Victor Claver 3o 4??
Foro de debate general sobre cualquier tema de basket

Avatar de Usuario
Skype_val
Mensajes: 3441
Registrado: 19 Ago 2006, 13:26
Ubicación: València , la ciutat més viva del mon...

por Skype_val » 13 Jul 2007, 19:06

davidalop escribió:Leyendo este debate que ya ha asaltado en múltiples ocasiones el foro, siempre acabo discrepando en un plano: el papel de Katsikaris en la explosión de final de temporada de Claver. Me parece que su papel está tremendamente sobrevalorado, en especial por unas declaraciones aparecidas en Solobasket en las que el técnico griego describía las razones de la baja participación de la gran esperanza toronja y explicaba su negativa a una posible cesión: "Si lo cedes, pierde el tren. Tengo una gran experiencia sobre esto con jugadores que tuve en Atenas, que fueron cedidos y desaparecieron, perdieron el tren por jugar en un nivel más bajo. No es que dejen de jugar a baloncesto, pero juegan en nivel inferior y se quedan para siempre ahí."

Pero empecemos la historia por el principio. Víctor Claver Arocas, el gran producto de la cantera del Pamesa Valencia, daba el salto directamente a la ACB después de un verano espléndido, en el que consiguió la medalla de bronce en el Europeo U18 (y, con ella, la clasificación para el Mundial U19 que ahora mismo está disputando) con un equipo que generaba bastantes dudas, siendo elegido en el quinteto ideal del torneo.
La composición del equipo no parecía reservarle muchos minutos. Con Ricard Casas en el banquillo, su participación se limita a seis minutos en cinco partidos (en 3 ni siquiera salta a la cancha), con el triple que acabó en tremenda castaña en el Palau Blaugrana como imagen más representativa de esta primera etapa.
Claver siempre había sido descrito como una persona tímida e introvertida, a la que se le haría difícil rendir en situaciones nuevas y extrañas. Los pronósticos se confirmaban; tal vez necesitara un periodo de adaptación mayor al habitual. Las críticas, al cuerpo técnico por no darle más oportunidades y a él por sospechar no merecerlas, poblaban el foro.

La llegada de Katsikaris no cambia para nada el panorama. Los partidos en los que no pisa el parqué continúan y, en los que lo hace, malvive entre minutos de la basura. Su casillero anotador no se estrenará hasta la jornada 27, cuando consigue un punto ante el Gran Canaria.
Entre medio de todo este largo periplo, Katsikaris recoge el testigo de las críticas que antes eran reservadas para Casas. ¿Es mejor una cesión? ¿Se está cortando la progresión del jugador? ¿No merece realmente esa oportunidad, confirmándose así las sospechas de jugador conformista y escondido? Con todo este debate en auge, Katsikaris se desmarca con las declaraciones ya citadas: no habrá cesión; prefiere tener al jugador controlado cerca suyo. Parece una decisión lógica y legítima.

La historia resultaba demasiado monótona y aburrida. Y no dudo ni un segundo en afirmar que así habría sido hasta el final de temporada, de no ser por la desgracia vestida de ángel que le cayó al valenciano en sus manos: la lesión de su compañero Dejan Milojevic. Jornada 28, Girona- Pamesa: punto de inflexión. Ya nada volverá a ser como antes. ¿Por qué? Por su demostración de talento en el último cuarto del partido, siendo el jugador clave en la remontada de su equipo ante los hombres de Pesic.
A partir de aquí la historia nos la conocemos todos: Claver goza de muchos más minutos, deja ver todo su potencial, llegan los playoffs y, con ellos, la consagración de su efímera explosión en la primera ronda contra el Madrid. La otra imagen de su temporada, la de esta segunda etapa: Víctor le enseña a jugar duro a Hervelle con un mate in your face a dos manos (mirada desafiante incluida).


Acabado el tedioso pero imprescindible repaso a su temporada, supongo que podrá entenderse mejor por qué desconfío de la extendida suposición del gran criterio del preparador griego. Claver empieza a jugar minutos única y exclusivamente cuando se lesiona Milojevic. Ni entrenó mejor de golpe y porrazo, ni dio un salto de calidad de la noche a la mañana ni se alinearon los astros en Fontajau para la remontada de la que fue artífice. Existe el azar, pero nada acontece por casualidad.
Katsikaris echó mano de Claver cuando no le quedaba otro remedio: debía entrar en la rotación, era la única salida si no quería sobrecargar de minutos a sus jugadores interiores. El canterano respondió y el coach se limitió a seguir los pasos que dictamina la lógica: a grandes actuaciones, más minutos. Brillante, Fotis.

Vuelvo a incidir en que sus declaraciones me parecen totalmente legítimas. Las cesiones no siempre son la mejor solución, y más atendiendo a la personalidad del jugador en cuestión. Pero de ahí a decir que “ha tenido que ser un griego el que viniera a descubrirlo” como creo haber leído en alguna web, hay un camino por recorrer del que desconozco su trazado.

Pero ese no me parece el único motivo. Al fin y al cabo, toda esta historia me recuerda vagamente a otra película en la que Rony Seikaly actúa en el papel de Milojevic… Y, en el fondo, son guiones con puntos comunes, pero que explican historias radicalmente diferentes. Hay algo más.
En todas las ocasiones en que he podido ver a Claver en categorías inferiores he tenido la sensación inequívoca de que estaba siendo diseñado por los directores de la cantera toronja para ser un 3, un jugador exterior. El que en muchas ocasiones era el jugador más alto del equipo gozaba de una dimensión exterior pavorosa. Lanzaba con la misma libertad y facilidad que sus escoltas; corría al contraataque como sus bases y su repertorio ofensivo disponía de varias salidas válidas para penetrar desde el exterior. Mis impresiones se corroboraron cuando leí las declaraciones de algún miembro del staff de cantera del Pamesa, en las que se hablaba del tiempo que necesitaba el jugador para reconvertirse a 4, puesto que en categorías inferiores lo hacía como alero. Tras eso, ya si que no albergaba ningún tipo de duda: Claver había sido diseñado para jugar de 3 y, así, una pequeña porción de su gran labor se estará lanzando por la borda cada vez que el cuerpo del pelirrojo se vaya fortaleciendo físicamente para pegarse duramente en la pintura.
Incluso Luis Guil (seleccionador U18) lo reconoció acabado el pasado Europeo de la categoría. Lamentaba la conversión de Claver a la posición de 4, por pura necesidad del equipo, carente de jugadores altos y capaces en posiciones interiores. Pero reconocía abiertamente que esa no era su posición natural, algo así como “le dije a Víctor que debía sacrificarse y jugar de 4, que en el futuro sería uno de los mejores aleros del mundo, pero que nosotros le necesitábamos ahí, y debía hacerlo por el equipo”, citando de memoria.

