la A.B.A. a la europea
Foro de debate general sobre cualquier tema de basket

Avatar de Usuario
cheatum6
Mensajes: 18314
Registrado: 21 Jun 2003, 12:48

la A.B.A. a la europea

por cheatum6 » 05 Sep 2009, 12:05

Cuando uno cree que ya es imposible llevarse sorpresas en esto del baloncesto siempre aparece una noticia, un viejo recorte que tira por tierra ese pensamiento.

En la Europa de los bigotazos, melenas y patalones campana en el ecuador de la década de los 70 surge la Liga de Baloncesto Profesional, la EPBL, a imagen y semejanza de esa bendita locura americana llamada ABA. Al igual que su competición hermana de USA se trata de una apuesta estrambótica con línea de tres puntos ¡en Europa se jugó con esta línea en los setenta!, marcadores amplios, yankis negros saltarines a poder ser, actuaciones musicales de todo tipo para amenizar , majorettes, también para amenizar (de paso para ver un cacho de pierna que por entonces la cosa estaba jodida) y nombres sonoros.
En el caso europeo que nos ocupa nuestra franquicia se llamó Iberia Superstar, un conglomerado de estadounidenses y una nota ibérca llamada Contreras, sin una sede fija celebró sus partidos en Badalona, Barcelona y Mataró.
El resto de equipos no eran menos sonoros: los temibles Belgium Lions, indiscutibles líderes de la competición, los Munich Eagles, los Swiss Alpines y para rematar Israel Sabras.


la pista de esta Liga Profesional Europea se pierde sólo tres meses después de su inauguración, ni una sola referencia de cómo acabó esa locura, aunque todos nos lo imaginamos.

Lo dicho, el pasado nos sigue dando aún fermosas historias por conocer.

Imagen
Imagen

Avatar de Usuario
itv
Mensajes: 17597
Registrado: 23 Ago 2007, 00:41
Ubicación: Na casa

por itv » 05 Sep 2009, 12:16

Coño, yo recordaba la (ejem) "primera liga profesional española" que se montó a finales de los 80 con (ejem) gran éxito de público, pero de esta no tenía ni idea.
Imagen
Imagen
El primer partido de baloncesto que vi en mi vida

Jossran
Mensajes: 6491
Registrado: 24 Jun 2004, 12:25
Ubicación: Málaga

por Jossran » 05 Sep 2009, 12:22

Yo tampoco tenia ni idea de esto, pero esta interesante, me he puesto a buscar mas informacion y hay un articulo de hace unos dias en Solobasket hablando de esto, lo cuelgo por si a alguien le interesa.

http://www.solobasket.com/contenidos/historias/solobasket/circuito/baloncesto/profesional/cbp/efimera/aba/espanola/c-22421.html

Avatar de Usuario
señor manning
Mensajes: 1053
Registrado: 02 Jul 2007, 23:06
Ubicación: Ubicación: Ubicación: Ubicación: Ubicación: Ubicación: Ubicación: Ubicación: Ubicación: Ubicación:

por señor manning » 05 Sep 2009, 12:29

Esa liga estaba abocada a la desaparición desde el principio, la licencia A de los suizos no estaba nada clara...

Creo que en el artículo que sacaron en Solobasket sobre la CBP español prometían una segunda parte sobre esta liga. Ya nos podrías poner los dientes largos :wink:
Gracias por volver

Imagen

Avatar de Usuario
El monstruo del pimiento
Mensajes: 8122
Registrado: 02 Ene 2002, 18:39
Ubicación: Desvirtuador Oficioso (y empollao)

Re: la A.B.A. a la europea

por El monstruo del pimiento » 05 Sep 2009, 12:34

cheatum6 escribió:Imagen


¿Dónde están los correctores de la RAE del foro?
Ahi ese cartel tipical espanis, con el nombre del equipo mal y la hostia, joer si ni ellos sabían como se llamaban
Imagen

Novio de Hello escribió: Sujetar cuando se gana, empujar cuando se pierde, siempre es lo mismo. Aquel día estuve sembrado.

Avatar de Usuario
cheatum6
Mensajes: 18314
Registrado: 21 Jun 2003, 12:48

por cheatum6 » 05 Sep 2009, 12:43

El CBP era un engendro español, cordobés, y más tardío, varios de mis compañeros de equipo estuvieron a punto de jugar en un club de ese circuito que al final optó, razonablemente, por mantenerse en 2ª División de la FEB.

La Liga Profesiona Europea tiene matices más cachondos, primero por el año de su puesta en marcha, debió ser un shock para aquellos españolitos ver un partido así,como comentan el público no entendía ni esas reglas ni esa forma de juego, tampoco las interrrupciones para las actuaciones musicales o los numerosos tiempos muertos. Lo más raro del caso fue que las franquicias eran estadounidenses, aquellos locos americanos pensaban que podía haber mercado en Europa hasta que se toparon con la cruda realidad, sólo nos interesaba el fútbol.
Junto al draft italiano esta noticia es de las más extrañas que he podido leer.
Imagen

meej
Mensajes: 63630
Registrado: 29 Mar 2005, 12:23

Re: la A.B.A. a la europea

por meej » 05 Sep 2009, 12:52

cheatum6 escribió:la pista de esta Liga Profesional Europea se pierde sólo tres meses después de su inauguración, ni una sola referencia de cómo acabó esa locura, aunque todos nos lo imaginamos.


Pues no, que acabaron la temporada con el triunfo de los Sabras de Tel Aviv, entrenados por Herb Brown con ML Carr como estrella. Lo primero que supe de esta liga fue una referencia a que Carr "había sido campeón de europa". Estos americanos, me dije yo, siempre igual. Si éste no jugó copuropa ni nada. Empecé a tirar...

Tengo algunos Rebote de cuando se plantea, es muy curioso pero no tengo la historia completa. Dos empresas competían por organizarla, una representada por Josean Gasca y otra por Robert Busnell. Ahora miro.

Avatar de Usuario
icnios
Mensajes: 3838
Registrado: 11 May 2005, 19:38
Ubicación: En mi casa

por icnios » 05 Sep 2009, 14:41

Que curioso :D
HAY VIDA MÁS ALLA DEL FÚTBOL!
Imagen

pneuma
Mensajes: 3929
Registrado: 27 May 2005, 13:12

por pneuma » 05 Sep 2009, 14:49

hostia, meej, Josean Gasca es el auténtico "abuelo de HESTO".

Quiero, no, exijo, toda la información.

Habrá que preguntar al señor Añua que creo que se movió en los 70 por esa america de Dios y me suena que alguien comentó que quizás conoció a los New Yok Nets.

Un saludo

meej
Mensajes: 63630
Registrado: 29 Mar 2005, 12:23

por meej » 05 Sep 2009, 14:55

Mientras sucedía esto, Añúa estaba entrenando en Francia. Es que en un artículo lo entrevistan y todo. Eso sí, don Xabier tuvo entrada para el famoso partido de desempate de la ABA que no se pudo jugar.

Toda la info no la tengo, pondré la que he. Como curiosidad, este tema reavivó el debate sobre el "jugador player" o "jugador marrón", las dos formas de llamar a los jugadores FIBA que en la práctica eran profesionales aunque seguían constando como amateurs (sólo eran "pross" [sic] los de la NBA). Aún no sé si me gusta más lo de "jugador marrón" (por lo de decirles a la cara que son una caca, pero con respeto) o lo de "jugador player" (por mi infancia en el campo de Gibraltar).

meej
Mensajes: 63630
Registrado: 29 Mar 2005, 12:23

por meej » 05 Sep 2009, 16:58

Imagen

¿UNA LIGA PROFESIONAL EN EUROPA? Un Tema para Debate.

Un reportaje de Justo Conde.

Sin lugar a dudas, el gran "boom" baloncestista de las últimas semanas lo constituye el anuncio de esa gran Liga Profesional Europea que, si inicialmente empezó a comentarse con ciertas reservas y excepticismos, ahora va tomando cuerpo y trazas de convertirse en realidad. Hace ya un par de años se nos informó que Mr. Walter Kennedy, el presidente de la NBA estadounidense, había empezado a poner su mirada en nuestro viejo continente, como nuevo e idóneo terreno para ampliar el campo de acción de su espectacular competición, quizá despertando su interés por Europa por el hecho de que cada vez fuera mayor el contingente de jugadores americanos que, desechados para poder enrolarse en los escasos equipos que integran la "élite" "pross" estadounidense, optaban por venirse a Europa a jugar como "amateurs marrones".

Desde aquel entonces, nos consta que han sido muchos los viajes que han realizado a Europa los colaboradores de Mr. Kennedy, especialmente con motivo de las fases finales de nuestras copas de Europa, para así poder calibrar la capacidad de público que el basket europeo atraía en sus grandes celebraciones. Paro, no obstante, nada más en concreto se nos añadía en estos dos últimos años, lo que nos hizo pensar de que [sic Mr. Kennedy debía haberse enfriado en sus proyectos, viendo éstos como irrealizables.

Pero hete aquí que, pocas fechas antes de la pasada Navidad, desde Francia nos llegaban noticias de que el tema volvía a cobrar actualidad. Nos enterábamos de que Guy van dem Broeck. entrenador de la selección nacional belga, acababa de regresar de Estados Unidos, encargado por la ABA (la otra gran liga “pross” rival de la de Mr. Kennedy) para contactar con los más importantes núcleos europeos en donde pudiera interesar participar en una Liga Profesional Europea, abandonó [sic] así el terreno para que a principios del actual año, cuando llegara a Europa el comisario general de la citada ABA, pudiera ya empezarse a trabajar en firme sobre el ambicioso proyecto.

Así, de primer momento, todo parecía dar la impresión, de que los señores de la citada ABA le habían ganado por la mano la partida a Mr. Kennedy en su “descubrimiento profesional de Europa”. Y nada más lejos de la verdad.

