Concurso de relatos: La Muerte - ¡cuan_burda campeón!
La vida al margen del deporte (la hay)

185 mensajes
Avatar de Usuario
PouPierce
Mensajes: 9677
Registrado: 25 Abr 2010, 20:43
Ubicación: Umbral de exigencia

Re: Concurso de relatos: La Muerte - Fecha límite: 12/10 23:

por PouPierce » 12 Oct 2012, 23:50

Mañana colgaré un par de relatos que han llegado a última hora, que estoy con el móvil.
Imagen

inútil cosmonauta
el que contempla estrellas
para no ver las ratas


eMe

Avatar de Usuario
Advenedizo
Mensajes: 2402
Registrado: 21 Abr 2012, 17:02
Ubicación: No me llames Dolores, llamame Lola

Re: Concurso de relatos: La Muerte - Fecha límite: 12/10 23:

por Advenedizo » 13 Oct 2012, 16:51

Papeles- Para todos

Al principio me ha costado cogerlo, luego me ha parecido muy triste. En este caso me gusta mucho más el fondo que las formas, y es que aunque el estilo no me haya parecido de lo mejor que se ha publicado, la historia, sinceramente, es una mezcla perfecta entre simple y real (aventuraría que el autor ha pasado una experiencia semejante a lo que relata), es un gran ejemplo de como conseguir una catarsis con cuatro elementos bien puestos.
Imagen

Avatar de Usuario
Advenedizo
Mensajes: 2402
Registrado: 21 Abr 2012, 17:02
Ubicación: No me llames Dolores, llamame Lola

Re: Concurso de relatos: La Muerte

por Advenedizo » 13 Oct 2012, 16:58

El Crimen de la Avenida- Angus D. Magalhaes
Me pasa un poco lo contrario que con el anterior. Un estilo muy profesional, muy a lo Navy/CSI/mentes criminales, pero me quedo sin saber... ¿qué? Más que un relato me parece, o bien el inicio de una novela o algo así, pero vamos, sea quien sea el autor, que coja eso que tiene buenos mimbres y tire para adelante con el texto completo :wink:
Imagen

Avatar de Usuario
PouPierce
Mensajes: 9677
Registrado: 25 Abr 2010, 20:43
Ubicación: Umbral de exigencia

Re: Concurso de relatos: La Muerte - Fecha límite: 12/10 23:

por PouPierce » 13 Oct 2012, 18:56

Pseudónimo: Dragonzord.
Título: El hábitat.


He aquí el hombre. Los pies empapados, entumecidos por los charcos de la mañana, se calientan a medida que el sol y sombra le atraviesa la garganta, le remueve el estómago. Los codos apoyados en la barra, los pies en el herraje del taburete, la barbilla en los nudillos. Hojea la prensa deportiva. Su equipo ha ganado la liga. El camarero es gordo y suda, cuenta chistes malos, ríe. La escarcha cubre la ventana, lo del otro lado no es más que un reflejo. Afuera, las sombras corren. El mundo es gélido, entra cuando alguien abre la puerta, fluye la corriente, se vuelve a ir. Lo de fuera.

El bar se llena a medida que las servilletas sucias se amontonan bajo sus pies, el hombre pide un belmonte. La cafeína lo mantiene despierto, el alcohol en letargo. El camarero reniega a su hija que está jugando con la máquina de tabaco. La gente viene, va, entra, sale, toma algo. Le preguntan como va el día. Charlan de fútbol, discuten de política. Al hombre le gusta el ruido del grifo de cerveza, el oro carbonatándose a través del metal, la espuma. Puede oírlo. Mira embobado la jarra, el hielo en el vidrio, la huida inútil de las burbujas hacia el techo. El rocío del grifo. A su alrededor la gente grita de fútbol, grita de política. Los primeros obreros llegan a la hora del almuerzo, el olor a plancha se filtra desde la cocina, se espesa en el ambiente. El hombre bebe.