Entiendo una conversión como esta de tipo circunstancial a nivel de selecciones. No seré yo quién descubra ahora a todos los futuros treses que disputan los europeos como cuatros. Soy y seguiré siendo muy crítico con esas conversiones pero, como mínimo, tienen una lógica que este caso adolece: la del rendimiento inmediato en pos de la victoria primando sobre la formación. Pero el salto de junior a senior a nivel de clubes, con un cambio del 3 al 4 me desconcierta. Y mucho. No le asocio un referente claro ni me parece una acción lógica de ninguna de las maneras. A no ser, claro, de los imperativos de la inmediatez, que pierden cualquier sentido tratándose de un prospect como Claver con el que no deberían existir prisas por hacer rendir bajo ese prisma. Katsikaris vuelve a desmontar mis razonamientos una vez más, con sus declaraciones recogidas en un artículo de Malo de Molina (Claver y Rubio: Los jóvenes prodigios toman el Playoff): “cuando llegué al equipo Claver jugaba de 3, pero tenía problemas para defender a jugadores más rápidos que él. Es un 4. Es lo que los americanos llaman un forward. Es un 4 que puede abrirse para tirar y juega de cara al aro”.
El griego es tajante: “Es un 4”, por lo que mientras él sea el entrenador, actuará en esta posición. No se desprende otra cosa de sus declaraciones.

El único motivo esgrimido es la defensa. Imagino que no somos pocos los que coincidimos en señalar su defensa como uno de sus puntos más débiles. Eso es lo que decanta su posición en la pista, la limitación de sus debilidades. Jamás entenderé cómo se puede intentar obtener el máximo de algo o de alguien sobreponiendo el amago de sus debilidades a la máxima potenciación de sus virtudes. No va conmigo, aunque supongo que eso ya son cuestiones que se alejan de lo estrictamente baloncestístico, pese a que la visión vital propia no deje de proyectarse constantemente en nuestra manera de concebir el deporte.
Si el gran argumento para decidir la posición del jugador es su falta de velocidad lateral imprescindible para defender a jugadores más rápidos que él, se puede contraponer tan simple y llanamente con las imágenes de todas las acciones en las que ha sido barrido de la zona por jugadores más fuertes y corpulentos que él. Me parecen excesivas las ocasiones en las que este imperecedero argumento actúa como tapón del talento.
Y, ojo, que, a mí, Claver siempre me ha dado la sensación de ser un defensor de perímetro decente (aparte, es muy capaz de robar balones anticipándose a la línea de pase con esos largos brazos). Incluso asumía que, entendiéndolo como su defecto, era más fácilmente subsanable en su salto al profesionalismo que no la falta de kilos, capaz de desequilibrar la estratagema defensiva de su equipo jugada tras jugada. Aunque debo reconocer que, aquí, cuanto menos, debo concederle el beneficio de la duda a Katsikaris, que para algo le ha seguido día a día en los entrenamientos.

Lamentablemente, no se priorizan sus potencialidades. Y, aquí, sí que lo expongo con muchas menos dudas: son mayores como exterior que como interior. En cualquier caso, y esto no me parece discutible, a Claver le favorece un juego rápido, sea cual sea su posición en estático. Corre muy bien la pista y sabe acabar magníficamente los contraataques, así que todo equipo que tenga uno de sus fundamentos en la velocidad favorecerá enormemente a su brillo.
Hablando en estático, reúne muchas más herramientas para ser el mejor [no sé si será necesario el apunte, pero todo este post tiene como base la posibilidad de Claver de ser el mejor, de buscar el máximo de sus capacidades, y no encasillarlo únicamente en ser un gran jugador] como alero que no como ala-pívot. Su bote en velocidad me parece digno de cualquier exterior que se precie, no así posiblemente su bote en estático en distancias largas. No creo que su potencia en el primer paso sea espectacular, pero sí que reúne una considerable batería de posibilidades para lograr con éxito la salida en las penetraciones. Su tiro no es el de un interior que, con los años, ha desarrollado un acierto notable y lo usa como peligrosa arma; su tiro es válido ya mismo. Sin que me parezca excesivamente rápido, sí lo creo efectivo y bien ejecutado, aprovechando las posibilidades que le ofrece lanzar desde sus 2.05 (o más). No veo por qué considerarlo un interior capaz de lanzar desde el exterior cuando su tiro es mejor que el de muchos exteriores… desde ya, sin campus de tiro en América al estilo Hervelle o largas evoluciones temporales como las de Garbajosa.
En lo que a grandes recursos ofensivos se refiere, es el juego al poste bajo donde lo veo más cercano a la mediocridad. No me acaba de convencer ni su juego de pies ni su forma de finalización (a excepción del mate, usado sin piedad a la más mínima ocasión), aunque no dudo que lo acabe adecentando y pueda llegar a usarlo como una opción más de una inacabable batería de acciones ofensivas.

No me baso en su partido de ayer, sólo pretendo que, los que lo hayan visto, rememoren algunas imágenes. Tampoco pretendo debatir ni cuestionar su papel en el equipo ni la selección U19 en general, eso es carne de otro post. Sólo en forma de flash-back: sus 4 triples (4/6 en total, que sería un 4/5 teniendo en cuenta que uno se lanzó a la desesperada ante el final del cuarto; mejor que el resto de exteriores combinados, que hicieron un 3/17), una salida habilísima desde la esquina superior de la pantalla a 8.20 para acabar el segundo cuarto para remontar la línea de fondo, aunque luego perdiera el balón (no jugó prácticamente nada en penetración, pero esa acción me parece una grandísima muestra de que es capaz de ello) o las múltiples veces que llevó el balón en sus manos en el contraataque (mejor incluso, a mi modo de ver, que un base-escolta como Forcada).

Creo que mi diagnóstico es claro: no veo razones de peso por las que deba jugar de 4 en Pamesa. Si acaso, alguna discutible.