La realidad era de que desde hacía más de un mes, ya andaban por Europa dos representantes de la «World Sports Corporation» importante organización deportiva profesional que, como primer paso, se había domiciliado en Ginebra. Estos señores. Mr. Jim Corburn y Mr. Steve Arnold han proyectado instaurar en Europa la «World Team Tenis» que ya funciona en América, así como ligas continentales profesionales de basket y hockey-hielo. Para más detalles, les diremos que Mr. Corburn fue miembro fundador de la Liga ABA, pero que actualmente, dentro de la «World Sports Corporation» y por lo que al baloncesto se refiere, actúa en estrecha relación con la NBA de Mr. Walter Kennedy.

Estos dos señores estuvieron en Madrid y Barcelona visitando las instalaciones deportivas cubiertas de ambas capitales, calibrando sus posibilidades financieras de cara a ser escenarios de su competición baloncestista, quedando en nuestro país como su representante, el gran as de la raqueta, Andrés Gimeno, al tiempo que también entraron en contacto con nuestro compañero en las tareas periodísticas y a la vez de reconocido prestigio como promotor de grandes espectáculos deportivos, Carlos Pardo.

Esta visita a España de los señores Corburn y Arnold, coincidiendo casi con al regreso de América del belqa Van dem Broeck nos hizo suponer, y no sin fundamento, de que [sic] iba íntimamente relacionado y que todos trabajaban para un mismo fin. Lo que con el paso de breves semanas quedaría demostrado que no era cierto, sino todo lo contrario.

LA LUCHA NBA - ABA PROSIGUE EN EUROPA

Para todo aquel que se halle medianamenta informado de cuanto sucede en la «Meca» del basketball, no es noticia el saber que entre la NBA y la ABA existe una fuerte lucha. La aparición en escena de la ABA truncó el placentero dominio que Mr. Kennedy y su NBA ejercía en el campo del baloncesto profesional. La lucha que desde un principio impuso la ABA que presidía Mr. George Mikan —otrora gran estrella de la NBA— para hacer subir la cotización de su competición, empezó a encarecer el mercado de jugadores, creando fuerte competencia a los clubs afiliados a la NBA. Hace dos años se habló de que ambas ligas se iban a fusionar, lo que no pasó de simples rumores, aunque lo que sí fue cierto es que Mr. Kennedy amplió la estructura de su competición distribuyendo los equipos en cuatro sectores en fugar de los dos con que venía jugándose.

Por eso ahora, es muy sintomático que en cuanto Mr. Kennedy ha creído oportuno dar el primer paso hacia Europa, sus rivales de la ABA hayan hacho lo propio, iniciando una carrera de captación aunque con muy diferente matiz. Mientras los representantes de la NBA han venido actuando con cautela, silenciosamente, en auténtico trabajo de tanteo y prospección; los comisionados de la ABA han empezado a hacer declaraciones del más variado matiz, autodefiniéndose casi, como profetas de la nueva frontera del baloncesto europeo, al tiempo que empezaron a contactar con algunos de los más importantes clubs europeos interesándoles en abandonar el seno federativo para pasarse a su nueva organización: la EBA (“Europea [sic] Basketball Asociation”).

Lo más curioso del caso es que de esta doble vertiente, de esta competencia a nivel europeo entre los, llamémosles “concesionarios” de la NBA y la ABA no nos hemos enterado hasta hace muy pocos días; desde que Mr. Jim Corburn, que estuvo nuevamente en Barcelona —concretamente los días 7, 8 y 9 del corriente— al enterarse del eco que empezaban a tener en nuestro ambiente las manifestaciones hechas en París por los se-ñores Guy van dem Broeck y nuestro compatriota José Antonio Gasea —del que hablaremos más adelante— se apresuróa aclarar: —Nuestra organización nada tiene que ver con la de ese señor Van dem Broeck. Nosotros representamos a la «World Sports Corporation», entidad ya oficialmente constituida y que tiene la representación de la NBA para Europa, mientras que ellos tienen previsto constituirse oficialmente el día 8 de marzo próximo en París, sin que, de momento, se les reconozca la necesaria fortaleza económica para llevar a cabo su proyecto, que es el mismo que nos trajo a nosotros a Europa.

Y el señor Corburn añadía más tarde: —Además, nosotros no venimos a cambiar el basket europeo; no venimos a trastocar su propia estructura ni a robarle jugadores; nuestro proyecto es crear una competición al igual, que la NBA, con jugadores americanos jóvenes, recién salidos de la Universidad, de gran categoría, para que puedan forjarse en esa competición europea y poder dar más tarde el salto a la NBA. Por contra, esos seño-res, parece ser que ya se han dirigido a algunos clubs de Francia, Italia e incluso España —por nuestra parte, les diremos que José Antonio Gasea se ha dirigido al Kas— interesándoles pasarse al profesionalismo.

Resulta evidente, pues, que se ha iniciado una lucha abierta de “captación de mercados” entre la NBA y la ABA que, de momento, parece mostrarse con terreno mejor abonado para los primeros.

JOSÉ ANTONIO GASCA, OTRA VEZ A ESCENA

Aún recordamos los tiempos en que José Antonio Gasca, como “hombre fuerte” del Atlético San Sebastián, provocaba grandes polémicas durante las asambleas nacionales; recordamos que ya entonces, propugnaba por instaurar el profesionalismo. Años más tarde, criticado e incomprendido marchó a Francia, lo que demostraba que sí, que él había ya dado un paso en firme para ser auténtico profesional del baloncesto. Con más desgracia que suerte, ha pasado tres años en el vecino país, hasta el punto de haber sido cesado, también en vísperas de Navidad, en el Le Mans, por causa de su antagonismo con el jugador Arthur Kennedy. Despido que impide a Gasea seguir en Francia la próxima temporada.

Y Gasca, apenas anunciado su cese, se destapaba con estas declaraciones: —Las estructuras del basket amateur son demasiado pequeñas para el interés del público, jugadores y entrenadores. Sufre actualmente una crisis de crecimiento y desarrollo y yo no quiero pagar los platos rotos.

«Desde ahora yo sólo me ocuparé de equipos con jugadores que tengan contratos auténticamente profesionales, a fin de que de un rendimiento perjudicial para el equipo puedan ser sancionados con retención de salarios o de primas. Si no, el entrenador siempre está sujeto a la gracia o chantaje permanente de sus Jugadores.

«Desde ahora yo me consagraré al basket profesional. Y es muy posible que aquí mismo en Francia, ya que creo que ha llegado la hora de su lanzamiento en Europa.

Su cese en Le Mans coincidía con la llegada de Guy van dem Broeck. Lógico, por lo tanto, que Gasca aprovechara la coyuntura, aparentemente favorable, para unirse a la nueva frontera. Ahora bien, lo que nos extrañó es que José Antonio Gasca se autoatribuyera la representatividad de los clubs o entidades españolas en esa organización EBA de inminente creación, y que con mayor ambición aún, aspira que ésta sea sólo el primer paso para llegar a la creación de la “World Basketball Asociation” con la idea de poder celebrar anualmente una serie final entre los campeones de la ABA americana y la EBA europea.

¿COMO SERA LA LIGA PROFESIONAL EUROPEA?

No sabemos, en concreto, cuáles son los proyectos de la EBA, ya que tanto Van dem Broeck como Gasca solamente han hablado de teorías, pero no han concretado nada. Esperemos que tras esa importante reunión del próximo día 8 en París, den ya datos concretos.

Ahora bien, por su parte, Mr. Jim Corburn sí que nos ha dado datos más concretos; datos que hará públicos el día 6, también en París, en su primera rueda de prensa oficial —adelantándose en 48 horas a sus rivales— y que en breves trazos ya conocemos. La idea de la “World Sports Corporation” es, inicialmente, crear ocho sociedades anónimas en otras tantas capitales europeas, cuyos equipos integrarían jugadores y entrenadoras americanos, a poder ser, llevando a cada ciudad jugadores de origen o ascendencia de dicho país, cosa, por otra parte, fácil en la prolífera cantera basketbolística estadounidense. De momento, ya existe base firme para formar equipos en Dusseldorf (Alemania); París (Francia), Ginebra (Suiza), y un país del Benelux (Bélgica, Holanda o Luxemburgo), así como también en Italia, en donde su representante, Cario de la Vita, tiene ya una firma comercial muy poderosa Interesada en patrocinar el equipo. Quedan por cubrir algunas plazas, y espera que sean España, Yugoslavia y Grecia quienes las cubran, de cara a la primera liga experimental, ya que luego, ésta iría ampliándose.

Se calcula que para cada equipo se necesitarán algo así como 28 millones de pesetas, de los cuales 20.000 dólares deben ser pagados en concepto de derechos de participación en la Liga, competición que permitirá jugar a cada equipo treinta partidos en su feudo.

Hasta aquí hemos expuesto con toda clase de detalles, todo lo concerniente a este, hoy por hoy, apasionante tema. Y decimos, apasionante por las controversias que de él se han derivado en nuestro ambiente. ¿Puede ser interesante para el propio basket la puesta en escena de esta competición-espectáculo?

¿Puede, por contra, estropear y pudrir más las raíces de nuestras clásicas estructuras? De momento, hay un hecho muy sintomático: el de que justamente en estos momentos, la FIBA haya empezado a reconsiderar el hecho de que la categoría de “jugador player” —instaurada por los tenistas— pase también a cobrar vigencia en el baloncesto. Con este paso, de producirse, se habrá eliminado el ya tan repetido y ridículo apaño de “recalificar” a todos aquellos jugadores salidos de la Liga Profesional ABA y que vienen a Europa para fichar por uno de sus equipos dependientes de la FIBA —fue la única solución que supo hallar la FIBA tras aquel escándalo que se provocó en España con el fichaje de Randy Stoll por el Manresa y que luego se repetiría en Francia, Bélgica e Italia— a la vez que se soslaya el peligro que esa irrupción del profesionalismo “made in USA” en Europa pudiera, con el tiempo, producir en las competiciones nacionales y en las propias selecciones nacionales. ¿Será el jugador “player” la única categoría que aceptará la FIBA en un futuro no muy lejano?