Entra un niño, el hijo del hombre. Le pide suelto para comprar golosinas en la panadería. Dice que ha vuelto a pillar a su madre fumando en el tendedero. El niño le llama por su nombre de pila. Se ríe de los chistes del camarero. El hombre revuelve la mata de pelo desordenado del hijo, pero no le besa. Hace años que no lo hace. Al niño no le gusta el amargo aliento del padre, los labios humedecidos por el alcohol. Su mujer dice que sabe a cobre. El niño se marcha, cierra la puerta tras de sí, el viento le hiela los huesos al hombre.

La copa se llena de menta al mismo ritmo que desaparece. Es la hora de comer, el ajetreo de las mesas le suena como un susurro lejano. El dulce sueño del borracho. Los ojos vidriosos no le dejan ver más allá de la barra. La cocinera es la mujer del camarero, le grita a éste que se han quedado sin cordero. La hija de ambos toma nota a los comensales, entra a los fuegos, el friegaplatos le mete mano, ella sonríe. El hombre es ajeno a todo esto. Hojea la prensa deportiva. Su equipo hace años que no gana nada. La joven sale de la cocina, le sirve otra copa. Es muy guapa, pero no se da cuenta. La conoce desde que era una cría.

Entra un joven, el hijo del hombre. Habla con el camarero, le pide el mando de la máquina de tabaco. Mete monedas sueltas, cae un paquete. No ha mirado al padre, ya se ha ido. El hombre calla, los dedos huesudos como alambres juguetean con el vaso vacío, el camarero lo rellena mientras ladea la cabeza. Entra a la cocina con su mujer, el bar está vacío.
La hija del camarero hace tiempo que se fue, el friegaplatos sigue allí. El hombre ha perdido la cuenta de lo que ha bebido desde la mañana. En su barba hay restos de patatas fritas. Una mujer ríe en una mesa en la esquina. El tipo a su lado cuenta anécdotas graciosas de juventud, le llena la copa, la besa. La mujer se levanta para ir al baño. Sigue fumando a escondidas.

Cuando el camarero echa el cierre el corazón se le encoge. Carga con el hombre, inerte, pesado como un cadáver, lo arrastra a la puerta. Lo deja en el suelo, le echa una manta por encima. Afuera hace frío, el camarero sabe que los gamberros le orinarán encima. El hombre ya no siente, su cuerpo anestesiado por el alcohol. El mundo es el reflejo de otro reflejo. Lo de fuera ya no existe. Sus ojos se cierran, la escarcha le cristaliza en la cara. El bar, el lecho del hombre. Y su tumba.
Imagen

inútil cosmonauta
el que contempla estrellas
para no ver las ratas


eMe

Avatar de Usuario
PouPierce
Mensajes: 9677
Registrado: 25 Abr 2010, 20:43
Ubicación: Umbral de exigencia

Re: Concurso de relatos: La Muerte - Fecha límite: 12/10 23:

por PouPierce » 13 Oct 2012, 18:57

Pseudónimo: Emily Corrie
Título: Balacera de narcos


Monterrey, Nuevo León, 1 de noviembre de 1997.

Después de visitar la tumba de su esposa, Jorge caminaba triste hacia donde tenía aparcado su coche. Cristina, su mujer, murió ahogada en el mar durante un viaje que hicieron por semana santa. De aquello ya había pasado dos años y medio y ésta era la primera visita al cementerio que hacía con cierta serenidad. Durante el trayecto se encontraba gente apesadumbrada escuchando la ceremonia de entierro protagonizada por un cura locuaz y ya cerca de la salida se topó con una solitaria mujer vestida totalmente de negro postrada en el suelo llorando desconsoladamente, casi aullando, frente a una tumba. Jorge se acercó a ella preocupado por su estado lamentable y posó su mano sobre su hombro. Al girar su cabeza, Jorge descubrió que se trataba de una joven de posiblemente de unos 25 años -casi 15 años menor que él- preciosa, de pelo corto negro y ojos grandes. Jorge le preguntó por quién lloraba y ella le contó entrecortada que lo hacía por su marido, quien murió hacía apenas dos meses al quedar en medio de una balacera entre narcotraficantes. Jorge le respondió que lo sentía, que sabía por lo que estaba pasando ya que él también perdió a su esposa y que con el paso del tiempo lo superaría. Ella le miraba interesada y tras levantarse del suelo y respirar hondo empezó a calmarse. Jorge le propuso ir a tomar algo en la cafetería y allí continuar conversando.