A Claver le ha hecho mucho daño el ‘efecto Ricky’, sobretodo en cuanto a la unanimidad de los aficionados, que nos dividimos entre el “es muy bueno, debe jugar” y el “todavía no ha hecho nada, exageramos por un mate en la cara de Hervelle”.
En el fondo, Claver es de los pocos que dan el salto directamente desde junior a ACB, disfrutando de minutos y protagonismo… para acabar siendo llamado por la selección nacional. Los dos últimos que lo consiguieron son dos super-clase/talento NBA: Rudy Fernández (en 2004) y Sergio Rodríguez (en 2005). Parece que nos estamos acostumbrando demasiado a ello, cuando es un hito al alcance de unos pocos elegidos, algo fuera de las condiciones normales. En cuatro generaciones, tres jugadores: Rudy por el 85, Sergio en la del 86 y Claver (88). Y digo esto por lo que supone igualar los que parecen escasos logros del valenciano a dos nombres que ya pueblan los corazones foreros.
Sus circunstancias son incomparables: Sergio es base, Rudy escolta-alero y Claver un 4 (ciñéndonos a su juego presente), así como su primera temporada, que los dos primeros disputaron completa, desde el primer momento. Claver ha necesitado tiempo, pero para los jugadores interiores el salto siempre se ha sobreentendido más tardío.
Tal vez el caso más semejante al suyo sería el de Carlos Suárez, que también tuvo que esperar media temporada para ser pieza importante de su equipo tras su etapa junior.
[Curiosamente, los únicos cuatro nombres de jugadores que recuerdo de salto directo a ACB en la temporada post-junior son españoles. Y digo curiosamente por aquello del mal estado de nuestra cantera y la invasión extranjera.]

Ya que he cogido carrerilla, vamos con una comparación meramente numérica de lo que fueron las primeras temporadas ACB de estos cuatro jugadores. Eso sí, a partir de la jornada 28, cuando todos ya tenían un rol consistente en su equipo. ¿Que es tremendamente parcial? Sí, por supuesto. Las estadísticas siempre mienten y, si son parciales, todavía más, pero no encuentro otra fórmula de poder plasmar cómo de cerca está Claver de dos jugadores que ahora, indiscutiblemente, son NBA.


Víctor Claver. Temporada 06/07
15 minutos, 8 puntos (56% tiros de 2; 32% triples; 63% tiros libres), 2 rebotes, 1 asistencia, 1 robo, 2 faltas recibidas. 8 de valoración.


Carlos Suárez. Temporada 04/05
12 minutos, 6 puntos (60% tiros de 2; 50% triples; 64% tiros libres), 2 rebotes, 1 asistencia, 1 falta recibida. 5 de valoración.


Sergio Rodríguez. Temporada 04/05
24 minutos, 9 puntos (59% tiros de 2; 25% triples; 58% tiros libres), 3 rebotes, 4 asistencias, 1 robo, 2 faltas recibidas. 8 de valoración.


Rudy Fernández. Temporada 03/04
27 minutos, 12 puntos (52% tiros de 2; 34% triples; 81% tiros libres), 4 rebotes, 2 asistencias, 1 robo, 4 faltas recibidas. 13 de valoración.


La comparación no tiene ningún sentido, lo sé. Bueno, de hecho, no es ninguna comparación. Son meros datos, una referencia respecto a los finales de temporada de los últimos 4 grandes hallazgos de nuestra cantera.
La importancia de Claver este año ha sido inferior a la que tuvieron Sergio y Rudy, aunque seguramente superior a la de un Carlos Suárez que no ha acabado de confirmar su potencial en las 3 temporadas que ya lleva en ACB.



Pero, más allá de todo esto, hay algo que me preocupa, ligado con el supuesto descubrimiento helénico en Valencia, y es la planificación para la próxima temporada. Si la apuesta por Claver hubiese sido realmente firme y no circunstancial ante la lesión de un compañero, la plantilla de esta próxima temporada le dejaría un hueco claro y evidente. Fuese en la posición en que fuese.
Veamos. Si Katsikaris mantiene que Víctor es un 4, la existencia de un cuarteto de interiores consolidados (Milojevic, Miralles, Rebraca, Garcés; incluso con la posible ayuda como ala-pívot de Timinskas) le relegan al puesto de 5º hombre interior. Si empieza a disputar minutos como alero, el fichaje de House (y la inminente llegada de Shammond Williams, que se supone permitiría jugar muchos minutos con dos bases, o con Avdalovic de 2) tampoco le dejan opción: Timinskas, House, Douglas, Avdalovic, Oliver, Williams y Claver para 3 puestos exteriores (sin contar a Urtasun, claro…).

Ante todo esto, la apuesta de Fotis Katsikaris por Víctor Claver no deja de parecerme muy difusa. Considero que, como mínimo hata el momento, se sobrevalora la participación del técnico en la explosión de Claver.
Pero siempre todo sigue en el aire. La respuesta la tiene Fotis y el devenir de la temporada 07/08. ¿Vuelta a empezar?


Un saludo.
Dios , chapeau. Te juro que me lo he leido todo :D
ImagenThe return of the king

Avatar de Usuario
L.Sprewell
Mensajes: 158
Registrado: 21 Mar 2002, 20:36

por L.Sprewell » 13 Jul 2007, 19:11

Lo que está claro es que sería un desperdicio descomunal si no explota sus increíbles cualidades técnicas, físicas y atléticas.

Tiene talento para ser de los mejores jugadores que hayan salido nunca de Europa.

Ahora sólo hace falta que ponga él de su parte (trabajo y más trabajo).

Avatar de Usuario
Sasa Radunovic
Mensajes: 24567
Registrado: 07 Abr 2002, 06:39
Ubicación: Sentado

por Sasa Radunovic » 13 Jul 2007, 19:17

Excelente el comentario de davidalop, gracias, muy interesante.

Si que te comentaría un par de detalles:

- Katsikaris en su primer partido al frente del Pamesa, jornada 6 me parece que fue, sacó de titular a Víctor Claver, eso si, para sentarlo en el banquillo rapidamente tras un par de errores del canterano. Al menos le mandó un mensaje de que sabía de su existencia.

- Cuando hablas de los interiores de Pamesa, el diseño de la plantilla y la competencia que supondrá para Claver, hay que decir que sus dos "rivales" en la posición de 4, Milojevic y Miralles, son dos jugadores que ya tenian contrato en vigor para esta temporada, es decir, no han sido renovados por Katsikaris.

- Hasta cierto punto, la renovación de un jugador en declive como Timinskas, cuando se podría haber buscado un alero estrella comunitario o norteamericano me parece sintomática, si se ha pensado en dejarle espacio a Claver.

Saludos
[i]I'll take old school over new school any day. Just give me couple of guys like Pittis, Middleton, Alexis, "Sugar" Richardson, Savic and I'll take on the world![/i] - Haris Mujezinovic

Avatar de Usuario
BLLP
Mensajes: 2867
Registrado: 01 Jul 2007, 13:19

por BLLP » 13 Jul 2007, 19:45

Yo prefiero sacar todo lo bueno de este jugador de 3, su tiro exterior y su capacidad reboteadora, de 4 seria un buen jugador con sus caracteristicas, de 3 un fenomeno si hace lo que se espera de el.