De momento Mr. Corburn se entrevistó con Mr. Jones, como premisa indispensable antes de iniciar sus trabajos de prospección europeos, y quedó bien concretado, que la organización de aquél, para nada se interferiría en el baloncesto europeo, tanto por lo que se refiere a respetar a sus jugadores como las fechas clásicas en que se juegan sus competiciones tradicionales. Aunque, claro está, con el paso del tiempo y si esta Liga Profesional prosperase... ¿seguirán teniendo vigencia estos acuerdos? Normal, por lo tanto, que la FIBA, adelantándose a los acontecimientos, haya preferido prevenir que curar. Y conste que nada se ha concretado oficialmente sobre este punto “player”, pero tengan por cierto que está en estudio y en la mente de Mr. William Jones.

Y tras esta amplía exposición de tan especial coyuntura, bueno será pulsar la opinión de quienes mejor pueden opinar sobre ella, ye que como inicialmente hemos dicho, es un tema para debate. Vayamos a él.

-----

Y ahora, tras haber expuesto a su consideración el proceso de esta interesante historia cuyo final queda oculto en el futuro, permítaseme exponer mi particular opinión de simple aficionado, de hombre que vive Intensamente, por su profesión periodística, el amplio mundo de nuestro baloncesto. Una opinión que iniciará el debate, pero que no pretende sentar cátedra [sic] de incuestionabilidad. Será, como queda apuntado, una opinión, subjetiva en todo caso, da un simple aficionado.

Resulta evidente que la afición por nuestro querido deporte crece a pasos agigantados y es evidente, también, que este incremento no tiene paralelismo en cuanto al mejoramiento de las competiciones, en buscarles nuevos alicientes y mayor Interés, sino todo lo contrario. Y creemos no hace falta exponer ejemplos.

Por otra parta, resulta también incuestionable que el mayor atractivo, el máximo objetivo que toda competición nacional encierra, es el de a través de ella poderse catapultar a las grandes competiciones europeas. El intrínseco valor de los títulos quedaron hace tiempo subordinados a estos logros. ¿Acaso de años ha, no colma las aspiraciones de nuestros clubs el poder jugar la final de la Copa del Generalísimo, mejor aún contra el Real Madrid, pues ello representa la seguridad de jugar la Recopa?

Queda, pues, claro que el baloncesto, a sus grandes clubs, les resultan estrechas las propias limitaciones nacionales y sólo aspiran a jugar en las Eurocopas, aun y contando que este calendario queda limitado a cinco eliminatorias a jugar en casa en el mejor de los casos y la final, para los mejores. Realmente, se trata de un muy limitado premio para cubrir las necesidades que los elevadísimos presupuestos acarrean. Pero aun y así los clubs luchan con este único objetivo.

Y otro factor, también evidente, es que esos clubs poderosos, los «europeizados», encuentran la actual estructuración de las Eurocopas un poco «demodé»; la ilusión de esos grandes seria poder llegar a la Liga Europea, pero esto es casi imposible, so pena que la F.I.B.A. no se decida antes a eliminar a todos esos países cuyos campeones, año tras año, hacen el papel de simples comparsas o Ir a la creación de dicha Liga, pero con Primera y Segunda División, lo que tampoco aceptarían los países «subdesarrollados», cuyo único aliciente es recibir, una vez al año, la visita de uno de los grandes europeos. Queda, pues, claro que incluso esas prestigiosas Eurocopas empiezan a perder Interés; que necesitan una nueva reestructuración.

Llegado, pues, a este punto considero interesante esa experiencia que nos brindan los promotores americanos, con esa Liga Europea que cubra tan amplio calendario que es, a la postre, el viejo sueño de nuestros clubs poderosos. Ahora bien, como al emitir esta opinión alguno puede pensar que ya pensamos en que nuestros clubs poderosos den el paso al frente de cara a esa aperturismo profesional «made in USA», nos apresuremos a decir que no queremos matizar sobre este punto. Que nos limitamos a aplaudir la idea de esa Liga Europea Profesional, pero sin otras puntualizaciones respecto a quiénes deberían jugarla. Este es un punto, el más delicado, que no podemos entrar a matizar.

Queda claro que el proyecto de la «World Sport Corporation» es el más sano, el más factible de prosperar, ya que mantendría una total autonomía con la F.I.B.A. al tiempo que no dañaría —de momento, claro— las propias y tradicionales estructuras del baloncesto europeo. Ahora bien, ¿tendrá éxito y continuidad, una vez superada su fase de novedad, ante la circunstancia de faltarle la total entrega del público, al no existir el lógico apasionamiento que toda representatividad encierra? No olvidemos que se trataría de una competición espectáculo, puesta en escena por jugadores todos ellos foráneos. ¿Existiría esa comunión entre el público y al equipo? En Estados Unidos existe, cierto, pero la idiosincrasia y concepción que del deporte tienen los espectadores estadounidenses y europeos es muy diferente.

Y, claro está, el otro proyecto, el de la E.B.A., que defiende nuestro compatriota José Antonio Gasea, queda más cerca de este nuestra idiosincrasia, pero choca abiertamente con los intereses estructurales y tradicionales del basket europeo. Se trata de crear una Liga Profesional Europea, con jugadores europeos entremezclados con americanos, como sucede ahora, pero con la atracción de los actuales clubs separando a éstos de la égida federativa, y esto, por el momento, lo vemos Irrealizable. Es una experiencia demasiado temeraria, que ni los clubs se atreverán a intentarla, ni la F.I.B.A. permitirá que se lleve a cabo.

Imagen

Imagen
Y en este contraste de pareceres, no podía faltar en una de las partes, en principio más interesadas en que este proyecto cuaje en realidad. Desde el primer instante en que se empezó a hablar de este tema, se dijo, y con fundamento, de que el F. C. Barcelona andaba interesado en participar en esa Liga Profesional, en ser e! equipo representativo de la Ciudad Condal en ese gran carrusel europeo. Por ello, nadie mejor que don Alberto Sadurní, administrador general de las Secciones Deportivas del F. C. Barcelona, para conocer la opinión azulgrana.

—¿Qué opina Alberto Sadurní, como simple aficionado al baloncesto, de este proyecto?
—Opino que se trata de un proyecto sumamente interesante, toda vez que Estados Unidos ya ha demostrado su calidad e interés arrastrando millones de espectadores.

—¿Se interesa ciertamente el Barcelona por este proyecto?
—El Barcelona está interesado, en principio, siempre que se sepa la calidad de los equipos que integrarán esta Liga, que es como decir tener garantizado el éxito en cuanto a interés de la competición. No olvidemos que disponemos de un palacio polideportivo con capacidad para 6.000 espectadores, en el que necesitamos ofrecer espectáculo para que sea rentable, pero un espectáculo entre semana, no solamente los domingos en que nuestro programa deportivo está saturado.

—¿Significa esto que el Barcelona piensa renunciar a la Liga Nacional?
—Ni muchísimo menos. El Barcelona está interesado en esa Liga Profesional, pero con independencia absoluta a poder continuar participando en las competiciones nacionales con jugadores declarados «amateurs», aun y quedar demostrado que nuestra Liga Nacional, con sus equipos actuales, no tiene más interés que cuando se disputan los puntos tres o cuatro equipos punteros.

—El querer participar en este doble frente, profesional y amateur, ¿no implicaría un evidente contrasentido, en plan comparativo y terminaría por restar todo interés en seguir manteniendo el equipo de competición nacional?
—No cabe duda alguna de que para el buen aficionado, siempre resultarán más interesantes unos partidos de carácter internacional, con dos puntos en litigio, que lo que está sucediendo ahora, en que hay equipos que tan sólo tienen categoría para estar en Segunda División. Nuestro deseo en poder encuadrarnos en esa nueva competición, no implica a que renunciemos a los títulos nacionales: creo que ambas facetas son compatibles como ya sucede, por ejemplo, en el fútbol.
>»Pero como —continúa— tampoco podemos olvidarnos de los intereses generales del baloncesto español, de nuestra selección nacional, considero que deberían condicionarse algunas cláusulas que respaldaran ambas facetas, como podría ser el que en esa Liga Profesional no pudieran jugar hombres con edad inferior a los 25 años.

—Creo adivinar, por lo que acabas de decir, que el Barcelona piensa en un equipo profesional no totalmente americano, sino que con jugadoras nativos también. Y es por aquí por donde pueden venir los problemas para que este proyecto sea realidad. Esta es la teoría del grupo, llamémosle Gasca, el de la EBA. que es el que parece encontrar mayor oposición en la FIBA
— No es eso precisamente. El grupo como tú dices de Gasca, sólo pretende dar interés a la competición con la presencia de clubs importantes, pero sin entrar en mayores detalles.

—¿Así pues, el Barcelona prefiere la oferta de los representantes de la ABA que no la de los de la NBA?
—A estos señores no les conozco, al Barcelona sólo se le ha dirigido el señor Gasca.

—¿Asistiréis a la reunión del día 8 en París?
—El Barcelona no irá a París, pero sí estará representado en dicha reunión, pues aun y no teniendo nada decidido en concreto, sí que tenemos la opción de ser uno de los dos equipos españoles en esa Liga Profesional.

Por lo que se deduce, el señor Gasca tiene la representatividad del F. C. Barcelona dentro de esa futura EBA. Y mientras tanto, los señores de la NBA siguen prospeccionando el terreno barcelonés.

Imagen

Imagen
Lógicamente, en este debate, interesaba conocer cuál era la postura u opinión de la FIBA, su reacción ante una circunstancia que puede muy bien crearle un auténtico cisma ideológico. Por lo tanto, nos pusimos en contacto con Raimundo Saporta, pero éste, muy hábil y cortésmente, eludió toda respuesta sobre el particular, diciendo que no podía ni estaba capacitado para opinar al respecto por no conocer detalles concretos, aunque sí nos dijo que podíamos ponernos en contacto directo con la sede central de la FIBA en Múnich. Y así lo hicimos.

Pero fracasamos en nuestra intención de hablar con Mr. William Jones. Se nos dijo que estaba ausente de Múnich. Pero allí estaba, con su voz, la señorita Úrsula Franck, brazo derecho en todos los trámites burocráticos de la FIBA para Mr. Jones. A ella, por tanto, Ie formulamos nuestras preguntas.

—¿Cual es la postura de la FIBA con respecto a esta anunciada Liga Profesional Europea de organización o promoción americana?
—“No comment”.