Ambos se sintieron consolados, comprendidos, acompañados en el dolor. Por momentos, ella lucía su belleza resplandeciente pero pronto volvía al gesto de tristeza, de angustia por la muerte y el llanto. Jorge puso gustoso su hombro para las lágrimas de la joven. Quién no lo hubiera hecho. Pensaba en su mujer fallecida, pero ya no tanto. El tiempo se echó encima y llegó el mediodía. Atento y caballeroso, Jorge ofreció invitarla a comer pero ella rechazó porque debía irse. Antes de despedirse intercambiaron sus números de teléfono. Ahí supo Jorge que la joven viuda se llamaba Alicia.

Esa noche, Jorge no podía dejar de pensar en lo sucedido y tras masturbarse pensando en ella, decidió llamarla por teléfono. Alicia, cansada y con mucho sueño, le dijo que no le apetecía hablar pero ante la insistencia de Jorge, aceptó tomar un café al día siguiente. Allí terminaron de saber todo uno del otro. Empezaron a frecuentarse; iban juntos al cine, a cenar a restaurantes y a pasear por el parque. Finalmente una noche, ya con algún trago de más, ella lo invitó a pasar la noche a su casa y fue allí cuando ambos se quitaron todas sus ganas reprimidas. Pasaron de ser unos viudos tristes a parecer unos adolescentes recién enamorados.

Una tarde, mientras paseaban de la mano por las paradas navideñas, Jorge le propuso que se fuera a vivir con él en su céntrico y amplio dúplex. Alicia acabó de instalarse completamente la última tarde del año y esa misma noche, tras celebrar la entrada al nuevo año, fue ella quien le propuso algo: casarse. Jorge aceptó sin pensárselo y empezaron con los preparativos de la boda.

Jorge decidió organizar una cena para conocer a los padres de Alicia y ella aceptó aunque a regañadientes. A la cena asistieron por parte de Alicia sus padres y su hermana menor. Por parte de Jorge, su padre y sus dos hermanos mayores con sus respectivas mujeres. Su madre, quien tenía una fuerte estima a su difunta nuera, no quiso asistir porque no aprobaba la relación.

Durante la cena, Jorge se enteró por un descuido de la hermana de Alicia que su difunto marido no había muerto en ningún tiroteo de narcotraficantes, sino que había muerto por una intoxicación con mariscos. Al mostrarse Jorge sorprendido, Alicia le explicó que mintió porque no quería recordar los detalles de la muerte de su marido y que los momentos previos a su defunción eran tan dolorosos y lamentables que ella hubiera preferido que hubiese muerto en una balacera de narcotraficantes. Jorge, a pesar de sentirse algo disgustado por la mentira, comprendió a su mujer y la cena prosiguió de forma cordial.

Por fin llegó el día de la boda y, a continuación, el viaje de novios. Decidieron irse a Cuba, donde todo es tan limpio. A la tercera noche, después de tomarse varios combinados con ron, Jorge se encontró un poco mareado y decidió subir a su dormitorio mientras Alicia bailaba en un pequeño guateque que se había organizado en la playa. A la mañana siguiente Jorge se sentía exhausto, su respiración era dificultosa y empezó a tener náuseas y vómitos. Fue ingresado de urgencias al hospital y, después dos días internado, su estado sólo hacía que empeorar. Tras varios análisis realizados, los médicos le detectaron arsénico en su interior y no creían que pudiera sobrevivir a otra noche. Jorge, todavía consciente aunque muy mermado de fuerzas, pidió que le dejaran un teléfono hacer una llamada privada a sus padres para despedirse. Lleno de cólera, llamó a un viejo amigo que era diputado y le explicó su desgracia. El corazón de Jorge no pudo aguantar más.