Avatar de Usuario
santafe
Mensajes: 19135
Registrado: 25 Dic 2003, 13:59
Ubicación: Torrent de l´Horta

por santafe » 13 Jul 2007, 20:08

Sí, muy bueno y currado el análisis. Yo no soy tan fino como Sasa así que en su misma línea te comentaré que hasta el último cuarto explosivo en Girona, Claver jugaba demasiados minutos porque cada vez que salía a la pista la cagaba, y no estábamos para experimentos. Por eso siempre he dicho que Fotis lo sacó en Girona dando el partido por perdido. Aún así, considero que la influencia de Fotis sobre la mejora en el juego de Claver es decisiva, necesitaba un entrenador que lo tratara con dureza y lo pusiese en su sitio.

Respecto a que Fotis considera que Claver es un 4, discrepo completamente. Supongo que esa idea se ha sacado de la transcripción incompleta de alguna de sus declaraciones. Yo he escuchado de su propia voz, la de Fotis, que Claver es un jugador que en USA sería sin duda un 3, pero que aquí en Europa quedan ya tan pocos aleros altos con los que emparejarlo, que será más sencillo que juegue de 4.

En toda está cuestión sobre si Claver es un 3 o un 4, o si Fotis cree que es un 3 o un 4, se entremezclan factores que provocan mucha confusión. Uno de ellos es que en el baloncesto americano las posiciones se nombran colocando a los jugadores en una zona 2-3 (por eso hay dos guards y un center entre los dos aleros) mientras que en el baloncesto europeo la nomenclatura está basada en una zona 1-2-2 (con un sólo base, dos aleros y dos pivots). Otro factor que introduce mucha confusión es que Fotis tiene un estilo de juego en el que se utilizan preferiblemente 3 bajitos para sí poder presionar a los exteriores en defensa y tirar mucho desde fuera. En un equipo entrenador por Pepu, selecciones aparte, Claver jugaría siempre o casi siempre de 3, como Jiménez.

Avatar de Usuario
trikitixa
Mensajes: 18260
Registrado: 05 Jul 2005, 01:11
Ubicación: Depende

por trikitixa » 13 Jul 2007, 20:22

Tremendo el post de davidalop. Me sumo al aplauso, que así da gusto entrar al foro.

Comparto su lectura sobre la importancia del entrenador, pero no tanto su lectura sobre su futura posición, por dos motivos.

Por un lado, si asumimos sus carencias en los movimientos interiores, un juego más próximo al aro puede facilitar su progresión, dada su juventud y que es un jugador con margen de mejora.

Por otro, el convencimiento de cómo en el futuro inmediato las diferencias entre posiciones son cada vez más difusas, siendo habitual ver cómo sólo un jugador permanece en las cercanías del aro ante la carencia de espacios.

¿Su futura posición en la cancha? No lo sé. Pero insisto en ver como una ventaja para Claver el uso que parece harán de él durante el próximo curso.

Con las reservas de no haber visto tampoco en exceso al jugador ni al Pamesa el pasado curso, claro.

Un saludo

Avatar de Usuario
Vukovic
Mensajes: 563
Registrado: 04 Dic 2005, 15:38

por Vukovic » 13 Jul 2007, 22:22

Claver mide 2'08 y debería jugar por condiciones de 4.
Otra cosa es que deba ser más duro defensivamente.
ImagenImagenImagen

Dragan Tarlac
Mensajes: 10472
Registrado: 12 Sep 2002, 19:04

por Dragan Tarlac » 13 Jul 2007, 22:36

¿Alguien sabe porque en Maristas jugaba de 4 y en Pamesa de 3? :mrgreen:
[url=http://www.google.com/][img]http://i304.photobucket.com/albums/nn200/nbacardDOTnet/zz%20NBA%20Photo%20Gallery/Anfernee%20Hardaway/n%20SHAQ/31_755_643129dc98ce901.jpg[/img][/url]

Gracias por aquellos maravillosos años...

DEMOSFILO
Mensajes: 3890
Registrado: 04 Ago 2006, 13:26

por DEMOSFILO » 13 Jul 2007, 22:56

Impresionante el analisis de davidalop.

Para leer este tipo de hilos empece a entrar en este foro, que pena qeu no abunden mucho.

Mi opinión sobre Claver: el juego en Europa es cada vez más abierto, casi no existen grandes pivots, (supongo que la emigración a la NBA es el motivo) y la figura del 4 a pasado de jugadores tipo F. Martin a tipo Garbajosa.
La zona se deja para un solo hombre y los otros cuatro jugadores juegan desde el perimetro. Asi juegan cada vez más equipos y el Pamesa de Fotis es un buen ejemplo, toda la zona para Garcés y los demas por fuera.

En conclusión en un equipo tipo Pamesa con un entrenador tipo Fotis, Claver es un 4 clarisimo.

Avatar de Usuario
pedrosmall
Mensajes: 3565
Registrado: 28 Jul 2002, 18:03
Ubicación: Villarreal

por pedrosmall » 13 Jul 2007, 23:55

davidalop escribió:Ante todo esto, la apuesta de Fotis Katsikaris por Víctor Claver no deja de parecerme muy difusa. Considero que, como mínimo hata el momento, se sobrevalora la participación del técnico en la explosión de Claver.
Pero siempre todo sigue en el aire. La respuesta la tiene Fotis y el devenir de la temporada 07/08. ¿Vuelta a empezar?


Un saludo.


Esto suele pasar con jugadores como Claver, Sergio, Navarro, Gasol, Lopez o Rudy.

Se suele exagerar en la típica frase "tal entrenador ha descubierto a Claver o Gasol", como si el chico hubiera aprendido a jugar en un mes.

Con las grandes estrellas creo que un entrenador lo tiene muy fácil. Se puede apostar por ellos porque además de talento, tienen ganas de triunfar, y estas dos cosas juntas suelen dar buenos resultados.

Los tantos hay que darselos, por ejemplo, a gente como Aito, y no precisamente por Gasol o Rudy. Los casos de gente como Guzmán o Flis si tienen mérito, y mucho. Jugadores bastante mediocres en los que es muy dificil apostar, y creo que Aito es de los pocos que tienen el valor de hacerlo.

Luego hay otros casos, como el de Comas o Ivanovic, capaces de tener un año entero a Rudy o Marc Gasol calentando y entrenando...

En cuanto al tema del post, siempre aposté que acabaría siendo un 4. Su evolución es parecida a la de Pau, pero su puesto natural es el de 4.