—Una respuesta muy abstracta que nada dice —pinchamos— Creo que la actual situación obliga a la FIBA a concretar su postura.
—La FIBA, en estos momentos, no puede definirse. Algo sabe, aunque no oficialmente, de ese proyecto. Por lo tanto, tampoco puede definirse de una forma concreta. Hay que esperar acontecimientos y sólo entonces adoptar posturas.

—Insisto. Si ya en toda la Europa baloncestista se viene hablando sobre este asunto, sobre los posibles problemas que a la actual estructuración de nuestro basket podría comportar, es lógico que de cara a una confirmación de todo cuanto ahora se rumorea, se hayan pensado medidas preventivas.
—La única medida que si puedo adelantarle se tomaría, llegado el momento, sería la de descalificar a todo aquel jugador que firmara contrato profesional, con lo cual ya no podría volver a jugar con la selección nacional de su país.

— ¿Pero y si se diera oficialidad a la categoría “player” como también se viene rumoreando'?
—Este es un problema que no atañe a la FIBA; es un problema a escala universal [sic] que deberá decidir el Comité Olímpico Internacional y que, particularmente, no creo sea antes de la Olimpiada de Montreal.

—Antes me ha dicho que la FIBA no estaba enterada oficialmente de los proyectos de esta Liga Profesional, lo acepto, pero de lo que hasta ella ha llegado extraoficialmente, a través de las informaciones de los periódicos, ¿qué opina?
—Mire, lo único que si puedo decirle es que tanto algunas federaciones, como algunos clubs particularmente, nos han dicho que han dicho rotundamente que no a las ofertas que se les ha hecho. Las federaciones se oponen al proyecto y los clubs no ven suficientes garantías ni atractivo en cambiar.

—¿Todas las federaciones?
—Puede decirle que las que más se especula como interesadas en apoyar el proyecto, o sea, Bélgica, Francia, Italia. Austria y España.

—¿Y también los clubs?
—Puedo también decirle que el Ignis e Innocenti, de Italia, han hecho oídos sordos a los repetidos llamamientos que se les ha hecho.

—¿Ha habido alguna consulta especial de un club, o de clubs españoles?
—Consulta ninguna, sólo la categórica respuesta de uno de ellos, saliendo al paso de ciertos rumores. El Real Madrid no jugará esa Liga, y con eso creo haber satisfecho su curiosidad. ¿Queda satisfecho?

Y como estos interrogatorios finales eran clara invitación a poner punto final a la consulta, eso mismo es lo que hice. Punto final.

Avatar de Usuario
makerSEVILLA
Mensajes: 213
Registrado: 18 Jul 2009, 23:08
Ubicación: Sevilla City

por makerSEVILLA » 05 Sep 2009, 17:09

Sinceramente impresionante, ver triples en los 70, tener un estilo ABA en españa, debate sobre una liga profesional.. sinceramente curioso y lo raro es que no se haya hablado mucho de esta liga..
PLAY HARD//I FEEL DEVOTION//

Avatar de Usuario
sunara
Mensajes: 19735
Registrado: 16 Ene 2004, 20:30

por sunara » 05 Sep 2009, 17:14

Que grande, yo no tenia ni idea pero resulta fascinante

meej
Mensajes: 63630
Registrado: 29 Mar 2005, 12:23

por meej » 05 Sep 2009, 17:16

Lo más grande es que si no me equivoco, la terminó organizando la propia FIBA a través de Robert Busnel. Es decir, que si lo he entendido bien la FIBA organizó y operó una competición que estaba al margen de la FIBA.

Avatar de Usuario
Al Lopez
Mensajes: 7528
Registrado: 13 Jul 2009, 10:53

por Al Lopez » 05 Sep 2009, 17:17

Si lo hubiera pillado la NBA que hubiera pasado? :idea:
Imagen
If I could just leave my body for the night

pneuma
Mensajes: 3929
Registrado: 27 May 2005, 13:12

por pneuma » 05 Sep 2009, 17:19

Imprescindible, como tú meej.

Gracias

meej
Mensajes: 63630
Registrado: 29 Mar 2005, 12:23

por meej » 05 Sep 2009, 17:36

En el número 153 (abril de 1974) se menciona el tema de pasada en un comunicado de la FIBA:

Imagen

Detalle de la referencia en los párrafos finales:

Imagen

meej
Mensajes: 63630
Registrado: 29 Mar 2005, 12:23

por meej » 05 Sep 2009, 18:17

Imagen

Imagen

En aquel primer comentario hacíamos una exposición de cómo se había llegado al momento en que los promotores americanos habían puesto su mirada en Europa para ampliar la geografía del «basket-pros», además de exponer nuestra particular opinión al respecto y recoger la de algunos personajes caracterizados. Luego, en sucesiva edición, comentábamos el fracaso del primer interesado en el proyecto, la EBA (European Basketball Association), al tiempo que aguardábamos la definitiva respuesta que debía darnos el otro grupo, la IBA (International Basketball Association), que en aquellos momentos, al menos así querían mostrarse, parecía dispuesta a aceptar todas las cláusulas que la FIBA propusiera. Pero desde aquel comentario, además de transcurrir varios meses, más de medio año, se han producido una serie de acaloradas controversias antes de llegarse a la definitiva solución, que creemos interesante realizar una detallada exposición, ya que todo ello materializa un capítulo importante en la propia historia del baloncesto mundial. Pues con esta aceptación del profesionalismo en Europa no les quepa a ustedes duda de que se inicia una nueva etapa en la historia de este deporte.

LA FIBA SE CERRÓ DE BANDA

Está visto y comprobado que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Viene este recuerdo a cuento en razón de que, a pesar de la experiencia que podía haber ofrecido el fracaso de la EBA tras su enfrentamiento a la FIBA, creíamos que la IBA no iba a echar en saco roto aquella experiencia y su comportamiento iba a ser muy otro. Pero no fue así.

Aquella EBA promovida por el belga Van der Broeck y el español Gasca, apoyada inicialmente por el capital del francés Marcel Leclerc, se precipitó en hacer ruedas de prensa, en calificarse como representantes de la ABA americana y en amenazar a la propia FIBA, cuando en realidad no disponían de capital suficiente, ni tampoco asegurada la materia prima para poner en marcha su proyecto: equipos o, lo que es mejor, grupos financieros para promover éstos. Por esto fracasó antes de nacer, puesta en evidencia por el propio Mike Storen, presidente de la ABA estadounidense, quien negaba haberles otorgado representatividad alguna. Rabo entre piernas, desaparecieron por el foro los señores Leclerc, Van der Broeck y Gasca.

Lógicamente, y tras esta fantasmada, quedaba el terreno muy bien abonado para que el equipo de míster Jim Corburn, de la World Sports Limited, y su proyectado IBA pudiera irrumpir con garantía en escena; solamente que aprovechándose de la experiencia de sus rivales predecesores.

Resultaba evidente que la FIBA había empezado a enseñar las uñas. Se había cerrado totalmente en banda y se oponía a la invasión en sus dominios del basket profesional, habiendo, como primera premisa, lanzado sus primeras notas conminatorias de descalificación a quienes entraran en negociaciones con los promotores americanos.

Durante aquella primera fase de controversia entre la FIBA y la EBA, la World Sports Corporation de míster Corburn se apresuraba a hacer declaraciones para presentarse como los «buenos» de aquella historia. Recordemos que el señor Corburn declaraba: «No venimos a cambiar el basket europeo; no venimos a trastocar su propia estructura ni a robarle jugadores; nuestro proyecto es crear una competición al igual que la NBA, con jugadores americanos jóvenes, recién salidos de la universidad, de gran categoría, para que puedan forjarse en esa competición europea y poder dar más tarde el salto a la NBA».

Pero en cuanto la EBA desapareció de escena la IBA empezó a callar, a no ampliar detalles en tomo a sus magníficos proyectos. Toda la información que recibimos de este lado nos llegó a través de nuestro amigo y gran periodista Carlos Pardo, a la vez que afamado promotor de espectáculos deportivos. Inicialmente dichas informaciones constituían un cúmulo de noticias a cuál más importante relacionadas con el futuro del Catalans Estels, primer club profesional que se creaba en España. Se nos hablaba de McGuire, el reputado «coach» de la Marquette University, como entrenador del Catalans Estels; se daba como un hecho la contratación de destacadas figuras para integrar la base de este equipo. Se nos aseguró, a quienes mostramos desde el primer momento interés en este tema, una reunión con míster Jim Corburn en su próxima visita a Barcelona. Pero por lo visto a estos señores no les interesaba someterse a posibles preguntas indiscretas de los periodistas, ya que de aquellas previstas ruedas de prensa, nada de nada. Como tampoco nada de nada de la contratación del «coach» McGuire, ni la del extraordinario John Lucas como jugador. Como cortina de humo se especuló más tarde la contratación de Wilt Chamberlain, pero sólo especulaciones. Ante esta postura de dar sólo veladas y fantasiosas informaciones, pero rehuyendo dar la cara y prestarse al diálogo, cosa por otra parte lógica para quienes desean ganarse un mercado, una afición, optamos por empezar a desconfiar de todos aquellos bellos augurios de Jim Corburn cuando de ganar la partida a la EBA se trataba. Una vez desaparecida ésta creyeron que el camino les quedaba expedito y llano, prefiriendo reunirse y dar ruedas de prensa, caso de que en verdad las dieran, allí en Houston, que no aquí en Barcelona, que era donde en realidad debían operar y negociar.