Una semana después, Alicia fue encontrada muerta por heridas de bala como víctima, según la policía, de una balacera entre bandas narcotraficantes rivales.
Imagen

inútil cosmonauta
el que contempla estrellas
para no ver las ratas


eMe

Avatar de Usuario
PouPierce
Mensajes: 9677
Registrado: 25 Abr 2010, 20:43
Ubicación: Umbral de exigencia

Re: Concurso de relatos: La Muerte - A votar (31/10 23:59)

por PouPierce » 13 Oct 2012, 19:01

Bueno, ya están subidos los dos relatos que me enviaron ayer.

Es el turno de votar y de comentar. Personalmente, agradezco más los comentarios que los votos. El plazo se extiende hasta la víspera de todos los santos.

Ah, el lunes colgaré un enlace para descargarse un archivo con todos los relatos ordenaditos, por si aguien -como yo- prefiere leerlos en papel.
Imagen

inútil cosmonauta
el que contempla estrellas
para no ver las ratas


eMe

Avatar de Usuario
cuan_burda
Mensajes: 999
Registrado: 18 Abr 2009, 14:32

Re: Concurso de relatos: La Muerte - A votar (31/10 23:59)

por cuan_burda » 13 Oct 2012, 21:59

Bah, voy a poner uno fuera de concurso a ver que os parece, y ya esta semana la dedicaré a comentar y votar.

TIC-TAC, TIC-TAC Y ADIÓS.

El señor López sale del banco con cara de circunstancias. No de circunstancias en el plan de “yo soy yo y mis circunstancias” y ese rollo, porque podría darse el caso de que fueran circunstancias buenas, malas o neutrales, y entonces el decir que tenía cara de circunstancias no aclara ni describe absolutamente nada. Digamos que eran circunstancias malas. Pongamos horribles. Digamos que para hacerte una idea de la cara con la que el señor López salía del banco deberías imaginar que estuviera presenciando un macabro ritual entre caníbales, y encima sin que añadan sal a la comida. Esto suponiendo que el señor López no es ningún sádico ni ningún maníaco devorador de niños, y que ni tan siquiera tiene una afición secreta por lo escatológico. Quizás así te hagas una idea de la expresión de auténtica angustia en su rostro.

Al señor López le quedan veinticuatro horas de vida. Acaba de consultar su saldo y eso es lo que pone en la pantalla del cajero. Ahora sabe que mañana a esta hora estará muerto. A juzgar por su expresión, no lo sospechaba. Tiene treinta y seis años y ha tenido una buena vida. Pero le asusta la idea de no existir. Ha llegado el momento de decir “¡Muerto soy, que la cosa siga sin mí!”, pero le ha pillado en bragas. Pobre señor López, ¿Qué hará antes de despedirse del mundo? Su último aliento está a punto de ser exhalado y su cuerpo pronto formará parte de la cadena alimenticia de unas simpáticas lombrices.

Sigamos por el principio.

Un buen día a alguien se le ocurrió que el Tiempo podría guardarse, acumularse o cederse. Hay gente que tiene tiempo de sobra. Hay gente que no encuentra tiempo para nada. Hordas enteras de jóvenes deseando que pase la semana para que llegue el fin de semana siguiente. Que maravilloso sería poder vivir en un fin de semana continuo, y deshacerse de esos días insulsos y prescindibles en lo que lo único que se hace es estar tirado en la cama o gritándole a mamá para que te prepare el desayuno a las doce del mediodía. Y qué bonito sería para todos aquellos que no tienen tiempo para hacer tanto como les gustaría disponer de ese tiempo perdido del que otros quieren desprenderse. Qué bonito sería hacer del tiempo un bien mueble con el que negociar.

Qué bonitas son todas estas ideas hasta que llega alguien y las pone en práctica.

Nadie cede su tiempo a cambio de nada. El negocio del tiempo es el negocio del futuro. Quien tiene tiempo, tiene un tesoro. Vamos a vender nuestro tiempo a precio de pulpo. Cómprame tiempo y todos felices. Los ricos se gastan sus fortunas en años enteros del tiempo de los pobres, que poco a poco se van haciendo ricos y quedándose sin tiempo para nada. ¿En qué gastar este dinero que he ganado vendiendo el tiempo del que ya no dispongo para gastarlo? A comprar más tiempo se ha dicho, es el negocio perfecto. Así va creciendo la “burbuja” y cada vez se vende más tiempo y más tiempo y más caro y más caro y un día… ¡plop!, explota como una pompa de jabón, sin hacer ruido.