No entiendo como puedes decir que jugando de 4 no se explotan todas sus virtudes, cuando creo que es todo lo contrario. Es más rápido que la mayoría de pivots rivales y encima tiene un buen tiro con lo que puede abrir el campo a lo Garbajosa. Poco más se puede pedir.

Un saludo
Imagen

E.B. VILA-REAL

Avatar de Usuario
Congrio_Pelao
Mensajes: 4009
Registrado: 16 Mar 2006, 22:42

por Congrio_Pelao » 14 Jul 2007, 04:58

Yo no se cuanto mide,pero si se que es un chaval de 18 añitos.
Lo que mida hoy no vale para mañana,pues el tio sigue creciendo.No mucho mas,pero algun centimetrillo mas puede sacarse.

Este año jugara mucho mas de 4 que de 3,aunque se utilizara su polivalencia.

MAC77
Mensajes: 18682
Registrado: 02 Feb 2007, 09:17

por MAC77 » 14 Jul 2007, 09:45

Por sus cualidades técnicas y físicas, da la sensación de ser más un 3, pero creo que puede alternar sin ningún problema ambas posiciones.

Cada vez que lo veo jugar, me impresiona más. Tiene un futuro increíble.

DrChase
Mensajes: 406
Registrado: 23 May 2007, 01:50

por DrChase » 14 Jul 2007, 11:31

davidalop escribió:Leyendo este debate que ya ha asaltado en múltiples ocasiones el foro, siempre acabo discrepando en un plano: el papel de Katsikaris en la explosión de final de temporada de Claver. Me parece que su papel está tremendamente sobrevalorado, en especial por unas declaraciones aparecidas en Solobasket en las que el técnico griego describía las razones de la baja participación de la gran esperanza toronja y explicaba su negativa a una posible cesión: "Si lo cedes, pierde el tren. Tengo una gran experiencia sobre esto con jugadores que tuve en Atenas, que fueron cedidos y desaparecieron, perdieron el tren por jugar en un nivel más bajo. No es que dejen de jugar a baloncesto, pero juegan en nivel inferior y se quedan para siempre ahí."

Pero empecemos la historia por el principio. Víctor Claver Arocas, el gran producto de la cantera del Pamesa Valencia, daba el salto directamente a la ACB después de un verano espléndido, en el que consiguió la medalla de bronce en el Europeo U18 (y, con ella, la clasificación para el Mundial U19 que ahora mismo está disputando) con un equipo que generaba bastantes dudas, siendo elegido en el quinteto ideal del torneo.
La composición del equipo no parecía reservarle muchos minutos. Con Ricard Casas en el banquillo, su participación se limita a seis minutos en cinco partidos (en 3 ni siquiera salta a la cancha), con el triple que acabó en tremenda castaña en el Palau Blaugrana como imagen más representativa de esta primera etapa.
Claver siempre había sido descrito como una persona tímida e introvertida, a la que se le haría difícil rendir en situaciones nuevas y extrañas. Los pronósticos se confirmaban; tal vez necesitara un periodo de adaptación mayor al habitual. Las críticas, al cuerpo técnico por no darle más oportunidades y a él por sospechar no merecerlas, poblaban el foro.

La llegada de Katsikaris no cambia para nada el panorama. Los partidos en los que no pisa el parqué continúan y, en los que lo hace, malvive entre minutos de la basura. Su casillero anotador no se estrenará hasta la jornada 27, cuando consigue un punto ante el Gran Canaria.
Entre medio de todo este largo periplo, Katsikaris recoge el testigo de las críticas que antes eran reservadas para Casas. ¿Es mejor una cesión? ¿Se está cortando la progresión del jugador? ¿No merece realmente esa oportunidad, confirmándose así las sospechas de jugador conformista y escondido? Con todo este debate en auge, Katsikaris se desmarca con las declaraciones ya citadas: no habrá cesión; prefiere tener al jugador controlado cerca suyo. Parece una decisión lógica y legítima.

La historia resultaba demasiado monótona y aburrida. Y no dudo ni un segundo en afirmar que así habría sido hasta el final de temporada, de no ser por la desgracia vestida de ángel que le cayó al valenciano en sus manos: la lesión de su compañero Dejan Milojevic. Jornada 28, Girona- Pamesa: punto de inflexión. Ya nada volverá a ser como antes. ¿Por qué? Por su demostración de talento en el último cuarto del partido, siendo el jugador clave en la remontada de su equipo ante los hombres de Pesic.
A partir de aquí la historia nos la conocemos todos: Claver goza de muchos más minutos, deja ver todo su potencial, llegan los playoffs y, con ellos, la consagración de su efímera explosión en la primera ronda contra el Madrid. La otra imagen de su temporada, la de esta segunda etapa: Víctor le enseña a jugar duro a Hervelle con un mate in your face a dos manos (mirada desafiante incluida).


Acabado el tedioso pero imprescindible repaso a su temporada, supongo que podrá entenderse mejor por qué desconfío de la extendida suposición del gran criterio del preparador griego. Claver empieza a jugar minutos única y exclusivamente cuando se lesiona Milojevic. Ni entrenó mejor de golpe y porrazo, ni dio un salto de calidad de la noche a la mañana ni se alinearon los astros en Fontajau para la remontada de la que fue artífice. Existe el azar, pero nada acontece por casualidad.
Katsikaris echó mano de Claver cuando no le quedaba otro remedio: debía entrar en la rotación, era la única salida si no quería sobrecargar de minutos a sus jugadores interiores. El canterano respondió y el coach se limitió a seguir los pasos que dictamina la lógica: a grandes actuaciones, más minutos. Brillante, Fotis.

Vuelvo a incidir en que sus declaraciones me parecen totalmente legítimas. Las cesiones no siempre son la mejor solución, y más atendiendo a la personalidad del jugador en cuestión. Pero de ahí a decir que “ha tenido que ser un griego el que viniera a descubrirlo” como creo haber leído en alguna web, hay un camino por recorrer del que desconozco su trazado.