MUTISMO COMPRENSIBLE

Pero este mutismo, este esquivar a la prensa, tenía sus motivaciones. La IBA, que inicialmente había prometido respetar las estructuras del basket europeo, cuando creyó llegado el momento de empezar a operar fue a lo suyo, prescindiendo de todas las recomendaciones de la FIBA, y que inicialmente habían aceptado. Empezaron a mostrarse disconformes con el tener que jugar los viernes y lunes, como tampoco aceptaron el no poder fichar a jugadores europeos. El fichaje y contratación realizado en Bélgica a Willy Steveniers fue el primer acto público de no acatamiento a las ordenanzas de la FIBA o de insubordinación. Nada de extraño, por lo tanto, que la FIBA, que des-de el primer instante mostrara predisposición hacia míster Corburn y su equipo, optara por cerrarse también de banda y ponerse en guardia. Desde aquel instante empezó la controversia. La FIBA con notificaciones o declaraciones muy parcas, insistía en oponerse al basket profesional en Europa; la IBA, en cambio, empezaba su campaña de notificaciones —en España a través de su cabeza visible, Carlos Pardo—, intentando mostrarse como víctima del poder monopolizador de la FIBA. Pero, eso sí, siempre a través de astutas notificaciones y atacando esos puntos débiles que la FIBA ofrece y que tan bien conocemos cuantos vivimos este deporte. Pero sin querer dar el paso de ponerse a disposición de los informadores especializados, para que éstos pudieran colocarles en difícil situación a contestar algunos puntos que, si han sido expuestos en letra impresa, han quedado sin respuesta.

LA FIBA: SÍ, PERO NO; NO. PERO SÍ.

Y a todo esto, ¿cuál era la sincera opinión de la FIBA? Podemos asegurarles que desde el primer momento en que empezó a hablarse del profesionalismo Raimundo Saporta, principal cabeza visible de la FIBA a nuestro alcance, nunca se nos mostró totalmente contrario al «basket-pross». Saporta, hombre inteligente y que conoce profundamente el terreno que pisa en este deporte, sabía que los adinerados promotores americanos habían puesto su mirada en Europa para ampliar la geografía del «basket-pross», tarde o temprano éste sería realidad, máxime cuando, detrás de esa su obsesión inversionista en un negocio al que muy pocos prevén rentabilidad, que daba el hecho de que todos estos dólares que pensaban Invertir en Europa, produjeran o no beneficios, quedaban amortizados por la reducción de impuestos que en Estados Unidos deberían pagar al fisco.

Saporta sabía, y con él la propia FIBA, se sobreentiende, que el intentar oponerse a la invasión del «basket-pross» en nuestro continente de una forma total y radical era abiertamente antipopular; era como demostrar miedo ante la posibilidad de perder su actual soberanía en este deporte. Faceta que ha sido astutamente explotada por la IBA en todos sus ataques al organismo de míster Jones.

Por todo lo cual podemos asegurar a ustedes que la FIBA siempre se mostró asequible a facilitar esta «invasión». Pero una invasión pacífica, nunca beligerante. Y con el fichaje de Willy Steveniers la IBA demostraba querer realizar una invasión beligerante.

La FIBA, a la postre, quiso beneficiarse del proyecto de unos hombres de negocios americanos; de algo que ella por sí sola nunca hubiera podido promocionar ni lanzar. Pero la FIBA tampoco podía cruzarse de brazos y. haciendo honor a la última de sus siglas, no intervenir para nada en un asunto que a muy corto plazo, no lo duden ustedes, hubiera terminado por minar primero, y destrozar después, su actual poderío. ¿Se imaginan ustedes que la FIBA, por aquello de ser un organismo que regula el baloncesto «amateur», se hubiera cruzado de brazos, dejando que la organización de la IBA campara por sus fueros? Tengan ustedes por seguro que, a poco que la experiencia de la primera Liga resultara medianamente; positiva, los clubs profesionales se hubieran lanzado al saqueo y captación de los mejores jugadores europeos. Porque resulta evidente, y esto lo sabían los señores de la IBA, que una competición europea jugada por americanos no ofrecería suficientes alicientes como para proporcionar a la misma un éxito de público. En cuyo caso, ¿qué fuerza hubieran tenido los clubs y federaciones adscritas a la FIBA para oponerse al éxodo de sus mejores figuras? Absolutamente ninguna. No nos extrañe, pues, que la FIBA, pensando en este peligro, que por directa derivación hubiera reducido su potencia fiscalizadora en el basket mundial, se opusiera a que el baloncesto profesional irrumpiera en sus dominios, a menos que fuera ella quien cuidara de encauzarlo, organizarlo y dirigirlo, estableciendo unas normas para que fuera posible la convivencia con el tradicional baloncesto europeo, el oficialmente mantenido bajo las reglas de «amateurismo» pero que es tan profesional como el otro.

LA FAVORABLE COYUNTURA DE LA FIBA

No hay que olvidar que, tras la desaparición de escena del senil ex presidente del Comité Olímpico Internacional, míster Avery Brundage, y con la subida al poder de su sucesor, lord Killanin, llegó el esperado aperturismo olímpico. Después de largos años de controversias y lucha contra la obcecación de míster Brundage, se está llegando, o se ha llegado ya, tras el último congreso del CIO en Viena, a una nueva concepción del deporte olímpico y del amateurismo. De acuerdo a los tiempos en que vivimos, ya se aceptan los deportistas compensados; los ya caducos «mandamientos» del barón De Coubertin han quedado archivados en el cajón de los olvidos. Era algo que tarde o temprano debía acontecer. No se puede nadar eternamente contra la corriente.

Ante esta favorable coyuntura, la FIBA, y en su última reunión del Bureau Central celebrada en Puerto Rico, recuerden que por fin solucionó uno de los más ásperos problemas que de tiempo debía superar, cual era el vivir poco menos que marginada y sin apenas ascendencia sobre el país cuna del baloncesto. Las relaciones entre la FIBA y Estados Unidos quedaban restringidas a los ciclos olímpicos, a la participación de USA en las Olimpiadas. En el ínterin la AAU (Amateur Athletic Union) ignoraba, o poco menos, a la FIBA, razón por la que a los campeonatos mundiales, al no mostrar aquélla interés en colaborar, USA mandaba una vez tras otra equipos de escasa potencia y categoría. Pues bien, en Puerto Rico la FIBA decidió no seguir reconociendo a la AAU como organismo principal del basket americano, ya que en realidad se trata de un comité olímpico nacional como el de otro país cualquiera, y, en cambio, decidió considerar a todos los efectos de federación nacional a la NCAA organismo que regula y dirige el basket universitario estadounidense, indiscutiblemente el más importante de aquel país. La FIBA, pues, daba el gran paso de acercamiento y confraternización con la Meca del basketball mundial a nivel amateur.

Creo que el amigo lector comprenderá por dónde vamos encaminando nuestras teorías. La FIBA, una vez solucionado ese problema que arrastraba de tiempo con el baloncesto estadounidense en la rama que le correspondía, o sea la amateur, ha visto ahora que con la introducción del «basket-pross» en Europa se le tiende un puente de oro para entablar diálogo con el gran monstruo del basket-USA, el «trust» profesional que dominan la NBA y la ABA. Sí, porque no les quepa la menor duda de que tras esta apertura al profesionalismo por parte de la FIBA no terminará en lo tocante a Europa, sino que puede derivar en un acercamiento entre este organismo y las poderosas NBA y ABA, y, ¿por qué no?, hasta un posible encuadramiento de éstos dentro de la propia estructura de aquélla una vez dado el primer paso al aperturismo profesional en Europa. Sería el definitivo paso para que la FIBA regentara todo el baloncesto mundial, a la vez que poner nuevamente paz y cordialidad entre la NCAA y las dos potencias «pross», NBA y ABA, dado que últimamente éstas empiezan a burlar con demasiada frecuencia las estructuras del basket universitario estadounidense.

Como comprenderán, puede ser una feliz coyuntura para la FIBA ésta que provocaron quienes quisieron montar su negocio en Europa. Antes les decíamos que el espíritu aperturista del COI favorecía el poder dar una mayor seriedad a este baloncesto tan falsamente amateur que se vive en casi todo el mundo. Parece un hecho consumado el que la FIBA elimine la última de sus siglas en su próximo Congreso Olímpico a celebrar en Montreal en 1976, cuyo momento pasaría a convertirse en organismo regulador de las dos vertientes de este deporte, la no profesional y la profesional, con posibilidades de organizar anualmente unas competiciones «open».

Por todo lo expuesto se comprende que la FIBA, desde el primer instante en que se empezó a hablar del tema, se le hicieran los dientes largos, aunque, por descontado, debió ponerse en guardia y pulsar todos los resortes a su alcance para que este movimiento profesional no escapara de sus manos, empezando por dar el más rotundo de los «no», para así dar paso a la solución más favorable para sus propósitos, que es, a la postre, la que como fruta madura ha caído finalmente en su capazo.

LAS RELACIONES FIBA-IBA

Desde el primer instante en que, desaparecida la EBA, empezó a moverse de forma digamos que oficial la IBA, míster Jones delegó en Raimundo Saporta todo el peso de las conversaciones con los americanos; conversaciones que se prodigaron a nivel de Saporta-Carlos Pardo, éste como delegado en España de la IBA y como «general manager» de los Catalans Estels, y ya en menor escala entre Saporta y Jim Corburn con Steve Arnold. De inmediato las dos primeras condiciones que impuso el primero fue el de no poder jugar en fechas que pudieran dañar a las competiciones nacionales o europeas, o sea, dejando a los profesionales los viernes y lunes; la segunda, el no poder contactar con ningún jugador europeo sin la previa autorización de su club y federación nacional, condiciones que nunca fueron aceptadas por la IBA, como lo demostró el hecho de haber firmado el primer contrato que se les puso a tiro, el del belga Steveniers. Fue entonces cuando la FIBA consideró que nunca sería posible la convivencia con la IBA, que el único medio viable para permitir la entrada del profesionalismo era que éste quedara bajo su propio control. Y esto fue lo que no aceptó la IBA de míster Corburn, ya que era como renunciar de inmediato a su negocio. No olvidemos que en todo este asunto la IBA era la única que iba a lograr beneficios fijos, al ser coordinadora y organizadora de una competición en la que quienes iban a exponer sus dólares eran los grupos financieros que patrocinaban los equipos a disputarla, quienes de momento ya habían abonado 50.000 dólares en concepto de «franquicia» a míster Corburn, que, con su medio millón de dólares recaudado, se había instalado ya en lujosa oficina en Ginebra.