Y el señor López se da cuenta de que con todo el dinero que tiene, no puede comprar más tiempo, porque no hay tiempo a la venta, y sabe que mañana va a morir. ¡Haberlo pensado antes de vender tu vida! le grita un piojoso que pasa por su lado. Le da igual. Total, las calles están llenas de los cadáveres de los miles de hipotecados que ven como su vida ha acabado de la noche a la mañana, los edificios arden y la gente corre despavorida.
Imagen

Avatar de Usuario
Dr. Heriberto Tchwok
Mensajes: 764
Registrado: 09 Abr 2011, 13:40
Ubicación: Ejerciendo libremente una clamorosa falta de felicidad.

Re: Concurso de relatos: La Muerte

por Dr. Heriberto Tchwok » 14 Oct 2012, 17:37

Pseudónimo: Kevin Carter
Título: Detrás del objetivo


Pues está escrito con arte. Lo malo es que he leído tanto acerca de la foto dichosa y he debatido tanto sobre ella que, bueno, igual me pillas saturado (lo que en absoluto es culpa tuya). Está mu bien.




Y aprovecho el mensaje para pedirle sinceramente disculpas a Pou. De verdad, colega, sabes que suelo mandar muchos relatitos y muchas tonterías pero es que me has pillado con exámenes, con una estancia en el extranjero y con el ojete torcido por ciertas tonterías. Pa otra vez será, supongo.
Imagen

Avatar de Usuario
SINVER
Mensajes: 5978
Registrado: 19 Feb 2011, 19:44
Ubicación: En un callejón sin salida.

Re: Concurso de relatos: La Muerte - A votar (31/10 23:59)

por SINVER » 14 Oct 2012, 19:06

Pseudónimo: Caronte
Título: De rocas y cometas


Está muy bien escrito y la historia es harto original, pero no se, algo le falta, que vaya más allá de la sorpresa inicial.

Pseudónimo: Henry Zimbraski.
Título: Historia de un romance bizarro.


Coooño. Intuyo quien es el escritor, e intuyo que lo deshilachado de lo escrito, aparte de las palabras, está perfectamente milimetrado, no ya para contar, si no para "provocar". No tengo claro que lo acabes de conseguir.


Voy a ver si acabo de comentar todos. Muchos textitos al final. Good news. :botar:
Imagen

Avatar de Usuario
SINVER
Mensajes: 5978
Registrado: 19 Feb 2011, 19:44
Ubicación: En un callejón sin salida.

Re: Concurso de relatos: La Muerte - A votar (31/10 23:59)

por SINVER » 14 Oct 2012, 20:15

Título: Papeles
Pseudónimo: Para todos


Esto ya lo he leído antes, Pou monamilll.

Está bien, no doubt.

Pseudónimo: Dragonzord.
Título: El hábitat.


De éste me gusta hasta el título. Zorionak.

Pseudónimo: Emily Corrie
Título: Balacera de narcos


Pues no me ha llenado. No está mal escrito, pero se echa de menos conocer algo más a los personajes. En una historia donde los sentimientos son tan importantes, escarbar un poco por dentro is recomended.

TIC-TAC, TIC-TAC Y ADIÓS.
autor: cuan_burda


Pues oye, la historia mola mucho, y no escribes nada mal, pero todo ese primer párrafo solo para decirnos la cara de susto que llevaba el hombre... a ver, no es que uno no pueda tomarse licencias para quedarse a gusto, pero creo que en este caso es demasiado larga, para no aportar en exceso. In my opinion.

Pero la idea mola. Muy bien traída.


Bueno, pues yo ya he comentado todo. Cuando tenga ganas ya os dejaré mis votitos. Ésta vez no va a ser fácil, hay muchos textos y de bastante buen nivel. Va a ser complicado decantarse por unos u otros.
Imagen

Avatar de Usuario
Green Eyes
Mensajes: 35694
Registrado: 21 Sep 2004, 21:52
Ubicación: Zeure bihotzaren ipar poloan.