Pero ese no me parece el único motivo. Al fin y al cabo, toda esta historia me recuerda vagamente a otra película en la que Rony Seikaly actúa en el papel de Milojevic… Y, en el fondo, son guiones con puntos comunes, pero que explican historias radicalmente diferentes. Hay algo más.
En todas las ocasiones en que he podido ver a Claver en categorías inferiores he tenido la sensación inequívoca de que estaba siendo diseñado por los directores de la cantera toronja para ser un 3, un jugador exterior. El que en muchas ocasiones era el jugador más alto del equipo gozaba de una dimensión exterior pavorosa. Lanzaba con la misma libertad y facilidad que sus escoltas; corría al contraataque como sus bases y su repertorio ofensivo disponía de varias salidas válidas para penetrar desde el exterior. Mis impresiones se corroboraron cuando leí las declaraciones de algún miembro del staff de cantera del Pamesa, en las que se hablaba del tiempo que necesitaba el jugador para reconvertirse a 4, puesto que en categorías inferiores lo hacía como alero. Tras eso, ya si que no albergaba ningún tipo de duda: Claver había sido diseñado para jugar de 3 y, así, una pequeña porción de su gran labor se estará lanzando por la borda cada vez que el cuerpo del pelirrojo se vaya fortaleciendo físicamente para pegarse duramente en la pintura.
Incluso Luis Guil (seleccionador U18) lo reconoció acabado el pasado Europeo de la categoría. Lamentaba la conversión de Claver a la posición de 4, por pura necesidad del equipo, carente de jugadores altos y capaces en posiciones interiores. Pero reconocía abiertamente que esa no era su posición natural, algo así como “le dije a Víctor que debía sacrificarse y jugar de 4, que en el futuro sería uno de los mejores aleros del mundo, pero que nosotros le necesitábamos ahí, y debía hacerlo por el equipo”, citando de memoria.

Entiendo una conversión como esta de tipo circunstancial a nivel de selecciones. No seré yo quién descubra ahora a todos los futuros treses que disputan los europeos como cuatros. Soy y seguiré siendo muy crítico con esas conversiones pero, como mínimo, tienen una lógica que este caso adolece: la del rendimiento inmediato en pos de la victoria primando sobre la formación. Pero el salto de junior a senior a nivel de clubes, con un cambio del 3 al 4 me desconcierta. Y mucho. No le asocio un referente claro ni me parece una acción lógica de ninguna de las maneras. A no ser, claro, de los imperativos de la inmediatez, que pierden cualquier sentido tratándose de un prospect como Claver con el que no deberían existir prisas por hacer rendir bajo ese prisma. Katsikaris vuelve a desmontar mis razonamientos una vez más, con sus declaraciones recogidas en un artículo de Malo de Molina (Claver y Rubio: Los jóvenes prodigios toman el Playoff): “cuando llegué al equipo Claver jugaba de 3, pero tenía problemas para defender a jugadores más rápidos que él. Es un 4. Es lo que los americanos llaman un forward. Es un 4 que puede abrirse para tirar y juega de cara al aro”.
El griego es tajante: “Es un 4”, por lo que mientras él sea el entrenador, actuará en esta posición. No se desprende otra cosa de sus declaraciones.

El único motivo esgrimido es la defensa. Imagino que no somos pocos los que coincidimos en señalar su defensa como uno de sus puntos más débiles. Eso es lo que decanta su posición en la pista, la limitación de sus debilidades. Jamás entenderé cómo se puede intentar obtener el máximo de algo o de alguien sobreponiendo el amago de sus debilidades a la máxima potenciación de sus virtudes. No va conmigo, aunque supongo que eso ya son cuestiones que se alejan de lo estrictamente baloncestístico, pese a que la visión vital propia no deje de proyectarse constantemente en nuestra manera de concebir el deporte.
Si el gran argumento para decidir la posición del jugador es su falta de velocidad lateral imprescindible para defender a jugadores más rápidos que él, se puede contraponer tan simple y llanamente con las imágenes de todas las acciones en las que ha sido barrido de la zona por jugadores más fuertes y corpulentos que él. Me parecen excesivas las ocasiones en las que este imperecedero argumento actúa como tapón del talento.
Y, ojo, que, a mí, Claver siempre me ha dado la sensación de ser un defensor de perímetro decente (aparte, es muy capaz de robar balones anticipándose a la línea de pase con esos largos brazos). Incluso asumía que, entendiéndolo como su defecto, era más fácilmente subsanable en su salto al profesionalismo que no la falta de kilos, capaz de desequilibrar la estratagema defensiva de su equipo jugada tras jugada. Aunque debo reconocer que, aquí, cuanto menos, debo concederle el beneficio de la duda a Katsikaris, que para algo le ha seguido día a día en los entrenamientos.

Lamentablemente, no se priorizan sus potencialidades. Y, aquí, sí que lo expongo con muchas menos dudas: son mayores como exterior que como interior. En cualquier caso, y esto no me parece discutible, a Claver le favorece un juego rápido, sea cual sea su posición en estático. Corre muy bien la pista y sabe acabar magníficamente los contraataques, así que todo equipo que tenga uno de sus fundamentos en la velocidad favorecerá enormemente a su brillo.
Hablando en estático, reúne muchas más herramientas para ser el mejor [no sé si será necesario el apunte, pero todo este post tiene como base la posibilidad de Claver de ser el mejor, de buscar el máximo de sus capacidades, y no encasillarlo únicamente en ser un gran jugador] como alero que no como ala-pívot. Su bote en velocidad me parece digno de cualquier exterior que se precie, no así posiblemente su bote en estático en distancias largas. No creo que su potencia en el primer paso sea espectacular, pero sí que reúne una considerable batería de posibilidades para lograr con éxito la salida en las penetraciones. Su tiro no es el de un interior que, con los años, ha desarrollado un acierto notable y lo usa como peligrosa arma; su tiro es válido ya mismo. Sin que me parezca excesivamente rápido, sí lo creo efectivo y bien ejecutado, aprovechando las posibilidades que le ofrece lanzar desde sus 2.05 (o más). No veo por qué considerarlo un interior capaz de lanzar desde el exterior cuando su tiro es mejor que el de muchos exteriores… desde ya, sin campus de tiro en América al estilo Hervelle o largas evoluciones temporales como las de Garbajosa.
En lo que a grandes recursos ofensivos se refiere, es el juego al poste bajo donde lo veo más cercano a la mediocridad. No me acaba de convencer ni su juego de pies ni su forma de finalización (a excepción del mate, usado sin piedad a la más mínima ocasión), aunque no dudo que lo acabe adecentando y pueda llegar a usarlo como una opción más de una inacabable batería de acciones ofensivas.

No me baso en su partido de ayer, sólo pretendo que, los que lo hayan visto, rememoren algunas imágenes. Tampoco pretendo debatir ni cuestionar su papel en el equipo ni la selección U19 en general, eso es carne de otro post. Sólo en forma de flash-back: sus 4 triples (4/6 en total, que sería un 4/5 teniendo en cuenta que uno se lanzó a la desesperada ante el final del cuarto; mejor que el resto de exteriores combinados, que hicieron un 3/17), una salida habilísima desde la esquina superior de la pantalla a 8.20 para acabar el segundo cuarto para remontar la línea de fondo, aunque luego perdiera el balón (no jugó prácticamente nada en penetración, pero esa acción me parece una grandísima muestra de que es capaz de ello) o las múltiples veces que llevó el balón en sus manos en el contraataque (mejor incluso, a mi modo de ver, que un base-escolta como Forcada).