Todos esperábamos que míster Corburn diera la cara, que organizara una de esas clásicas conferencias de prensa a la que tan dados son los americanos, para exponer sus planes; esas conferencias que, según se nos anunciaba repetidamente, estaba dando en Houston. Pero no, míster Corburn no podía enfrentarse a una serie de preguntas que, por descontado, no hubiera podido responder sin dejar clara su postura, los propósitos de la IBA, que eran, sin lugar a dudas, destrozar las estructuras del baloncesto europeo en su propio beneficio. En su lugar se limitó a distraer la opinión popular con una serie de gacetillas, que en España cuidó de difundir Carlos Pardo, y suponemos que en los otros países su representante oficial, tendentes todas ellas a presentarnos a la FIBA como un grupo de caciques que, contra todos los principios, querían impedir que nadie viniera a mediatizar su poderío. La IBA enseñaba solamente parte del Juego... de su adversario, pero seguía escondiendo su propio Juego. Quería demostrarnos que la FIBA impedía la entrada del profesionalismo en Europa, cuando la realidad era lo que la FIBA quería era poder controlarlo a su manera para lograr que no perjudicara ni resquebrajara las estructuras del actual baloncesto europeo, que era lo que a míster Corburn nada le importaba. Lógicamente, por tanto, y aun reconociendo que la FIBA intentaba beneficiarse de un proyecto ajeno, quienes hemos nacido en este baloncesto europeo, aun y reconociendo las muchas irregularidades que de tiempo ofrece la FIBA con su política caciquista, consideramos lógica y positiva su actual postura en este asunto.

Como europeos que somos no podíamos aceptar de buen grado que unos señores con espíritu empresarial, no deportivo, quisieran invadir Europa para imponemos sus proyectos por fuerza, sin querer amoldarse, y mucho menos aceptar las leyes deportivas de estos pagos. ¿Es que acaso para poder un industrial europeo instalarse —si es que le dejaran— en Estados Unidos no deberla aceptar una serie de condiciones que impone la legislación estadounidense? ¿Por qué, pues, esos alegatos a la Ley de los Derechos Humanos y a la «Ley Anti-Trust», que tanto prodigaron estos señores?

EN ROMA SE ENCENDIÓ LA MECHA

Y así, tras una larga serie de aplazamientos en lo que debía ser la definitiva reunión, el día 5 de octubre se celebró en Roma, con motivo de celebrarse en ésta el cuarto y último partido de la serle Europa-América, una reunión a nivel de la FIBA con las federaciones implicadas o amenazadas en el asunto profesional, tras la cual quedaba sentenciado el definitivo «no» al profesionalismo de la IBA.

En dicha reunión todas las federaciones apoyaron decididamente la postura de la FIBA en impedir prosperase el movimiento profesional, a excepción de Holanda, que se mostró indiferente. La razón de esa casi unánime oposición fue en razón a que la FIBA pidió y recibió la aprobación de prohibir que en toda aquella pista que fuera arrendada a la organización IBA pudieran autorizar las federaciones la celebración de encuentros oficiales de ellas dependientes, negando para ello el mandar árbitros y equipo auxiliar de mesa. De inmediato, los equipos de varias ciudades, como Ginebra, Tel Aviv y Lyon se quedaron sin recintos donde poder jugar sus competiciones nacionales. La más fuerte reacción llegó de Israel, en donde es a través del baloncesto en la Copa de Europa por donde el deporte israelita puede acercarse a Europa. La prohibición del profesionalismo llegó en dicho país por vía estatal.

Por lo que hacía referencia a España, la Federación Española se veía apoyada por la propia Delegación Nacional de Educación Física y Deportes, que de acuerdo a su propio Estatuto Orgánico, aprobado por orden ministerial en 1945, dicho organismo debe regular y controlar todo deporte que en plan competicional se celebre en territorio nacional. Y esta Liga Profesional era competición, como el caso de los Harlem Glober Troters, pongamos por ejemplo.

Resultaba, pues, claro que con ese veré dicto dado en Roma por la FIBA quedaba automáticamente declarada la guerra entre este organismo y la IBA. A ésta solamente le restaban dos posturas: o claudicar o llevar las cosas por la tremenda. Que es lo que inicialmente pareció cuando de inmediato, a las cuarenta y ocho horas de saber ese veredicto de Roma, Carlos Pardo en nombre de la IBA lanzaba su primer y furibundo ataque mediante una nota difundida por la agencia Alfil a todos los periódicos españoles. Interesa dejar constancia de dicha nota, ya que en toda esta historia habrá tenido vital importancia. Hela aquí:

Lamentamos profundamente esta ruptura de negociaciones cuando todo hacía esperar lo contrario, pero pese a ello la IBA sigue con el firme propósito de iniciar la Liga Profesional en diez ciudades, entre ellas Barcelona. El propósito de la IBA y nuestro es abrir un baloncesto profesional honesto y claro, que ponga fin de una vez al malestar que existe en tantos clubs y aficionados, que ven cómo la FIBA tolera, y hasta estimula, un baloncesto mal llamado «amateur», en el que miles de jugadores cobran altos sueldos y contratos, en clara vulneración con el espíritu olímpico. La IBA dispone de un abultado «dossier», que han hecho sus abogados, con pruebas fehacientes de que en Europa, incluida España, hay más de 1.500 jugadores FIBA, en realidad profesionales, que actúan bajo la capa de un falso amateurismo, «dossier» que la IBA está dispuesta a elevar al Comité Olímpico Internacional, para tratar de aclarar de una vez un asunto escandaloso, que da lugar incluso a la manipulación del nombre de América, como recientemente la FIBA ha hecho, presentando unos encuentros llamados Europa-América en la que si bien la selección europea —que incluía, para más escarnio, americanos como son Brabender— era lo mejor que se puede formar en este continente, el equipo americano no tenía en sus filas ni uno solo de los casi dos mil grandes ases que forman la élite del baloncesto norteamericano profesional (NBA y ABA), ni tampoco ninguno de los «all-stars» amateurs de las universidades americanas, con lo que es natural que se haya dado el insólito y desconcertante hecho de que Europa ha vencido a América en tres ocasiones, profundo equivoco planteado por la FIBA, que suponemos no habrá engañado a ninguno de los miles de aficionados españoles y europeos al «basket».

Por lo que respecta al Catalans Estels, que jugará la Liga Profesional Europea, el club prosigue sus actividades de organización, existiendo en este momento la gran posibilidad de que el célebre Wilt Chamberlain sea su «coach» e incluso juegue, pues la gran estrella americana se ha incorporado a la IBA y ha recibido ofertas de Barcelona y Roma. Escogerá el club ocho ases americanos «pross» en la concentración que la IBA hará en Chesnir (USA), y tiene asimismo en cartera a dos jugadores de nacionalidad española, así como a un destacado entrenador, cuyos nombres, por razones obvias, de momento se reserva. Dispone, asimismo, en Barcelona, de un local cubierto moderno, fácilmente adaptable al baloncesto, con la instalación de un «parket» especial que vendrá de América, con una capacidad para unas cinco mil personas, que será su sede, estadio ajeno por completo a las disposiciones restrictivas que puedan tomarse, y asimismo tiene tía la seguridad de que en los partidos que jugara en la llamada Cataluña francesa, o sea en Perpiñán, Montpellier, Nimes y Toulouse, no tiene problema alguno para disponer de los palacios deportivos municipales, habitualmente dedicados al baloncesto.

Al mismo tiempo, el Catalans Estels ha encargado a un prestigioso abogado, residenciado en Madrid, la defensa de sus derechos legales contra cualquier medida coercitiva que pudiera ser tomada para tratar de impedir su actividad, contemplándose la posibilidad de acudir al tribunal de defensa -de la competencia (llamado Antitrust en otros países), como lo han hecho los clubs situados en Bélgica, Francia, Alemania, Holanda, Suiza, Israel e Inglaterra, cortando con ello de raíz todo posible impedimento que pudieran intentar contra la Implantación del baloncesto profesional las federaciones nacionales bajo el control de la FIBA, en nuestro caso la Federación Española de Ba-loncesto, organismo con el que por otra parte desearíamos tener, sin interferirnos en sus actividades, las mejores relaciones, en beneficio del «basketball», que entendemos no debe ser, como algunos pretenden, una propiedad privada y caciquil, sino algo liberal y abierto a todas las iniciativas que, como ésta, pueden desarrollarle y favorecerle.


La nota, tremendamente agresiva, molestó a todos los organismos deportivos en ella detallados. Por otro lado, a todos cuantos conocemos el baloncesto nos resulto absurdo que se nos viniera a «descubrir» al baloncesto europeo y que se quisiera desvirtuar a los recientes Europa-América, cuando desde el primer día se sabía que en el conglomerado americano jugarían dos Jugadores de cada nacionalidad. Además, ¿no resulta absurdo que un portavoz del profesionalismo americano pueda exponer que entre la NBA y la ABA existen casi dos mil jugadores? ¡Exagerado...!

LÓGICA Y OBLIGRADA REACCIÓN

Esta nota, que suponemos habrán lamentado míster Corburn o quienes indujeron a Carlos Pardo a redactarla y mandarla a la agencia Informativa, produjo la lógica y obligada reacción: la declaración de la guerra.

Y. claro está, los grupos financieros o propietarios de equipos, que son a la postre los que en verdad debían potenciar esa Liga Profesional, optaron por entablar directamente diálogo con la FIBA. Primero fueron los promotores madrileños del Madrid Super Stars quienes acudieron a la Federación Española a no considerarse copartícipes de la nota dada por los Catalans Estels, y días más tarde, en unión de los grupos propietarios de Bélgica, Francia, Suiza, Israel y Holanda, trasladarse a Múnich para dialogar con míster Jones.

Y la FIBA contestó tajantemente: «Con ustedes, los propietarios, siempre habrá diálogo y soluciones, pero con la IBA, nada». Y los propietarios, como es lógico, dijeron que ellos lo que querían era llevar adelante la empresa para la cual habían adelantado ya muchos miles de dólares y que lo mismo les daba jugar una Liga organizada por la IBA como por la FIBA, que lo único que querían era jugarla. La IBA de míster Corburn quedaba prácticamente electrocutada. Habla sido repudiada por quienes con sus dólares la habían ayudado a levantar su frágil estructura.