Re: Concurso de relatos: La Muerte - A votar (31/10 23:59)

por Green Eyes » 14 Oct 2012, 20:58

¿Ya esta o todavia hay tiempo para los despistados? :oops:

Avatar de Usuario
PouPierce
Mensajes: 9677
Registrado: 25 Abr 2010, 20:43
Ubicación: Umbral de exigencia

Re: Concurso de relatos: La Muerte

por PouPierce » 15 Oct 2012, 08:58

Dr. Heriberto Tchwok escribió:Y aprovecho el mensaje para pedirle sinceramente disculpas a Pou. De verdad, colega, sabes que suelo mandar muchos relatitos y muchas tonterías pero es que me has pillado con exámenes, con una estancia en el extranjero y con el ojete torcido por ciertas tonterías. Pa otra vez será, supongo.

No digas tonterías, colega, si la cosa ha ido viento en popa.
Imagen

inútil cosmonauta
el que contempla estrellas
para no ver las ratas


eMe

Avatar de Usuario
PouPierce
Mensajes: 9677
Registrado: 25 Abr 2010, 20:43
Ubicación: Umbral de exigencia

Re: Concurso de relatos: La Muerte - A votar (31/10 23:59)

por PouPierce » 15 Oct 2012, 08:59

Green Eyes escribió:¿Ya esta o todavia hay tiempo para los despistados? :oops:

Si me lo mandas esta mañana te lo incluyo, va.
Imagen

inútil cosmonauta
el que contempla estrellas
para no ver las ratas


eMe

Avatar de Usuario
ignorancia de lección
Mensajes: 5085
Registrado: 16 Ago 2006, 04:59
Ubicación: Colorado

Re: Concurso de relatos: La Muerte - A votar (31/10 23:59)

por ignorancia de lección » 15 Oct 2012, 16:21

Creo que debo una explicación. Como autor que soy del texto titulado "Historia de un romance bizarro" he de dar algunas pistas de por donde ir. Sé que alguno habrá pensado: "¡Pero qué mente enferma ha podido escribir esto!".

Como premisa, antes, decir que como artista moderno creo que he de exigir del receptor del mensaje algún esfuerzo mayor que los dos minutos que lleva leer el texto despacio. Así que el juego es involúcrate tú, a ver qué pasa.

El texto en sí no tiene un significado muy claro, ni falta que le hace, ya que sólo lo conceví como una especie de pequeño ensayo, un intento de dar un rimo especial al texto pero haciéndolo con la fonética, aquí cada uno quizá le de un ritmo diferente al que se supone que podría darle... pero no es lo importante. Es una especie de buscar la musicalidad en la escritura a través del ritmo. El texto por supuesto está escrito para ser leido en voz alta (no hace falta gritarlo, que ya produciría una reacción diferente en el receptor del texto). Para ello he suprimido cualquier signo de puntuación, salvo los necesarios para truncar palabras (sólo por cuestión de dar el ritmo adecuado) y los únicos puntos que existen en el texto encapsulan en sí pensamientos que no tienen nada que ver con el mencionado texto. Pero esto es una cuestión mucho más filosófica o quizá también fisiológica. Me explico. Soy de la teoría que el lenguaje humano (escrito, hablado, por signos, etc...) se forma, o mejor dicho su formación, tiene mucha semejanza al funcionamiento de un ordenador. Mi pretensión es llegar a los niveles más bajos de donde se forma el lenguaje e intentar extraerlo de allí y sin terminar de formarlo plasmarlo en el papel. Intenté apoyarme en el rollo del monólogo interior y no ha funcionado.

Después de dicho esto, he de reconocer que cuando escribí el texto (aproximadamente tardé un cuarto de hora o menos) -es texto está sin revisar, así que es un ejemplo de escritura automática-. Estaba lleyendo por aquel entonces la poesía de Bukowski, como quince minutos antes de empezar a escribir me había fumado un petas de marihuana y bebía whisky, recomiendo el experimento de comparar textos escritos en las condiciones mencionadas con otros textos, que cada uno experimente con la suya.