Creo que mi diagnóstico es claro: no veo razones de peso por las que deba jugar de 4 en Pamesa. Si acaso, alguna discutible.





A Claver le ha hecho mucho daño el ‘efecto Ricky’, sobretodo en cuanto a la unanimidad de los aficionados, que nos dividimos entre el “es muy bueno, debe jugar” y el “todavía no ha hecho nada, exageramos por un mate en la cara de Hervelle”.
En el fondo, Claver es de los pocos que dan el salto directamente desde junior a ACB, disfrutando de minutos y protagonismo… para acabar siendo llamado por la selección nacional. Los dos últimos que lo consiguieron son dos super-clase/talento NBA: Rudy Fernández (en 2004) y Sergio Rodríguez (en 2005). Parece que nos estamos acostumbrando demasiado a ello, cuando es un hito al alcance de unos pocos elegidos, algo fuera de las condiciones normales. En cuatro generaciones, tres jugadores: Rudy por el 85, Sergio en la del 86 y Claver (88). Y digo esto por lo que supone igualar los que parecen escasos logros del valenciano a dos nombres que ya pueblan los corazones foreros.
Sus circunstancias son incomparables: Sergio es base, Rudy escolta-alero y Claver un 4 (ciñéndonos a su juego presente), así como su primera temporada, que los dos primeros disputaron completa, desde el primer momento. Claver ha necesitado tiempo, pero para los jugadores interiores el salto siempre se ha sobreentendido más tardío.
Tal vez el caso más semejante al suyo sería el de Carlos Suárez, que también tuvo que esperar media temporada para ser pieza importante de su equipo tras su etapa junior.
[Curiosamente, los únicos cuatro nombres de jugadores que recuerdo de salto directo a ACB en la temporada post-junior son españoles. Y digo curiosamente por aquello del mal estado de nuestra cantera y la invasión extranjera.]

Ya que he cogido carrerilla, vamos con una comparación meramente numérica de lo que fueron las primeras temporadas ACB de estos cuatro jugadores. Eso sí, a partir de la jornada 28, cuando todos ya tenían un rol consistente en su equipo. ¿Que es tremendamente parcial? Sí, por supuesto. Las estadísticas siempre mienten y, si son parciales, todavía más, pero no encuentro otra fórmula de poder plasmar cómo de cerca está Claver de dos jugadores que ahora, indiscutiblemente, son NBA.


Víctor Claver. Temporada 06/07
15 minutos, 8 puntos (56% tiros de 2; 32% triples; 63% tiros libres), 2 rebotes, 1 asistencia, 1 robo, 2 faltas recibidas. 8 de valoración.


Carlos Suárez. Temporada 04/05
12 minutos, 6 puntos (60% tiros de 2; 50% triples; 64% tiros libres), 2 rebotes, 1 asistencia, 1 falta recibida. 5 de valoración.


Sergio Rodríguez. Temporada 04/05
24 minutos, 9 puntos (59% tiros de 2; 25% triples; 58% tiros libres), 3 rebotes, 4 asistencias, 1 robo, 2 faltas recibidas. 8 de valoración.


Rudy Fernández. Temporada 03/04
27 minutos, 12 puntos (52% tiros de 2; 34% triples; 81% tiros libres), 4 rebotes, 2 asistencias, 1 robo, 4 faltas recibidas. 13 de valoración.


La comparación no tiene ningún sentido, lo sé. Bueno, de hecho, no es ninguna comparación. Son meros datos, una referencia respecto a los finales de temporada de los últimos 4 grandes hallazgos de nuestra cantera.
La importancia de Claver este año ha sido inferior a la que tuvieron Sergio y Rudy, aunque seguramente superior a la de un Carlos Suárez que no ha acabado de confirmar su potencial en las 3 temporadas que ya lleva en ACB.



Pero, más allá de todo esto, hay algo que me preocupa, ligado con el supuesto descubrimiento helénico en Valencia, y es la planificación para la próxima temporada. Si la apuesta por Claver hubiese sido realmente firme y no circunstancial ante la lesión de un compañero, la plantilla de esta próxima temporada le dejaría un hueco claro y evidente. Fuese en la posición en que fuese.
Veamos. Si Katsikaris mantiene que Víctor es un 4, la existencia de un cuarteto de interiores consolidados (Milojevic, Miralles, Rebraca, Garcés; incluso con la posible ayuda como ala-pívot de Timinskas) le relegan al puesto de 5º hombre interior. Si empieza a disputar minutos como alero, el fichaje de House (y la inminente llegada de Shammond Williams, que se supone permitiría jugar muchos minutos con dos bases, o con Avdalovic de 2) tampoco le dejan opción: Timinskas, House, Douglas, Avdalovic, Oliver, Williams y Claver para 3 puestos exteriores (sin contar a Urtasun, claro…).

Ante todo esto, la apuesta de Fotis Katsikaris por Víctor Claver no deja de parecerme muy difusa. Considero que, como mínimo hata el momento, se sobrevalora la participación del técnico en la explosión de Claver.
Pero siempre todo sigue en el aire. La respuesta la tiene Fotis y el devenir de la temporada 07/08. ¿Vuelta a empezar?


Un saludo.


Estoy totalmente de acuerdo, Claver es un 3 claro, y todas sus características de juego son de 3, forma de encarar la canasta, de tirar, su mecánica de tiro en suspensión es sencillamente sensacional etc... A mi me recuerda por estilo de juego y perfil (siempre guardando las distancias) al mejor alero alto de la NBA en estos momentos, Tracy McGrady. Mc mide 204, Claver 205, tienen aparatos locomotriz parecidos, son tremendamente ágiles, coordinados y rápidos, para la altura que tienen, tienen un dominio de balón de escolta o base, y mecánica de tiro de raza blanca tirador, solo hay que ver los dos triples que metió en suspensión tirándose para atrás con un tío en sus narices contra Argentina ayer. Y estamos hablando de un chaval de 18 años, el tiro cuando más se mejora son con los años, y ya tiene un excelente tiro exterior, además que es un tiro muy difícil de defender porque arma el brazo por encima de su cabeza, y lo hace en suspensión, eso sumado a sus 2.05, lo hace tremendamente difícil.

