerebro se paralizó.

-¡Abra coño, o tiro la puerta abajo!- Repitió aquella voz, ahora con un tono si cabe aun mas alto y amenazador.

Aquel chillido me devolvió a la realidad, me gire y vi la ventana del balcón, era un quinto pero ¿qué podía hacer sino?, quite la mesa de un zarpazo y oí como una bota golpeaba violentamente mi puerta.
-¡Abra cojones o le vuelo la azotea cuando entre!- Oí mientras la puerta daba señales de ceder tras otra patada contundente contra ella. Cuando escuche el siguiente zapatazo y me gire, un hombre de unos cuarenta años con una barba bastante poblada y con una cara de mala leche que asustaba solo con mirarla se asomo entre los trozos de madera astillada que había sido mi puerta hasta hacia apenas unos segundos.

-¡Quieto joder, no haga mas estupideces!- Chillo- ¡Alto o disparo! Repitió mientras yo me apresuraba a salir al balcón, pero no me dio tiempo, antes de llegar a la terraza un estruendo considerable desemboco en un dolor abrasante que se instalo en mi muslo, un dolor que me hizo caer de morros y golpearme la cara contra el suelo. Al caer instintivamente me lleve la mano a la herida que sangraba abundantemente, mientras con la otra mano intente limpiarme la mas que posible hemorragia nasal, pero cuando mi mano estuvo a punto de tocar mi nariz, aquel hombre hundió su rodilla en mi espalda estrujándome contra el suelo y estampando la mano que me quedaba libre contra este. Cuando conseguí reaccionar tenia ese brazo en la espalda, retorcido, produciéndome un dolor incluso superior al que me producía la herida de la pierna. Aquel hombre agarro mi otra mano, ensangrentada como estaba y me la puso sobre la otra con alguna dificultad debida a mi desesperada resistencia, me esposo y tras eso apoyo su arma contra mi nuca acercando su boca a mi oreja hasta el punto que pude notar su aliento y susurro:

-Cabrón, si ahora te vaciara el cargador en la cabeza nadie me podría culpar de no hacer lo correcto-

Tras eso me levanto violentamente, me arrastro al ascensor, donde me empujo, haciendo que mi cara se golpease contra el espejo que inmediatamente se lleno de sangre, corroborando mis sospechas de que mi nariz sangraba profusamente. Cuando el ascensor se detuvo en el rellano de la planta baja me empujó mientra chillaba: ¡Camina cerdo, camina!, yo en aquel momento no era mas que un pelele en manos de aquel policía que me arrastro por el rellano y me saco a la calle, donde una docena de curiosos se agolpaba. Vi como dos guardia civiles esperaban con su coche parado enfrente del portal, en aquel momento me desmayé….





CRUZ


Ya estaba exhausto de tanto esperar, mi culo había moldeado el asiento de aquel Peugeot 207 hasta el punto que podría haber sido utilizado como escultura en cualquier exposición de pop art. Con las manos sudorosas apoyadas en el volante, continuaba esperando a que aquel ****** hiciera acto de presencia y la verdad es que ya me estaba desesperando. Decidí tras cambiar de emisora de radio media docena de veces y subir y bajar la ventanilla hasta la extenuación, ir a comprar algo para comer. Abrí la puerta del coche, salí e inmediatamente me desperece, ajuste la funda de la pistola, saque la cartera del bolsillo y comprobé que la placa aun estaba en su lugar, cerré la puerta y me dirigí hacia un horno que había tres casas mas allá del portal que debía vigilar. Antes de entrar me detuve, al ver como el autobús paraba en la esquina, casi de casualidad e inconscientemente mire y al fijarme reconocí la cara que estaba esperando. Seguro, era él, comenzaba la fiesta. Saque el teléfono móvil y apreté el botón de rellamada, apenas tuve que esperar a que contestaran:
-Dime chico, ¿ya hay movimiento en casa de la abuela?- Me contestaron desde la comisaría
-Acaba de llegar ahora mismo, ¡envíame refuerzos ya!
-Ni se te ocurra entrar tu….. – No llego a acabar la frase antes de que colgara