PS.- Se me olvidaba. Cuando me deslíe un poco de mis cosas leeré y comentaré los otros textos presentados. Luego cuando sepa cómo he de votar lo haré también.

Avatar de Usuario
Green Eyes
Mensajes: 35694
Registrado: 21 Sep 2004, 21:52
Ubicación: Zeure bihotzaren ipar poloan.

Re: Concurso de relatos: La Muerte - A votar (31/10 23:59)

por Green Eyes » 15 Oct 2012, 17:20

PouPierce escribió:
Green Eyes escribió:¿Ya esta o todavia hay tiempo para los despistados? :oops:

Si me lo mandas esta mañana te lo incluyo, va.


Lo acabo de leer ahora. Nah, otra vez sera.

Avatar de Usuario
PouPierce
Mensajes: 9677
Registrado: 25 Abr 2010, 20:43
Ubicación: Umbral de exigencia

Re: Concurso de relatos: La Muerte - A votar (31/10 23:59)

por PouPierce » 15 Oct 2012, 20:23

Mañana por la mañana (8:15) colgaré el enlace al archivo con todos los relatos. Si me lo has enviado antes, lo meteré.
Imagen

inútil cosmonauta
el que contempla estrellas
para no ver las ratas


eMe

Avatar de Usuario
Trurl
Mensajes: 4326
Registrado: 19 May 2011, 00:18
Ubicación: Discutiendo con Clapaucio

Re: Concurso de relatos: La Muerte - A votar (31/10 23:59)

por Trurl » 15 Oct 2012, 20:36

Yo estoy leyendo los presentados y tomando algunas notas para comentar y votar aunque no haya mandado nada.
"Un hombre cruza la calle
Me quedo en una esquina aplaudiéndole
-¡lo logró!"
Gregory Corso

Imagen

Avatar de Usuario
SINVER
Mensajes: 5978
Registrado: 19 Feb 2011, 19:44
Ubicación: En un callejón sin salida.

Re: Concurso de relatos: La Muerte - A votar (31/10 23:59)

por SINVER » 15 Oct 2012, 22:54

Bueno, como alguien tiene que abrir fuego, me lanzo a votar:

El hábitat, por Dragonzord 15
Feliz cumpleaños Fernando, por tontuno_jorlll 10
Detrás del objetivo, por Kevin Carter 7
La sombra, por Peter Illich 5
La descuadernada, por Heraclio 3
De rocas y cometas, por Caronte 2
Papeles, por Para todos 1


La verdad es que el nivel medio de la mayoría de los textos es alto, con lo que realmente me ha resultado complicado elegir, sobre todo pasados quizás los que más me han gustado. Bueno, había que hacerlo. Hecho está.

Pou, el hilo está siendo un éxito en cuanto a participación, pero yo al menos echo de menos más opiniones de los textos.

Opinen, karajo. :x
Imagen

Avatar de Usuario
PouPierce
Mensajes: 9677
Registrado: 25 Abr 2010, 20:43
Ubicación: Umbral de exigencia

Re: Concurso de relatos: La Muerte - A votar (31/10 23:59)

por PouPierce » 16 Oct 2012, 08:29

Bueno, ahí van los archivos.

Formato docx

Formato doc
Imagen

inútil cosmonauta
el que contempla estrellas
para no ver las ratas


eMe

Avatar de Usuario
PouPierce
Mensajes: 9677
Registrado: 25 Abr 2010, 20:43
Ubicación: Umbral de exigencia

Re: Concurso de relatos: La Muerte - A votar (31/10 23:59)

por PouPierce » 16 Oct 2012, 08:31

SINVER escribió:Pou, el hilo está siendo un éxito en cuanto a participación, pero yo al menos echo de menos más opiniones de los textos.

Opinen, karajo. :x

Hombre, teniendo en cuenta que las votaciones no han hecho más que empezar, y que supongo que no seré el único que espera a esto para ponerse a leer y comentar, habrá que esperar a ver qué tal.
Imagen

inútil cosmonauta
el que contempla estrellas
para no ver las ratas


eMe

185 mensajes

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 16 invitados

Fecha actual 21 Abr 2021, 05:22