Y LA DEFINITIVA SOLUCIÓN

Y con la desaparición de la IBA, que de inmediato se vieron obligados a anunciar sus propios promotores, se ponía punto final a tantos meses de controversias. La FIBA (en 1976 quedará convertida en FIB o, si acaso, cambiará el significado de su última sigla «A» de Amateur a Association) pasa a regentar el «basket pross», creando en este ínterin hasta 1976 una comisión especial, que presidirá, cómo no, Raimundo Saporta y en la que quedarán incluidos, además de Boris Stankovic y otros dos «fifos», por tres representantes de los grupos financieros.

De momento, y en tanto se procede a estructurar esa Liga Profesional que puede ya ser realidad el próximo mes de enero, conozcan las cláusulas que impuso la FIBA y que fueron aceptadas por los grupos financieros:

1. Organización de una Liga Europea, con la celebración de 42 partidos —21 en terreno propio y 21 en campo contrario—, que se iniciaría en enero próximo.
2. Las federaciones nacionales respectivas controlarían dicha competición, designando lechas y lugares de celebración de los partidos.
3. Cada club profesional deberá pagar un canon de mil dólares por cada partido que juegue, canon que percibirían las respectivas federaciones nacionales que controlen equipos profesionales.
4. Para que un jugador procedente de un club amateur pudiese formar parte de un equipo profesional debería haber cumplido los 30 años y contar con la autorización de su club y su federación respectiva.
5. De conformidad con los últimos acuerdos del Comité Olímpico Internacional, en Viena, se estudiará la posibilidad de organizar durante los meses de verano alguna competición «open», mez-clando en las mismas equipos de la rama amateur y la rama profesional de la FIBA.

La cosa, como verán, está bastante clara. La FIBA organiza, controla y dirige a los profesionales a la vez que cobrará su correspondiente porcentaje, quizá muy inferior al que pensaba cobrar la FIBA por realizar similar misión. A la vez protegerá las actuales estructuras del baloncesto europeo. Y atención, que esos mil dólares que cada club debe pagar por partido celebrado, un total de 21 en su propia pista, pueden significar un ingreso superior a los dos millones de pesetas para cada federación. En España, y de mantener su «chance» Catalans Estels y el Madrid Super Stars, se doblaría la cantidad, y parece ser que con este ingreso la Federación Española piensa resucitar la por tantos añorada Liga Nacional Júnior, ahora ya totalmente subvencionada gracias al «basket-pross».

Y como punto final a este tema, un dato. La nueva Comisión Profesional de la FIBA tiene previsto no aceptar la inscripción del Catalans Estels en tanto sus representantes no se retracten públicamente, y por iguales medios a los empleados, de aquella amplia nota difundida a raíz de la reunión de Roma.

La tan cacareada Liga Profesional Europea es ya casi un hecho consumado. El próximo mes de enero podemos ya verla en acción, iniciándose así lo que prácticamente podemos considerar ya como la era del «basket-open». 1974 puede resultar un año importante en la historia de este deporte. Esperemos acontecimientos.

JUSTO CONDE

meej
Mensajes: 63630
Registrado: 29 Mar 2005, 12:23

por meej » 05 Sep 2009, 18:44

Es posible que yo no sea el único que percibe un notable cambio de actitud en Justo Conde desde la noticia original hasta la última. Se podría sospechar que la causa podría ser la presión de la FIBA sobre los medios deportivos, pero conociendo el historial del periodista lo dudo. Más bien sospecho que se trataba de una rivalidad con Carlos Pardo, a quien a bote pronto no recuerdo de nada. Parte de mis sospechas proceden del número 158 de Rebote (diciembre de 1974), en el que se reproduce una columna de Pardo sobre unos partidos entre una selección estadounidense (de la AAU, creo) y una selección europea, que la FIBA intentó explotar con fines publicitarios aprovechando el tema de la liga profesional. Aunque seguramente Pardo tenía razón en su afirmación de que el combinado americano era un mojón, su columna contiene más errores que aciertos y le puso en bandeja la réplica a Justo Conde:

Imagen

ABSURDA DEMAGOGIA

Aunque ya algo pasado de rosca, debido al posterior giro que tomó el asunto de la Liga profesional y que comentamos en otra parte de este mismo número, no podemos retraernos a la tentación de reproducir este jugoso comentario que el señor Carlos Pardo publicó en las páginas de «Mundo Diario» hace algunas semanas, precisamente cuando como parte interesada de la Liga profesional y de la ya desaparecida IBA, andaba a la greña con quienes, desde la FIBA se oponían a sus proyectos.

Un escrito que quizá pudo causar impacto a sus lectores, por supuesto que a los profanos en baloncesto, ya que no, de esto estamos seguros, a quienes de verdad saben de qué va este deporte. A éstos, el artículo les causó hilaridad.

Para el señor Carlos Pardo, a quien uno siempre ha admirado como excelente pluma y como auténtico maestro de periodistas a la hora de enjuiciar fútbol, tenis y esquí, que son sus especialidades, el baloncesto sigue siendo una caja cerrada, debido a que sólo se ha preocupado del mismo cuando ha llegado la hora de programar aquellas giras de los «Harlem Globetrotters» que causaron la admiración de nuestros aficionados, hace ya dos décadas, cuando aquí andábamos en enaguas, pero que ahora han dejado de interesar a quienes de verdad les gusta y atrae este deporte. Pero el señor Pardo, en un momento de enfado como promotor, tomó la pluma come periodista para «descubrirnos» su particular baloncesto.

En lo único que todos estamos de acuerdo con el señor Carlos Pardo es en la inalterable premisa de que el mejor baloncesto del mundo se halla en los Estados Unidos. Es algo tan tangible e indiscutible, que nadie, nunca ha intentado poner en entredicho, incluida la propia FIBA que, recientemente dejó de reconocer a la AAU (Amateur Athletic Union) como principal responsable del basket USA, cansada de ver cómo ésta menospreciaba a las competiciones internacionales organizadas por la FIBA mandando selecciones de escasa calidad para reconocer a la NCAA como el genuino organismo representativo del verdadero basket americano, por ser quien controla el baloncesto universitario.

El que Estados Unidos no mandase al Mundial de Puerto Rico, como tampoco lo mandó a la Olimpiada de Múnich, a su mejor selección universitaria, no es un lujo, como el señor Pardo expone, sino la mejor prueba de la falta de estructuración que existe en el mejor baloncesto del mundo, precisamente desde que el profesionalismo empezó a burlar las estructuras básicas de este deporte, anticipándose a captar a las mejores estrellas universitarias antes de que éstas se graduaran en su Universidad. Y todo esto empezó a producirse cuando la Olimpiada de México. Precisamente desde entonces, empezó a tambalearse la hasta entonces hegemonía estadounidense en olimpiadas, juegos panamericanos y, como último ejemplo, el Mundial de Puerto Rico. No, no se trata de un lujo; se trata del resultado de los desaprensivos métodos empleados por los promotores profesionales americanos que el señor Pardo trata de ponernos como ejemplo.

Yo recomendaría al señor Pardo a que echara una ojeada a los anuarios atrasados de «Converse», ese libro que él nos recuerda registra los cinco mil jugadores americanos. Precisamente los editados con anterioridad a la llegada a España de los. Luyk, Brabender, Carmichael y Thomas; seguro que los encontraría en ellos. Actualmente es lógico que no se les halle, por no estar encuadrados en ningún equipo estadounidense. En cuanto a que ninguno de ellos iba a tener puesto en la nueva IBA que quería operar en Europa, es algo que también invita a sonreír, viendo como tan rápidamente el señor Pardo había contratado a José María Soler y había anunciado el contrato de Héctor Blondet, para su «Catalans Estels»; dos hombres eliminados de la plantilla del Barcelona. Y ya que hablamos del «Converse», bueno será recordar que gracias a él, se descubrió hace unos años en España el «affaire» Randy Stoll, dándose la peregrina circunstancia de que, entonces, el señor Jim McGregor, representado en España por el señor Pardo, declaraba que los datos aportados por «Converse» eran falsos...

También asombra que nos diga que los dos estadounidenses que recientemente actuaron en la selección de América, nadie sabía de dónde salían. Pues seguramente que del mismo lugar de donde saldrán todos los jugadores que nos traigan a Europa para intervenir en la Liga profesional, cuando ésta empiece a funcionar.

Y puestos a aclarar detalles, le recordaremos al señor Pardo que hace un par de años la FIBA organizó una serie de encuentros Europa-USA, esperando que nos visitara una gran selección americana, pero una vez más, la AAU mandó una selección nada más que discreta. ¡Qué más hubieran querido la FIBA que ofrecer a los aficionados europeos la actuación de los verdaderos «all stars» universitarios americanos! Ah... se no olvidaba decir que algún partido ganó Europa, sin presentar tampoco éstos su mejor selección.

También le recordaríamos que en el Torneo de Navidad de Madrid del año 1971, intervino la «North Carolina University», considerada como una de las cinco mejores potencias universitarias de la N.C.A.A. y que vino a España con su mejor equipo en el que destacaba el fabuloso McAdoo, hoy convertido en la gran estrella del «Buffalo Brower» [sic] en la Liga Profesional de la N.B.A. Pues bien, este extraordinario equipo que maravilló a nuestros aficionados sólo pudo batir al Juventud por 87-74 y al Real Madrid, en la final, por 83-77. ¿Verdad, pues, que no debe ser tan malo nuestro por usted desprestigiado baloncesto español?

Queda pues claro que si por estos pagos europeos no podemos ver en acción a la flor y nata del baloncesto estadounidense, no es porque no queramos nosotros, sino quienes, hasta ahora, han preferido vivir su vida de puertas adentro, ignorando casi al «otro» basket que se juega en el exterior, Pero todo esto, quienes de verdad siguen y vi ven el baloncesto de cerca, por conocido, es ya normal y no se extrañan por esos últimos fracasos que viene cosechando Estados Unidos cuando sí le interesa participar con sus mejores y comprueba cómo éstos renuncian a la selección captados por los profesionales; tal es el reciente caso de Bill Walton y David Thompson.