Cuando levanté la cabeza me encontré sus ojos clavados en los míos, desafiante, lo que él no sabia es que yo en breve iba a darle diversión, así que le mostré mi mas amplia sonrisa, parece que eso le distrajo porque se comió de pleno a una mujer que paseaba placidamente por el centro de la acera. Vi como avanzaba, torpemente, atrotinado, hacia el portal de su casa, nervioso abrió la puerta y se metió con la rapidez de un rayo en el ascensor, lo que aproveche yo para entrar en la finca antes de que la puerta se cerrase. Subí lentamente por las escaleras, sabia que vivía en el 5º-D, así que espere a que entrase y de paso descanse un poco antes de pasar a la acción.

-¡Abra, policía!- Chillé mientras aporreaba la puerta, oí como colgaba el teléfono e insistí mientras seguía aporreándola -¡Abra coño, o tiro la puerta abajo!- no obtuve respuesta así que me eche unos pasos atrás, cogiendo carrerilla, la vena yugular empezaba a hinchárseme, harto de tanta espera y ansioso de que aquel obstáculo que me separaba del hombre que tantas noches me había tenido en vela desapareciese, levante la pierna derecha y pegue una patada contra aquella puerta descargando todo mi peso mientras chillaba: -¡Abra cojones o le vuelo la azotea cuando entre!, volví a coger carrerilla, y descargue nuevamente mi peso sobre aquella puerta, la cual se rindió ante mis embestidas.

Aquel hombre estaba de espaldas a mi, pero con la cabeza vuelta observaba incrédulo como su bonita puerta había pasado a la historia, instintivamente me lleve la mano al arma, desenfunde y le ordene: -¡Quieto joder, no haga mas estupideces!, no respondió, volvió la cabeza e hizo amago de correr hacia el balcón -¡Alto o disparo!- Le dije con todas mis fuerzas, aunque sabia que aunque parase acabaría disparándole igual.

Efectivamente no se detuvo, hizo amago de volver a intentarlo pero cuando mi vista detecto su primer movimiento mi arma ya se había disparado y de su muslo ya salía bastante sangre, su rodilla se flexiono y cayo de bruces, partiéndose la nariz contra el suelo. Vi como se retorcía de dolor y por un momento crei apiadarme de él, pero cuando volvieron a mi mente las imágenes de sus victimas me abalance sobre su cuerpo, clavando mi rodilla contra su espalda, sus gemidos me resultaron patéticos en aquel momento, cogí sus manos llenas de sangre y se las espose a la espalda haciéndole tanto daño como me fue posible. Una extraña euforia me invadía, intente reprimirme pero no pude impedir susurrarle al oído: -Cabrón si ahora te vaciara el cargador en la cabeza nadie me podría culpar de no hacer lo correcto-.

Lo agarre del brazo, como si fuera una marioneta, lo empuje contra le puerta de la casa, y una vez en el rellano lo tire dentro del ascensor, donde se dio cuenta de que su preciosa cara de cerdo se había convertido en el morro asqueroso de un jabalí, al llegar a la planta baja, le di una patada, sacándolo de aquel cubículo y le chille, llevado por la ira: ¡Camina cerdo, camina!, lo recogí del suelo y recordé cuantas noches había soñado con aquel momento. Lo arrastre hacia la calle, donde unos cuantos curiosos se agolpaban, cerca de la puerta vi un coche de la guardia civil parado. - Valiente mierda de refuerzos- Pensé. Cuando baje mi vista para ver como se encontraba vi que se había desmallado, así que lo cogí de la cabeza y de la camisa y lo tire dentro del coche patrulla, mira al guardia civil y le ordene: -Llévelo al hospital antes de que tenga la suerte de evadir la condena.