En cuanto al papel que tendrá con Fotis, yo creo que va a ser muy amplio y decisivo, ya que en el último partido del playoff contra el Madrid ya salió de titular por delante de Miralles, jugando más minutos que su par. La clave estará cual será su papel con Milojevic recuperado, pero yo creo que los 20 minutos de rotación nadie se los quita, y en función de su rendimiento pueden y deben de ser más.

davidalop
Mensajes: 125
Registrado: 20 Sep 2003, 22:48

por davidalop » 21 Sep 2007, 22:07

Quisiera retomar a estas alturas el debate, no en el aspecto meramente posicional de Claver, sino en las interpretaciones que llegamos a hacer sobre los presuntos juicios que Katsikaris dejó entrever sobre él (tal como se lee, todo un poco enrevesado a todas luces). Y lo hago a colación de unas declaraciones del griego que se publicaron hace unos días y sobre las que no he leído nada al respecto. Es curioso, pero de vez en cuando, entre el infumable periodismo automatizado, aparece algo interesante divagando como por error entre los teletipos de la Agencia EFE.

Al grano, esto decía Katsikaris: "El año pasado me equivoqué al pensar que sólo podía jugar de 'cuatro' pero por su estilo también lo puede hacer muy bien de alero".

O, lo que es lo mismo: que ya podemos teorizar acerca de cómo creemos que un entrenador interpreta el juego de su pupilo, deducir intenciones a partir de precedentes y trayectoria pasada, entresacar conclusiones haciendo uso de declaraciones que por descontextualizadas, sesgadas o incomprendidas nos lleven a determinada conclusión... Todo eso en un sobreexagerado esfuerzo de espectador que no dispone de las herramientas suficientes para emitir un juicio de valores acerca de 'lo que se supone que él piensa del otro'.
Todo eso, para que luego aparezca el coach y diga que ha cambiado de opinión. Que había algo que no había visto. Que el paradigma ha vivido una suerte de mutación espontánea. Así, manda al garete todas unas (nuestras) cosmovisiones que gestaron un debate para mí apasionante... pero irresoluble a todas luces.


Desconozco qué es lo que ha hecho cambiar a Fotis de opinión pero, como mínimo, ahora sí que podemos afirmar sin temor al fallo y, a partir de declaraciones (supongo que globalmente aceptadas como) inequívocas, que antes le consideraba única y exclusivamente un cuatro. Que cuando dijo "Es un 4" la transcripción reproducía fidedignamente lo que se intuía como una sentencia tajante.

Lo que ya no sé es cómo tomarme estas declaraciones en estos momentos, tras un verano en el que su competición en el Mundial U19 ha acabado decepcionando y en el que la convocatoria con la absoluta no permite extraer muchas conclusiones, ni siquiera con pinzas.
Se deduce que el pelirrojo alternará el 3 con el 4, pero no sé si un pronóstico así es ya demasiado aventurado. De ello dependerá gran parte de su hype de cara al draft 2009.


De cualquier modo, interpretar así a tientas me parece tan arriesgado como apasionante. Tal vez de lo más interesante que se pueda hacer aquí en este foro, de lo que puede generar discrepancias y antagonismos más enriquecedores, porque nada está escrito y porque todo acaba tocando tanto la vertiente racional como la emocional de este juego. Y no querría volverme un escéptico...



PS: El concurso de mates puede ser un punto de inflexión a nivel psicológico para él. Que James Singleton no es Omar Cedeño...

Avatar de Usuario
¶RuLer©
Mensajes: 2048
Registrado: 12 Ago 2002, 01:43
Ubicación: 1. f. Acción y efecto de ubicar. 2. f. Lugar en que está ubicado algo.

por ¶RuLer© » 21 Sep 2007, 22:27

Pues yo la conclusión que saco de las palabras de Fotis sigue siendo a misma, que Claver es un 4, lo único que añade es que por sus características físicas puede jugar puntualmente de 3 y hacerlo bien. Algo bastante lógico en el basket actual. Por ejemplo, Avdalovic es base y ha jugado muchos minutos de escolta, eso no le hace ser menos base, en mi opinión.

Salu2.

P.D.: Por cierto, la noticia es de la página del Pamesa, no de EFE.
Imagen
"Preguntome si iba a Madrid por línea recta, o si iba por camino circunflejo. Yo, aunque no lo entendí, le dije circunflejo".

Avatar de Usuario
pingly
Mensajes: 4011
Registrado: 30 Jun 2003, 19:19
Ubicación: Salamanca (Quod natura non dat...)

por pingly » 21 Sep 2007, 22:45

Pues yo opino que si la única pega para que juegue de "3" es que le falta algo de desplazamiento lateral para cubrir a un alero explosivo, prefiero que entrene ese aspecto a que le hagan ganar masa muscular y lo inflen para jugar de "4"...

Veámoslo como un jugador polivalente... Y sería genial que pudiera llegar a jugar en ambas posiciones... en ataque abierto y jugando de cara al aro si le defiende un jugador más lento... O posteando a defensores más bajos... Y en defensa cogiendo al alero de turno si éste es un (por poner un ejemplo) Carlos Jiménez o Álex Mumbrú (que no son excesivamente rápidos) o al ála-pívot correspondiente si éste no es muy grande y "pesado".

¡VERSATILIDAD, señores!
Imagen

Avatar de Usuario
chuflo
Mensajes: 3555
Registrado: 04 Ene 2007, 19:18
Ubicación: MadriZ

por chuflo » 21 Sep 2007, 23:18

Mi opinión es que Claver debe ser 4, porque le costaría mucho defender a aleros más bajitos. Como dicen por ahi, puede ser un alero muy bueno en FIBA, pero como Ala-pivot llegará a la NBA (si no se estanca)
[IMG]http://i60.tinypic.com/14lpz6r.png[/IMG]

http://debravaspormadrid.blogspot.com -> En busca de las mejores patatas bravas de Madrid

Avatar de Usuario
Adc88
Mensajes: 5103
Registrado: 07 Dic 2006, 14:10

por Adc88 » 21 Sep 2007, 23:21

Carlos10 escribió:Claver se lo van a cargar, puede ser uno de los mejores aleros del mundo en un futuro, por no decir el mejor del mundo lo tiene todo tira de tres machaca rebotea asiste es rapido... pero de 4 se lo van a cargar, no sabe hacer ciertos movimientos de espaldas al aro...


Cuantos partidos de Pamesa has visto?

Cuantos 1 contra unos al poste has visto con Fotis en el baquillo?
Imagen
Imagen

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Majestic-12 [Bot] y 28 invitados

Fecha actual 29 May 2020, 09:04