Comprenda pues, el señor Pardo, que el aficionado baloncestista, le molesta ver pontificar con absurda demagogia a quienes extrañamente, por no decir nunca, se les ve por una pista de baloncesto, que no de circo como son los «Harlem Glober Trotters». De verdad que le deseamos el mejor de los éxitos como promotor profesional en esa tan debatida Liga Profesional Europea, si de verdad empieza a funcionar, pero, por favor le pediríamos que por Intentar defender inconcretas posturas, no vuelva a caer en la tentación de querernos cambiar la fisonomía de nuestro deporte. Para jugar al 4-2-4, lo mejor es meterse en la parcela futbolística, ¿no le parece a usted?

JUSTO CONDE

meej
Mensajes: 63630
Registrado: 29 Mar 2005, 12:23

por meej » 05 Sep 2009, 19:25

EL 17 DE ENERO ES LA FECHA, PERO...
¿SE INICIARÁ LA LIGA PROSS?


Imagen

En nuestro último número, y dentro de los lógicos limites que en todo este asunto cabe conceder, nos congratulábamos de que, por fin, íbamos a ver hecha realidad la tan acaloradamente discutida Liga profesional europea «made in USA». Una vez eliminado el principal obstáculo que se oponía a ella, la IBA, con sus inaceptables exigencias, y abierto el diálogo entre la FIBA y los capitalistas que debían financiar esta competición, todo parecía demostrar que inmediatamente empezaría a rodar el engranaje organizativo americano y que para el día 17 de enero próximo, tal como tantas veces se había anunciado, empezaría a jugarse la ya abreviada Europros.

Pero no ha sido así. El diálogo se abrió a nivel de jerarquías, pero la inoperancia más absoluta siguió a aquel decisivo paso. Solamente las más dispares y contradictorias noticias han ido llegando hasta nosotros del otro lado de nuestras fronteras. De esta disparidad de noticias se desprende que el más absoluto desbarajuste impera en ese pequeño imperio del «basket-pros» europeo, que se ha querido precipitar sin estar el terreno debida-mente abonado. Esta es, al menos, nuestra opinión, a la vista de cómo se han desarrollado los acontecimientos.

Tanto es así que a pesar de que se sigue machacando en que sí, que el día 17 de enero se verá en Madrid el primer choque profesional entre los Sabres de Tel Aviv y los Iberia Super Stars, seguimos dudando de que esta Liga Europea empiece a caminar, al menos por este año.

Resulta evidente que todos estos promotores americanos dilapidaron todos los anteriores meses en aceptar las teorías que les ofrecía la IBA de Mr. Coburn, mientras éste mantenía su pequeña guerra dialéctica contra la FIBA. Enfrascados en esta guerra, nadie se preocupó lo más mínimo en ir preparando los equipos para, llegado el momento de empezar a jugar, estar en disposición de hacerlo. Lo cierto es que mientras la IBA malgastaba dólares en montar sus dependencias y energías en bravuconear en contra de las limitaciones que le oponía la FIBA, no surgían los necesarios capitalistas europeos que completaran el capital que algunos americanos aportaban. Sí, cierto que inicialmente surgieron algunos grupos interesados, pero a la vista del cariz que tomaba el asunto empezaron a echarse atrás.

Aún recordamos que cuando se empezó a hablar de este asunto, se anunciaba que en este primer año experimental solamente se aceptarían diez clubs en representación de otras tantas ciudades. Se nos hablaba de París, Barcelona, Madrid, Roma, Bruselas, Amsterdam, Londres, Múnich, Atenas, Londres e incluso Belgrado. Pues bien cuando una vez la FIBA dio su visto bueno a esta competición tras haber sentado unas cláusulas a respetar — que ya todos ustedes conocen por haberlas expuesto en nuestro anterior número — toda esa amplia lista de competidores ha ido debilitándose hasta el punto de que, en estos momentos que pergeñamos estas líneas, en vísperas de Navidad, solamente hay cinco equipos teóricamente a punto de iniciar la competición: Sabres de Tel Aviv, Lions Bruselas, Swiss Alpins de Ginebra, Bavarians München e Iberia Superstars. ¿Qué ha pasado con los restantes participantes? Pues muy sencillo, que tanto Italia como Francia se han opuesto a dar «visado» de entrada a los profesionales. Los italianos, desde el primer instante, tanto cuando era la IBA la que quería mandar, como ahora que es la propia FIBA la que lo controla, no quieren saber nada de nada, contando la Federación Italiana con el apoyo incondicional de todos los estamentos del país. En Francia, que inicialmente parecían indiferentes, en cuanto comprobaron cómo la FIBA ponía luz verde, Robert Busnel empezó a moverse y logró total apoyo estatal, no para cerrar sus puertas, pero sí poner tal cúmulo de obstáculos que hicieran desistir a los promotores americanos. Gravar a éstos con el 50 por ciento de impuestos sobre los beneficios, así como imposición fiscal sobre los ingresos de los jugadores. Estrecha vigilancia de las autoridades encargadas de delitos monetarios, ante la posible fuga de capital al extranjero. Prohibición de actuar en salas construidas con aportación estatal, así como la obligación de todos los jugadores americanos a someterse a la reglamentación de trabajadores extranjeros. Si a todas estas trabas de tipo estatal unimos la cláusula de la FIBA de tener que pagar un canon de 1.000 dólares a la federación nacional por cada encuentro jugado en pista propia, es fácil comprender que los promotores americanos que pensaban ejercer en Francia, afincando su equipo en Lyon y Grenoble, decidieran lanzar la toalla.

Imagen

Aquí en España, inicialmente, cambien surgieron impedimentos de este tipo, pero en cuanto la FIBA dejó de oponerse a esta Liga, también hubo diálogo entre la Federación Española y los señores Alan Becker y Enrique Godoy, por parte de los Madrid Superstars y Mr. Frankein, por los Catalans Estels. Y fue precisamente entonces cuando se empezó a hablar seriamente cuando estos señores comprendieron que eran muchos millones a invertir y que aquí en España no había tantos accionistas interesados en el «negocio» como en principio se había dicho. Concretamente, aquí en Barcelona se echaron atrás los señores Antonio del Castillo y Ramón Ciurana, como presuntos financieros del 51 por ciento de capital español que se necesitaba, razón por la que el Catalans Estels desaparecía de escena para fusionarse con el grupo madrileño y unificar su denominación en la de Iberia Superstars, lo que les permitiría alternar sus actuaciones entre Barcelona y Madrid.

Estos son los ejemplos conocidos, aunque hemos de suponer que en los casos de retirada de Londres, Amsterdam y Belgrado —aunque sobre esta última ciudad siempre dudamos de la veracidad de que realmente estuviera interesada — debió suceder tres cuartos de lo mismo. Y es que, señores, aparte los impuestos fiscales y federativos, los elevadísimos gastos de desplazamientos y contratos de jugadores, nunca vimos que pudieran cubrirse con las taquillas, razón por la que esta Liga profesional, al margen de sus otros problemas de adaptación, nació ya con el escandallo de deficitaria como negocio. Aunque, claro está, con toda la polvareda que se levantó con la guerra FIBA - IBA, no dejó que quienes debían financiarla pudieran ver con claridad su auténtica realidad. Sólo ahora, con los ánimos calmados y con el horizonte limpio, les ha sido posible comprender la realidad. Razón por la que solamente queden en pie cinco equipos, y que para hacer realidad ese calendario de cuarenta partidos por club equivaldría a repetir hasta la saciedad las confrontaciones entre ellos. ¿Ustedes creen que podrá interesar al público ver enfrentados en diez ocasiones a nuestros Iberias contra los Sables, pongamos por ejemplo? Todas estas consideraciones son las que deben estar haciéndose en estos momentos estos promotores —a los que de verdad admiramos por su empeño— y que, posiblemente, les hace demorar tomar una decisión definitiva.

Pero al margen de lo que ocurre en Europa, allí, en Estados Unidos, hay también problemas importantes, ya que desde el primer instante en que se proyectó esta Liga se empezaron a seleccionar hombres para formar los correspondientes «campus», en donde luego, a la hora de la verdad, pudieran elegir y formar los promotores europeos sus «cuadras». Y como por estos pagos nadie acababa de decidirse, allí en Estados Unidos, la mayoría de jugadores y a la escucha de las alarmantes noticias que desde aquí les llegaban, optaron por decirle adiós a la Europros.

Comprendan, por tanto, que sigamos recelosos a que el día 17 podamos ver debutar esta Liga en nuestras pistas. De verdad que, pese a seguir interesa, dos en ver en acción esta nueva competición, tal como actualmente está estructurada, la consideramos un auténtico suicidio... financiero. Otra cosa sería que empezara con diez equipos de otras tantas capitales europeas en liza, que fue lo que inicialmente se proyectó.

No obstante, y en estas vísperas navideñas, han estado en Barcelona y Madrid los señores Arturo Pena y Chuck Rone, los dos nuevos ejecutivos ligados al Iberia Superstars que aparecen en escena, quienes comunicaron que ya había quedado confeccionada la plantilla del equipo que estaba entrenando en Tennessee, en espera de volar hacia España a primeros de enero. La composición del equipo era ésta: Miguel Contreras, Pete Cross, Neal Jurgesson, Rosty Bleir, Melven Bell, Bob Davis, Steve Smith, Arron Steward, Sam McCands, Boston Thomas y como entrenador a Beryl Shieley, de Louisiana. A la postre, ni Wilt Chamberlain, ni John Lucas vienen a España como tantas veces se nos había dicho. Lo esperábamos. Como tampoco esperábamos que viniera el «coach» McGuire.

De momento, pues, quedamos a la espera de ese ya cercano día 17 de enero para salir de dudas. Y si de verdad a partir de esa fecha podemos empezar a hablar y escribir de esta Europros, ojalá debamos hacerlo en plan positivo, ojalá esta lista de nombres que, de momento, nada nos dicen, nos ofrezcan ese espectáculo que nuestros aficionados esperan encontrar en ese nuevo basket que se les ofrece. Seremos los primeros en celebrarlo.

J. C. E.

Imagen

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: AM21, Chasda, darivo, RakdØs, saguazo y 1 invitado

Fecha actual 27 Abr 2017, 14:51