Avatar de Usuario
iNsTaNte_aLepH
Mensajes: 21906
Registrado: 18 Oct 2006, 02:43
Ubicación: Fumando

Re: Concurso de relatos policiacos

por iNsTaNte_aLepH » 16 Jul 2010, 13:15

:todos a botar:

Luego comento las novedades.
Imagen

Avatar de Usuario
Aiminajaiueitujel
Mensajes: 1945
Registrado: 09 Jun 2009, 18:57
Ubicación: Llegando ya al peaje.

Re: Concurso de relatos policiacos

por Aiminajaiueitujel » 17 Jul 2010, 14:12

Mentiras, por Monifornacin y Sedba-zru

Mentían, como todos. Todos mentían. Siempre. Lo difícil de ser detective es que todos mienten. Todo comienza con un crimen abominable y una mentira. Llámalo instinto de supervivencia, llámalo treta, cobardía o mezquindad, pero todos acaban mintiendo. De todas formas la experiencia me ha demostrado que el principio de Hanlon es mucho más certero de lo que parece a simple vista.
Puedo entender a un asesino. Todos hemos tenido el impulso de coger una pistola, cerrar los ojos y acabar con todo. Puedo entender al que pega una paliza porque ha llegado a su límite. Entiendo al que roba, entiendo al que trafica y entiendo la corrupción del poderoso. Lo que no entenderé jamás es la mentira. Ocultarse y huir es algo comprensible, pero mentir cuando te han cogido, amigo, eso nunca lo entenderé porque es negarse a sí mismo, es negar la propia conducta, la propia identidad. Mentir es el nihilismo de la propia vida.
La historia de siempre: un crimen de máxima crueldad y varios sospechosos.
El sujeto número uno dice que ese día estaba enfermo y creo que dice la verdad, puesto que nadie lo vio rondando por el lugar del crimen. No descarto su autoría, pero para explicar su culpabilidad harían falta muchas peripecias y una casuística algo enrevesada. No soy partidario de ello, las explicaciones sencillas suelen ser más plausibles. La navaja de Ockham me ampara, aunque no me convence del todo.
El hedor de este antro me asfixia. Es un olor de supuesta esterilidad que me pone los vellos de punta.
El sujeto número dos asegura que estaba en el baño. He contrastado esa información con las autoridades y de hecho las mismas autoridades aseguran haberlo acompañado al servicio.
Tanto ruido no me dejaba pensar, el escándalo iba a volverme loco.
El sujeto número tres llora. Está encogida , cabizbaja, tapándose con las manos la cara, respirando de forma convulsiva, ahogando el llanto. Repite una y otra vez que no fue ella. No tengo motivos para no creerla, salvo mi propia desconfianza.
Fuera, el viento juega con los árboles. Estaría mejor allí, corriendo libre. Mucho mejor que encerrado en estas cuatro paredes.
Por último, el sujeto número cuatro se ríe por los nervios. Balbucea, no sé lo que dice, nadie lo sabe, él no lo sabe, no se le entiende una mierda. Sus ojos desorbitados saltan de un lado a otro, como si se electrocutaran en cada punto en el que se posan.
Y puedo llegar a entender los peores crímenes imaginables (Hanlon se equivoca en este caso), pero no entiendo la mentira.
El misterio está resuelto. Yo puedo ser un niño de seis años, puedo ser un pedante y un inmoral, pero no soy imbécil. El sujeto número tres, con sus lágrimas de cocodrilo y sus manos en la cara solamente puede estar ocultando que ella y sólo ella había decidido comerse el lápiz de cera color carne. Miserable...

Avatar de Usuario
arturo_papito
Mensajes: 15728
Registrado: 12 Mar 2007, 09:35
Ubicación: En la iglesia pollito

Re: Concurso de relatos policiacos

por arturo_papito » 20 Jul 2010, 10:19

Me ha gustado el de las Mentiras. Cuando pueda me releo los de antes y ya de paso subo esto un poco.
Imagen

Avatar de Usuario
iNsTaNte_aLepH
Mensajes: 21906
Registrado: 18 Oct 2006, 02:43
Ubicación: Fumando

Re: Concurso de relatos policiacos

por iNsTaNte_aLepH » 22 Jul 2010, 01:31

Este tipo de relatos vienen bien a estas horas, por si hay algún lector nocturno.
Imagen

Avatar de Usuario
iNsTaNte_aLepH
Mensajes: 21906
Registrado: 18 Oct 2006, 02:43
Ubicación: Fumando

Re: Concurso de relatos policiacos

por iNsTaNte_aLepH » 26 Jul 2010, 19:31

Cocina Catalana, por papito_rodriguez

Me ha parecido muy divertido, salao, en general como lo que escribes en el foro vaya. Y mira que parece complicado, porque la situación se las trae eh, pero tiene esa nota de color, no sé. Sinceramente me ha gustado bastante. El final es bueno, sí, pero el primer capítulo también.

En fin, espero ver algo más tuyo por aquí


PSP: Supongo que a la hora de votar pondre comentarios algo más largos. Supongo :D
Imagen

Avatar de Usuario
iNsTaNte_aLepH
Mensajes: 21906
Registrado: 18 Oct 2006, 02:43
Ubicación: Fumando

Re: Concurso de relatos policiacos

por iNsTaNte_aLepH » 27 Jul 2010, 01:11

Cara y cruz, por Manetes de Goma

La estructura es algo típica, dos caras de la misma moneda-historias paralelas pero no puedo negar que está bien traído junto con su título y el desarrollo. Bien escrito, aunque debo confesar que no entiendo la utilización de algunas palabras en el texto, pero es probable que sea cosa mía.

No es por ahora el que más me ha gustado pero me ha entretenido el rato que he pasado leyendo y releyendo. Espero ver más cosas por aquí.
Imagen

Avatar de Usuario
iNsTaNte_aLepH
Mensajes: 21906
Registrado: 18 Oct 2006, 02:43
Ubicación: Fumando

Re: Concurso de relatos policiacos

por iNsTaNte_aLepH » 27 Jul 2010, 01:21

Mentiras, por Monifornacin y Sedba-zru

¿Ein? Interpreto que la última frase cambia el discurso y la situación al completo. O al menos nos ofrece un ángulo distinto. Pero creo que tiene fallas, o bien yo soy jodidamente lelo porque me parece un engaño demasiado tramposo.

Poco más puedo decir del texto salvo que me ha entretenido, ya le daré quintas y sextas lecturas según vaya avanzando el concurso.
Imagen

Avatar de Usuario
iNsTaNte_aLepH
Mensajes: 21906
Registrado: 18 Oct 2006, 02:43
Ubicación: Fumando

Re: Concurso de relatos policiacos

por iNsTaNte_aLepH » 30 Jul 2010, 18:42

Anoche empecé con un segundo relato, está en fase borrador todavía, a ver si al final me convence lo escrito y lo presento.
Imagen

Avatar de Usuario
MackyMDL
Mensajes: 3920
Registrado: 21 Jul 2005, 20:56
Ubicación: entre la cama y el sofá

Re: Concurso de relatos policiacos

por MackyMDL » 30 Jul 2010, 20:40

Los he leído, pero sin críticas por ahora. No estoy muy positivo últimamente, y para hablar mal de algo sin verdadero motivo, mejor abstenerse. ¿No os sucede que la lectura de un relato o novela depende completamente de vuestro estado de ánimo o humor? Y también del momento del día. Si leo por la mañana tengo muchas más dificultades para concentrarme en el texto que por la noche.

Bueno, yo también tengo un par de relatos para presentar a medio acabar, llevan un tiempo en standby, a ver si retomamos.
Imagen

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: crippler, DTRi, Giancarlo-Marcaccini, Trasgus. y 32 invitados

Fecha actual 25 Feb 2021, 18:08